¿Es la cafeína mala para el herpes labial?

El herpes labial (ampollas dolorosas y llagas abiertas que normalmente se desarrollan en o alrededor de los labios) han afectado a las personas durante siglos. De hecho, según el National Institute of Dental and Craniofacial Research, el emperador romano Tiberio prohibió besarse en las ceremonias públicas, en un intento de reducir su propagación. Hoy en día, el herpes labial se extiende a través de besos y aún no existe una cura para el virus que lo causa. La cafeína, un estimulante que se encuentra en muchos alimentos, ejerce efectos positivos y negativos sobre el herpes labial.

Características

La cafeína es un estimulante, lo que significa que ayuda a las personas a mantenerse despiertas y alerta y un diurético, lo que significa que promueve la micción. Se produce naturalmente en muchos alimentos como el café, refrescos de cola, el cacao y el té. La cafeína sintética se añade a las bebidas energéticas, algunos refrescos diferentes a la cola y medicamentos de venta libre para dolores de cabeza y alergias. La cafeína pura es amarga, pero por lo demás no tiene sabor.

Relevancia

La cafeína reduce la propagación del virus que causa el herpes labial, por lo menos en los tubos de ensayo. Un estudio publicado en julio 1998 en Neuroscience Research extendió esos hallazgos a los animales, demostrando que las ratas con herpes labial que fueron tratados con cafeína experimentaron menos dolor y una recuperación más rápida en comparación con las ratas no tratadas. Sin embargo, las propiedades estimulantes de la cafeína pueden causar insomnio, mientras que el sueño adecuado es uno de los factores de estilo de vida que influyen en la duración y la severidad del herpes labial.

Riesgos

MedlinePlus, un servicio de información del paciente patrocinado por los National Institutes of Health y la National Library of Medicine, advierte que la cafeína puede causar efectos secundarios como aumento del ritmo cardíaco, aumento de la micción, náuseas, vómitos, agitación, ansiedad, depresión, temblores y falta de sueño. Las mujeres que están embarazadas deben hablar con sus médicos antes de consumir cafeína ya que puede resultar en bebés con peso menor al nacer. Las personas con enfermedad de las arterias coronarias y úlceras pépticas también deben consultar a sus médicos ya que la cafeína puede empeorar estas condiciones. Las personas que consumen cafeína con regularidad pueden convertirse en adictos. La retirada brusca puede producir dolores de cabeza, somnolencia, irritabilidad, náuseas, vómitos y otros problemas.

Beneficios

A partir de noviembre de 2010, la National Library of Medicine no enumera estudios sobre la cafeína en personas con herpes labial. El estudio de Neuroscience Research sugiere que la cafeína puede ser beneficiosa; sin embargo, los compuestos que son beneficiosos en animales no siempre funcionan bien en los seres humanos. Además, el estudio utilizó un producto de gel de cafeína del 10 por ciento que no está disponible comercialmente. Aunque muchas bebidas populares contienen cafeína, la concentración de esta es más baja (entre 2 y 4 por ciento) porque las bebidas hacen sólo un breve contacto con los tejidos de la boca y los labios, en comparación con el producto en el estudio, que se dejó para que se sentara en la piel afectada.

Consideraciones

MedlinePlus dice que el consumo moderado (tres o menos porciones por día) de alimentos y bebidas que contienen cafeína probablemente no ejerce efectos negativos sobre la salud, especialmente en el contexto de un estilo de vida por lo demás saludable. Para todas las personas, especialmente aquellas con herpes labial, esto significa tener suficiente descanso y ejercicio, controlar el estrés y consumir una dieta equilibrada que haga hincapié en frutas, verduras y granos integrales. Aunque importante, los cambios de estilo de vida no sustituyen el tratamiento médico convencional para el herpes labial o cualquier otro problema médico. Las personas que experimentan herpes labial grave, frecuente o de larga duración (más de dos semanas) deben consultar a sus médicos.

Más galerías de fotos



Escrito por heather gloria | Traducido por maría j. caballero