¿Cómo es que sanan las lesiones propias del herpes labial?

El National Institute of Dental and Craniofacial Research estima que unos 500.000 estadounidenses sufren cada año de herpes labial por primera vez en sus vidas. Para la mayoría, el primer episodio también es el último. No obstante, un número más pequeño -entre el 20 y el 40 por ciento de ellos- sufren de episodios recurrentes. El herpes labial se desarrolla a lo largo de cinco etapas características: pródromo, formación de ampollas, úlceración, formación de costras y descamación. El herpes labial se cura durante las dos últimas etapas.

Causas

En la edición del 2008 de "Harrison’s Principles of Internal Medicine" ("Principios de Harrison en la Medicina Interna"), el profesor de virología y doctor Lawrence Corey de la University of Washington, explica que los virus del herpes simple que causan las lesiones del herpes labial son lo que los médicos llaman virus líticos; que en esencia, capturan una célula infectada y la utilizan para hacer nuevas copias de sí mismo. Los virus recién copiados escapan de la célula, causando su explosión o lisis. La cicatrización comienza cuando el sistema inmune o los medicamentos antivirales, ganan literalmente el control sobre el virus, haciendo que deje de infectar nuevas células. La curación finaliza cuando el cuerpo reemplaza todas las células que fueron sometidas a lisis por el virus.

Características

De acuerdo con el Dr. Corey, la aparición de costras señala que la curación ha comenzado. La costra es un revestimiento poroso de color amarillo oscuro o marrón adherido a la lesión que representa un exudado seco del herpes labial. A medida que la costra se suelta, va dejando tras si un complemento escamoso y plano formado de células muertas de la piel. El herpes labial se cura de afuera hacia adentro, pero el centro es la última parte en sanar. La escama de piel muerta refleja este proceso, ya que se hace cada vez más fina y pequeña en diámetro hasta que se desprende para desaparecer por completo, dejando tras sí una nueva piel que puede lucir de color rosa o amarillo pálido en comparación con la piel circundante.

Marco temporal

La curación por lo general comienza alrededor de los cinco días posteriores a la aparición de la lesión. Las etapas de formación de costra y escama toman cada una, aproximadamente tres o cuatro días. El tiempo total desde la aparición del herpes labial hasta el punto en que se completan las etapas de curación va de los 10 a los 14 días. Para las personas que experimentan brotes recurrentes de herpes labial, el primer episodio es el que suele necesitar más tiempo para sanar.

Tratamiento

En la edición 2008 de "Fitzpatrick’s dermatology in general medicine" ("La dermatología de Fitzpatrick en la medicina general"), el médico e investigador Stephen E. Straus del National Institutes of Health, explica que el herpes labial se cura con más eficacia cuando las lesiones se mantienen limpias y secas. Los aceites y las bacterias de la piel que rodea el brote pueden retrasar la curación y aumentar el riesgo de desarrollar una infección bacteriana además de la infección viral ya presente. Aunque puede ser tentador pellizcar o tocar las costras, esto en realidad aumenta el riesgo de desarrollar cicatrices permanentes. La Academy of General Dentistry recomienda la aplicación de un bálsamo labial con sábila (aloe) tres veces al día, para mantener la piel hidratada y sanando adecuadamente. De lo contrario, lo mejor es dejar las lesiones como están hasta que sanen naturalmente.

Prevención

Tal y como Corey lo explica, aunque el riesgo de contagio disminuye conforme el herpes labial comienza a sanar, todavía es posible propagar la infección. De hecho, algunas partículas virales se han detectado en la piel que no presenta síntomas de herpes en absoluto. Las personas con esta infección deben abstenerse de realizar actividades íntimas que involucren besos y sexo oral hasta que su problema se haya resuelto por completo.

Más galerías de fotos



Escrito por heather gloria | Traducido por pei pei