¿Puede el ejercicio en un trampolín aumentar la densidad ósea en la cadera y la columna?

Rebotar o saltar en un trampolín, tiene una larga lista de beneficios para la salud, y es una forma divertida y eficaz de ejercicio cardiovascular con poco impacto en las articulaciones. Si has sido diagnosticado con osteoporosis o cualquier otra condición médica, el rebote puede ser una manera eficaz de hacer ejercicio y posiblemente formar densidad ósea en tu cadera y columna en el proceso, pero habla con tu médico antes de intentar cualquier tipo de ejercicios nuevos.

Huesos

Tus huesos son tejidos vivos que crecen más fuerte y más densos en respuesta al ejercicio. Para los huesos, el ejercicio significa que absorbe el impacto a través del peso de tu cuerpo o a través de una mayor resistencia, es decir, los huesos responden a ejercicios con pesas y entrenamiento de resistencia. Los ejercicios de levantamiento de peso requieren que trabajes contra la gravedad, mientras estas de pie, como el rebote, y debes hacer por lo menos 30 minutos casi todos los días de la semana para un mayor aumento en la densidad ósea.

Ejercicios de peso

Actividades de levantamiento de peso hacen que los músculos tiren de los huesos, lo que hace que tus huesos respondan creciendo cada vez más densos. Estas actividades incluyen movimientos de alto y bajo impacto, pero no incluyen los movimientos de bajo impacto como la natación, el estiramiento o andar en bicicleta. Cuanto mayor sea la intensidad, habrá un mayor efecto de formación de hueso, pero el ejercicio de baja intensidad puede ser el más adecuado para ti si estás en riesgo de fracturarte debido a la osteoporosis u otras condiciones médicas.

Rebote

Saltar en un trampolín para hacer ejercicio, o rebotar, tiene ventajas especiales con respecto a otros ejercicios en lo que respecta a la formación de la densidad ósea, especialmente en las caderas y la columna vertebral. El rebote en el trampolín proporciona mayor fuerza que correr, según un estudio de la NASA publicado en "Journal of Applied Physiology" en 1980, mientras que evitas un impacto en las articulaciones que está más cerca de caminar. Además del salto, también te beneficiarás de caminar o trotar en el lugar, proporcionando beneficios cardiovasculares, mientras que luchas contra la osteoporosis.

Otros beneficios

Además de la capacidad de rebotar para ayudar a impedir la pérdida ósea, el rebote aumenta tu metabolismo, ayuda a la circulación linfática, fortalece el sistema cardiovascular, tonifica el sistema inmunológico, combate la depresión entre otras cosas. El movimiento generado por el rebote en un trampolín hace que cada célula de tu cuerpo experimente las fuerzas G que, en teoría, lo fortalecen sin fatiga, según el sitio web mantenido por el Dr. Benjamin Snider, un especialista en naturopatía. Se necesita más investigación para confirmar los presuntos beneficios de hacer ejercicio en un trampolín, pero si estás buscando una gran rutina de cardio sin riesgos de impacto con la ventaja de aumentar la densidad ósea, el rebote puede ser lo indicado. Habla con tu médico antes de comenzar este o cualquier otro nuevo ejercicio.

Más galerías de fotos



Escrito por allison stevens | Traducido por martín giovana