¿Búscas estar en forma y perder peso? ¡Prueba nuestra calculadora de índice de masa corporal y pérdida de peso!

¿Qué causa el eczema numular?

Escrito por Matias Cohen | Fecha actualizada August 30, 2018

Los trastornos en la piel no sólo son molestos por su condición en sí mismas, sino que, además, generan que la persona que padece algún tipo de dermatitis tenga problemas psicosociales, debido a la imagen que le devuelve el espejo y los preconceptos del entorno.

Uno de estos problemas cutáneos es el eccema numular, también llamado eccema microbiano o eccema discoide. Se trata de una dermatitis inflamatoria crónica, que se evidencia por la presencia de manchas o parches en forma de moneda que causan comezón, es decir, que son pruriginosos.

La Academia Española de Dermatología y Venerología señala que es una condición que puede afectar a ambos sexos, sin distinción de edades, aunque suele ser un poco más frecuente en varones, y es predominante en los climas fríos.

Te puede interesar: Desencadenantes de la eczema

¿Cuál es su causa?

Se trata de una enfermedad cutánea poco común, y aunque se desconoce su factor desencadenante, se la relaciona con un origen bacteriano, en algunos casos, y microbiano, en otros.

Algunos estudios científicos evidenciaron que en el eccema numular existe una falta de regulación de proteinasas presentes en los mastocitos aumentados en la dermis superficial, situación que favorece la inflamación.

Además del frío, se estima que otros desencadenantes pueden ser las sustancias irritantes, el estrés físico y emocional, la resequedad en la piel y la insuficiencia venosa. En tanto, se puede evidenciar mediante dos disparadores: después de una herida o traumatismo o a raíz de una excesiva resequedad en la piel (factores hematológicos).

Te puede interesar: Alergias y picazón en manos y pies

Síntomas del eccema numular

El diagnóstico es clínico, es decir, que el médico dermatólogo determinará la presencia de una dermatitis numular por la apariencia de las lesiones y los síntomas que refiera el paciente. En algunas ocasiones se podrá solicitar un examen más exhaustivo, como una biopisia de las lesiones, a fin de descartar o corroborar la presencia de una infección por bacterias u hongos.

Este trastorno cutáneo suele tener un inicio gradual, donde en una primera etapa aparecen pápulas con bordes bien definidos, como en forma de moneda. Algunas veces pueden supurar, lo que forma costras de color amarillento.

Estas lesiones generan principalmente picazón y ardor, pero con la progresión la piel se inflama, se escama y puede quedar casi en carne viva, lo que genera dolor y mucha incomodidad.

Las lesiones se forman principalmente en el dorso de las manos, piernas, pies y tronco, aunque algunas veces pueden surgir lesiones en la cara y el cuello. Al ser una enfermedad recurrente, las lesiones pueden aparecer y desaparecer intermitentemente, pero siempre lo harán en el mismo lugar.

Te puede interesar: ¿Cuánto dura la varicela?

¿Se puede tratar o prevenir?

Al desconocerse su origen y sus factores desencadenantes de manera certera, es imposible predecir la aparición de este problema cutáneo.

Lo que sí puede hacerse es, una vez evidenciado el problema, consultar de manera rápida con el médico dermatólogo a fin de evaluar las mejores posibilidades de tratamiento para mantener las exacerbaciones lo menos evidentes posible.

El tratamiento farmacológico se limitará a medicamentos tópicos para aliviar los síntomas. Las más indicadas son:

  • Crema o ungüento con corticoides, que impactará sobre la inflamación y las molestias.
  • Cremas o ungüentos que ayudan a disminuir la respuesta inmune.
  • Cremas o ungüentos que contengan alquitrán para las áreas de piel engrosadas.
  • Si se detecta una infección bacteriana, se añadirá el uso de un antibiótico tópico al tratamiento.
  • En algunas ocasiones se utiliza el tratamiento con luz ultravioleta para reducir las lesiones.

Al tratamiento farmacológico se le pueden sumar otras medidas que colaborarán en un mejor pronóstico:

  • Bañarse con agua tibia, ya que el agua caliente puede ser un factor irritante.
  • No utilizar jabón para bañarse, ya que reseca la piel. Se recomiendan los baños de cremas para pieles sensibles.
  • No frotar la toalla contra la piel al secarse, ya que produce dolor, descamación y puede empeorar las lesiones. La mejor técnica es apoyar la toalla para que ésta absorba la humedad de la piel. 
  • Utilizar cremas o lociones que hidraten la piel luego del baño.
  • Vestirse con ropa floja, ya que si es apretada puede rozar e irritar la piel. Es preferible la ropa de algodón, ya que permite a la piel respirar.
  • Utilizar un humidificador en el ambiente. 

Un tratamiento adecuado es indispensable para paliar o eliminar las lesiones. De no tratarse, la evolución de la dermatitis numular puede desencadenar en una grave infección de la piel.

Te puede interesar: La cura para el eczema labial

ADVERTENCIA: Este artículo no debe considerarse como un equivalente de una consulta médica profesional. Consulte a su médico de confianza ante cualquier duda sobre este u otro tema relacionado con su salud.