Remedios caseros para la rápida curación de los raspones

Escrito por LissaJ
Los raspones, un lugar donde tu piel ha sido dañada o frotada.
Creatas Images/Creatas/Getty Images

Los raspones, un lugar donde tu piel ha sido dañada o frotada, provienen de todo tipo de lesiones. Por lo general sangran una cantidad pequeña cuando los recibes por primera vez y luego sanan lentamente a medida que la nueva piel vuelve a crecer. A menudo, un raspón producirá una costra que se caerá cuando crezca la nueva piel por debajo. Usualmente sanan con el tiempo, pero hay algunos remedios caseros que pueden ayudarles a sanar más rápido.

Antibacterial

Usa una loción o ungüento antibiótico sobre los raspones.
woman's hand rubbing lotion on leg image by Tracy Martinez from Fotolia.com

Usa una loción o ungüento antibiótico sobre los raspones. Generalmente, este ungüento es utilizado cuando están frescos para prevenir la infección. Sin embargo, si lo utilizas diariamente, independientemente del peligro de la infección, las posibilidades de que deje una cicatriz se reducirán. Aplica el ungüento en una película fina sobre la parte superior de un raspón. La medicación en el ungüento, mientras intenta prevenir las infecciones, ayudará a calmar la piel y debería ayudarte a sanarlo más rápido.

Exposición al aire

Deja tu raspón expuesto al aire.
sports injury image by Sirena Designs from Fotolia.com

Deja tu raspón expuesto al aire. Los raspones deberían tener vendas sobre ellos cuando todavía están sangrando. Esto permite que tu sangre se coagule y detienes las infecciones desde el inicio. Sin embargo, después de que el sangrado se haya detenido, retira el vendaje. Cubre el raspón con crema antibiótica y exponlo al aire tanto como sea posible. Esto permitirá que se seque y cure más rápidamente. El ambiente húmedo bajo un vendaje puede mantener el raspón "vivo" y evitarle sanar.

Mantén limpio

Cura los raspones más rápido manteniéndolos limpios.
hand with blood image by Ivonne Wierink from Fotolia.com

Cura los raspones más rápido manteniéndolos limpios. Cuando un raspón esta sucio, es propenso a las infecciones, que los mantiene abiertos, provocando que se formen costras y hace que dure más tiempo. La suciedad y la mugre irritan un raspón y evitan que la piel se una de nuevo como está supuesto hacer.