¿Búscas estar en forma y perder peso? ¡Prueba nuestra calculadora de índice de masa corporal y pérdida de peso!

¿Qué es un paro cardiorrespiratorio?

Escrito por Matias Cohen | Fecha actualizada August 13, 2018

Cuando ocurre un paro cardiorrespiratorio, la víctima deja de respirar y su corazón deja de latir. Se trata de una emergencia médica en la que los primeros minutos son fundamentales para salvar la vida del paciente.

¿Por qué ocurre un paro cardiorrespiratorio? Existen dos causas primordiales: ritmo cardíaco muy rápido (taquicardia ventricular) o ritmo cardíaco excesivamente anormal (fibrilación ventricular). Estos ritmos cardíacos irregulares, denominados arritmias, son los responsables de que corazón deje de latir.

Te puede interesar: El porcentaje normal de grasa corporal para la mujer

Estas circunstancias no son azarosas, sino que, por lo general, son producto de malos hábitos, los cuales acumulados a lo largo de los años pueden predisponer a una persona a ser más susceptible a este colapso cardíaco. La Organización Mundial de la Salud (OMS) enumera al tabaquismo, diabetes, colesterol elevado, hipertensión, antecedentes familiares, aterosclerosis (endurecimiento de las arterias), sedentarismo, estrés y obesidad como los principales factores de riesgo.

En este contexto, la OMS señala que las enfermedades cardiovasculares (ECV) son la principal causa de muerte en todo el mundo. Cada año mueren más personas por ECV que por cualquier otra causa. De hecho, las cifras que maneja la mayor organización sanitaria del mundo son alarmantes: las patologías que afectan al corazón son responsables de la muerte de 17,5 millones de personas y se espera que para el 2.030 se incrementen a 23 millones.

Te puede interesar: Cómo se transmite el cáncer de piel

¿Cómo reconocer un paro cardiorrespiratorio?

Si bien un paro cardíaco da señales físicas antes de aparecer, una vez que se presentan los síntomas ya no es posible evitarlo. Por lo tanto, al momento del cese de la actividad cardiorrespiratoria, el paciente tendrá: colapso súbito, falta de pulso, falta de respiración y pérdida del conocimiento.

No obstante, existen situaciones que encienden las alarmas y requieren una inmediata visita al médico: dolor o malestar en el pecho, palpitaciones cardíacas incesantes, latidos irregulares o rápidos, silbido al respirar o falta de aire sin causa aparente y desmayos o mareos.

Según datos del Instituto Nacional del Corazón de los Estados Unidos, es más común en adultos de entre 35 y 45 años de edad, en una proporción de 2 hombres por cada mujer, mientras que es raro verlo en niños, a menos que hayan heredado un problema que aumente su riesgo.

El diagnóstico en este tipo de eventos es sólo preventivo, y se debe realizar en el marco de un control general de la salud. Para prever la posibilidad de sufrir un colapso cardíaco existen diversos estudios que determinan la actividad del corazón. Los principales son:

  • Electrocardiograma (ECG): examina la actividad eléctrica del latido del corazón. Gracias a este estudio, el médico puede evaluar con precisión ritmo cardíaco, tamaño y funcionamiento de las cavidades del corazón y el músculo cardíaco del paciente.
  • Eco doppler cardíaco: a través de ondas sonoras, se produce una imagen del corazón para conocer su funcionamiento.

En caso de que se sospeche un riesgo de padecer un evento cardiorrespiratorio, el médico podrá solicitar estudios adicionales, como una cateterización cardíaca, estudios electrofisiológicos (EEF), una ventriculografía isotópica (MUGA) o una resonancia magnética cardíaca.

Te puede interesar: ¿Qué sucede si como sólo frutas y verduras durante dos semanas?

Actuar rápido salva vidas

Especialistas de todo el mundo coinciden en que los minutos posteriores al parocardiorrespiratorio son fundamentales para salvar la vida de la persona afectada.

Estar en presencia de una persona que sufre un paro cardíaco puede generar estrés y nerviosismo, algo lógico en este tipo de situación. Sin embargo, un sencillo entrenamiento en Reanimación Cardiopulmonar (RCP) es suficiente para tener el conocimiento de cómo actuar ante estos casos.

Lo principal ante un evento de este tipo es mantener la calma. Seguir estos pasos será indispensable para mantener con vida al paciente hasta que llegue la ambulancia:

  • Si una persona adulta cae súbitamente y no responde al ser llamada, pida ayuda inmediatamente (llamar a la ambulancia) y observe si respira.
  • Si no respira, colóquese de rodillas al costado de la persona a la altura de su torso, ponga una mano en el centro del pecho, su otra mano sobre esa y comprima fuerte y rápido hasta que llegue la ambulancia u otra persona que lo reemplace.
  • En el caso de que haya un desfibrilador en el lugar, pídalo inmediatamente. Enciéndalo y siga las indicaciones que el aparato le dé.

Es importante tener en cuenta que la supervivencia del paciente disminuye de 7 a 10% por minuto de demora en la llegada del desfibrilador, por lo tanto la práctica inmediata de RCP es el primer paso para tratar de mantener a la persona afectada con vida. Cuando el paro es presenciado, la sangre conserva una cantidad suficiente de oxígeno como para mantener los órganos vitales oxigenados en tanto se realice una RCP de alta calidad.

Te puede interesar: ¿Cuáles son las causas de las náuseas y el dolor de cabeza?

La prevención, fundamental

La mejor forma de prevenir un paro cardiorrespiratorio es disminuir al mínimo los factores de riesgo y adoptar hábitos saludables en cada uno de los aspectos de la vida: no fumar, realizar ejercicio físico moderado al menos 30 minutos por día, y llevar una dieta saludable, con la incorporación de frutas y verduras a la alimentación.

La prevención secundaria es aquella que se practica cuando el evento ya sucedió, pero "evita" que la problemática se complique.

En el caso de un parocardiorrespiratorio, uno de los actos que puede salvar la propia vida del paciente es tener en algún lugar visible de la casa la propia dirección del domicilio y el teléfono de emergencias. Con esta simple acción, si el dueño de casa recibe visitas y sufre un paro cardíaco, las visitas podrán actuar de manera rápida y eficaz.

Con un conocimiento adecuado, que no requiere más que simple información, se puede lograr una mayor supervivencia ante un paro cardíaco.

¿Tiene tratamiento?

Una vez que ocurre el paro cardiorrespiratorio no hay marcha atrás. Pero sí se pueden tomar acciones para que vuelva a ocurrir.

Además de los cambios de hábito ya mencionados, el médico podrá indicar la administración de algún medicamento antiarrítmico, mientras que en el caso de mayor riesgo la opción será el implante de un marcapasos, que mediante pulsos eléctricos ayuda a controlar el ritmo cardíaco irregular, o bien un un desfibrilador implantable, el cual monitorea el ritmo cardíaco.

La última opción es la más invasiva: cirugía. En casos de gravedad el médico podrá determinar realizarle al paciente una angioplastía coronaria, procedimiento que "abre" las arterias obstruidas y permite un mayor flujo de sangre, o un bypass de la arteria coronaria, cirugía que "crea un desvío" en una arteria bloqueada para que la sangre llegue al corazón.

ADVERTENCIA: Este artículo no debe considerarse como un equivalente de una consulta médica profesional. Consulte a su médico de confianza ante cualquier duda sobre este u otro tema relacionado con su salud.