¿Búscas estar en forma y perder peso? ¡Prueba nuestra calculadora de índice de masa corporal y pérdida de peso!

Formas rápidas de deshacerse de ampollas en los labios

Escrito por Matias Cohen | Fecha actualizada September 29, 2018

La aparición de ampollas en el labio (o en ambos) no son otra cosa que herpes labial, una enfermedad causada por el virus del herpes simple (VHS).

Este virus se presenta por lo general en la infancia, aunque no es raro verlo en cualquier etapa de la vida. De hecho, entre un 20 y un 40% de los adultos puede verse afectado por un herpes labial en algún momento de su vida, según datos publicados por Instituto Nacional de Salud de los Estados Unidos.

Se trata por lo general de una infección leve y autolimitada, que genera la aparición de ampollas en el labio y en el área perioral, con la presencia de dolor. Rara vez puede aparecer una fiebre leve (febrícula).

Estas ampollas tienen un color rojizo y es más común su desarrollo en la parte más externa del labio o dentro de la boca.

Te puede interesar: Señales definitivas del herpes

¿Cuáles son sus síntomas?

El herpes labial aparece sin avisar, lo que significa que no hay ningún síntoma previo a la aparición de las ampollas. Aunque algunas personas pueden llegar a experimentar una sensación de hormigueo, ardor y picazón alrededor de los labios unas horas antes de que se formen las llagas.

Los síntomas pueden variar de una persona a otra. Algunas ampollas pueden durar unos días en cicatrizar, mientras que en otros casos llegan a extenderse hasta por cuatro semanas. La Mayo Clinic señala que cuando ocurre por primera vez, los síntomas que acompañan a las ampollas pueden ser:

  • Fiebre.
  • Encías erosionadas y dolorosas.
  • Dolor de garganta.
  • Dolor de cabeza.
  • Dolores musculares.
  • Ganglios linfáticos inflamados.

Te puede interesar: ¿Cuáles son las causa de las erupciones en la piel?

¿El herpes labial es crónico?

Una vez que se ha padecido, el virus permanece latente (inactivo) en el tejido nervioso, ya que, a diferencia de la mayoría de los virus que atacan al ser humano, el sistema inmune es incapaz de eliminarlo por completo.

Esto ocasiona que se pueda reactivar en cualquier momento y volver a formar las ampollas en los mismos lugares donde aparecieron previamente. La reaparición puede ser ocasionada por situaciones desencadenantes, como:

  • Infección viral o fiebre.
  • Cambios hormonales, como en la menstruación.
  • Estrés.
  • Fatiga.
  • Exposición a la luz del sol y al viento.
  • Cambios en el sistema inmunitario.

¿Cómo se contagia?

Es importante tener muy en cuenta que, al tratarse de un virus, cuando las ampollas están presentes, el herpes labial es altamente contagioso.

Su forma de transmisión se da de una persona a otra por contacto, como, por ejemplo, al besarse. Por lo general, el virus del herpes simple ingresa en el organismo a través de una lesión en la piel alrededor de la boca o dentro de la boca.

Por otra parte, el virus que causa el herpes genital, denominado VHS 2, también puede llegar en algunos casos a causar herpes labial. Por ejemplo, al practicar sexo oral.

Te puede interesar: ¿Qué causa el eczema numular?

¿Cómo deshacerse de las ampollas?

Si bien las ampollas generadas por el herpes labial suelen desaparecer por sí solas en no más de dos semanas, existen medidas que serán de gran utilidad para disminuir su incidencia.

El médico podrá indicar la utilización de fármacos antivirales de uso oral, como aciclovir, valaciclovir, famciclovir o penciclovir, con el objetivo de reducir el curso de los síntomas y aliviar el dolor que provocan las ampollas.

Existen también cremas tópicas antivirales, como el docosanol, que actúan reduciendo los brotes y pueden cicatrizar las ampollas rápidamente, muchas veces en cuestión de horas. Las cremas con lidocaína pueden resultar más accesibles económicamente y alivian el dolor y la inflamación, aunque con menos efectividad.

Entre los remedios caseros, las opciones elegidas serán de utilidad para aliviar los dolores y acelerar la cicatrización de las ampollas:

  • No reventar las ampollas.
  • Colocar hielo sobre las ampollas para desinflamar la zona y aliviar el dolor.
  • Colocar vaselina en las lesiones para prevenir que las costras se fisuren y sangren, facilitando su cicatrización.

Te puede interesar: Cómo tratar acné queloide en la nuca

Prevenir el herpes labial

Es posible prevenir el herpes labial, y la consecuente aparición de ampollas en el labio, tanto si nunca se ha padecido, como en aquellas personas que ya conviven con el virus y están expuestos a reicidivas.

Si nunca se ha tenido tenido herpes labial, las medidas preventivas serán:

  • Evitar entrar en contacto con líquidos corporales infectados. No besar a una persona que padezca herpes labial y se encuentre activo.
  • Lavarse las manos con agua y jabón y, luego, lavarse la cara del mismo modo.
  • No compartir cubiertos, vasos u otros artículos que una persona con herpes labial pudiera haber utilizado.
  • No compartir elementos de higiene con personas que padezcan herpes labial, como toallas o servilletas.

Si ya se ha padecido herpes labial, es posible evitar las reapariciones, o al menos minimizar su incidencia. Para esto, será necesario:

  • Evitar situaciones o factores de riesgo que desencadenen los brotes, como el estrés y los resfriados o la gripe.
  • Utilizar protector labial y protector solar en la cara, aunque esté nublado, para evitar un impacto directo de los rayos ultravioletas.
  • Al igual que en los casos anteriores, no compartir elementos de higiene o alimentación. 
  • También es indispensable mantener la higiene en las manos y el rostro.

Al ser altamente contagioso, es indispensable la higiene personal, con el fin de evitar propagar el virus a otras partes del cuerpo por el contacto accidental, como pueden ser los ojos o la zona genital.

ADVERTENCIA: Este artículo no debe considerarse como un equivalente de una consulta médica profesional. Consulte a su médico de confianza ante cualquier duda sobre este u otro tema relacionado con su salud.