Nutrientes que favorecen el buen flujo sanguíneo

Tener una buena circulación sanguínea mantiene alejadas a las enfermedades cardíacas. Los vasos que se encargan de transportar la sangre, las arterias, venas y capilares, deben estar sanos para permitir que la sangre fluya rápidamente por todo el cuerpo. Una dieta equilibrada con todos los nutrientes esenciales puede ayudar a mantener el sistema circulatorio saludable. Igualmente, puedes agregar suplementos a tu dieta para corregir las deficiencias de nutrientes. Sin embargo, algunos suplementos pueden producir efectos adversos, por lo tanto consulta la dosis adecuada con tu médico.

Ácido graso omega-3

El ácido graso omega-3 no pueden ser sintetizado por el cuerpo y solo puede obtenerse mediante la dieta. Este nutriente esencial es necesario para construir las membranas celulares y controlar la coagulación sanguínea. El ácido graso omega-3 puede reducir la formación de placas ateromatosas, por lo tanto disminuye el riesgo de enfermedades cardiovasculares. Algunas de las fuentes de omega-3 son los pescados grasos como el salmón, el atún, las sardinas, la caballa y la trucha, y las semillas de lino, las nueces y las semillas de chía. También puedes obtener omega-3 de los aceites de pescado.

Magnesio

El magnesio puede ayudar al sistema cardiovascular y mejorar la circulación sanguínea, evitando de esta manera las enfermedades cardíacas. Este mineral dilata y relaja los vasos sanguíneos, promoviendo un buen flujo sanguíneo, disminuyendo la presión arterial y manteniendo tu corazón relajado y menos tenso. Además, el magnesio ayuda a mantener el ritmo normal del corazón controlando la forma en que el cuerpo usa el calcio. De acuerdo al artículo publicado en la edición de mayo de 2002 del "Journal of Nutrition", el magnesio disuelve los coágulos sanguíneos evitando los espasmos del corazón. Según la Office of Dietary Supplements, los vegetales verdes y los alimentos integrales, como las semillas y las oleaginosas pueden ayudar a satisfacer las necesidades diarias de magnesio.

Vitaminas

Las vitaminas antioxidantes C, E y K poseen efectos beneficiosos para el sistema circulatorio. La vitamina C es un poderoso antioxidante que puede contrarrestar los radicales libres, moléculas que predisponen el acumulo de colesterol y generan daño arterial. La vitamina E evita la oxidación de las grasas, mejorando significativamente el tono de los vasos sanguíneos. Esto promueve un buen flujo sanguíneo, previniendo el daño celular y las enfermedades cardiovasculares. La vitamina K, que se encuentra en el hígado de res, en la espinaca y en el brócoli, puede prevenir la coagulación sanguínea en las arterias, siendo esta una condición que impide una buena circulación sanguínea. La vitamina C puede obtenerse en las naranjas y las fresas, mientras que las nueces, el arroz integral y los frijoles son ricos en vitamina E.

Folato

El folato es muy beneficioso para el flujo sanguíneo. Las deficiencias en folato pueden generar coágulos sanguíneos no deseados, obstruyendo el flujo sanguíneo y así provocar un ataque cardíaco. En combinación con las vitaminas B-6 y B-12, el folato mantiene en equilibrio los niveles de homocisteína, un aminoácido en la sangre. Los niveles altos de homocisteína pueden dañar los vasos sanguíneos, así como causar coágulos en la sangre. Las fuentes dietéticas en folato incluyen tomates, cítricos, granos y verduras.

Más galerías de fotos



Escrito por peterson shrimpton | Traducido por liz mancilla