¿Qué hierbas actúan como antihistamínicos naturales?

Cuando tu sistema inmunológico reacciona de forma exagerada a la ingestión o inhalación de alguna sustancia inofensiva, se desencadena una reacción alérgica. La sustancia puede ser algún alimento, medicina o planta. Cuando el polen es el culpable, se le llama fiebre del heno. Al entrar en contacto con un alérgeno, tu sistema inmunológico libera una gran cantidad de histamina en los conductos nasales, pulmones y otras membranas mucosas, lo que provoca inflamación, sibilancias, estornudos, picazón y lagrimeo. Muchos medicamentos antihistamínicos están disponibles, tanto recetados como de venta libre. También querrás utilizar hierbas medicinales, pero pregunta a tu médico sobre su uso para combatir la fiebre del heno.

Hydrastis

El hydrastis canadensis, o goldenseal, se puede encontrar creciendo en los bosques y prados de muchas partes de América del Norte. Se recoge la raíz subterránea nudosa para usos medicinales. El hydrastis posee propiedades potentes antiinflamatorias, por lo que es eficaz contra los efectos de la histamina. Se le ha llamado la hierba "cura todo", ya que puede ser utilizada para muchas dolencias, como problemas periodontales, eccema, ardor estomacal, infecciones y dolores menstruales. El sitio web AltMD.com recomienda tomarla sólo por periodos cortos, no más de tres semanas seguidas, ya que puede acumularse en tus tejidos y volverse tóxica.

Ortiga

La ortiga es una planta perenne que se encuentra en muchos climas templados de todo el mundo. Sus hojas en forma de lanza están cubiertas de pelos de puntas finas, lo que le da su nombre común. Las plantas se cosechan junto con la raíz para hacer un remedio herbal. Las dosis bajas de ortiga se pueden utilizar para contrarrestar los efectos de la fiebre del heno, debido a sus fuertes efectos antiinflamatorios. Un informe de 2009 publicado en la revista "Phytotherapy Research" afirma que la ortiga ha demostrado la capacidad de inhibir el proceso inflamatorio relacionado con alergias estacionales. No debes usarla si tienes enfermedades del corazón, diabetes, enfermedad renal o gripe

Uña de caballo

La uña de caballo, también conocida como tusilago, produce una flor casi idéntica al diente de león. Sus hojas son diferentes parecidas a pezuñas de un caballo, lo que le da su nombre común. Las flores, las hojas y las raíces se pueden utilizar en las preparaciones herbales. La uña de caballo se usa para aliviar la congestión relacionada con fiebre alta y otros trastornos respiratorios. El University of Michigan Health System afirma que se ha descubierto que la uña de caballo es tan eficaz como algunos medicamentos antihistamínicos alopáticos para aliviar los síntomas, sin producir algunos de los efectos secundarios, como la somnolencia. Sólo debes tomar uña de caballo bajo la supervisión de tu médico, ya que puede ser tóxica en dosis altas.

Hierba de cabra en celo

La hierba de cabra en celo es un miembro del género epimedium de las plantas, y en la medicina tradicional china se conoce como yin yang huo. Esta hierba es nativa de algunas partes de China y Corea, donde se utiliza para aliviar algunos de los síntomas provocados por la liberación corporal de histamina. Esta hierba tiene propiedades antiinflamatorias, lo que explica su eficacia en el tratamiento de la fiebre del heno. La hierba se debe utilizar solamente por poco tiempo, y no la debes usar si estás embarazada, amamantando, tienes enfermedades del corazón o estás tomando algún tipo de esteroide.

Más galerías de fotos



Escrito por kathryn meininger | Traducido por mayra cabrera