¿Búscas estar en forma y perder peso? ¡Prueba nuestra calculadora de índice de masa corporal y pérdida de peso!

Cómo tratar una quemadura de vapor y conseguir que deje de doler

Escrito por Luis Malavé | Fecha actualizada May 24, 2018

Si pasas tiempo en la cocina o en la tabla de planchar puedes sufrir eventualmente quemaduras por el vapor de las ollas calientes o planchas.

Sin importar la causa, son extremadamente dolorosas. Una quemadura por vapor se clasifica generalmente como quemadura de segundo grado debido al enrojecimiento, hinchazón y a las ampollas que se producen cuando el aire húmedo calentado a temperaturas cercanas o iguales a 100 grados centígrados entra en contacto con la piel.

Saber qué hacer inmediatamente después de sufrir una quemadura por vapor es importante para ayudar a la piel a sanar adecuadamente y para evitar las infecciones.

Lee además: ¿Cómo aliviar quemaduras?

Si esto te sucediera, puedes usar algunos métodos caseros y baratos de primeros auxilios, tanto para curar la quemadura como para calmar el dolor.

Detén la quemadura

Deja correr agua fría sobre la quemadura de vapor entre cinco a treinta minutos para evitar mayores daños para detener o retrasar el proceso de reacción de la piel a la quemadura por calor.

No utilices hielo, ya que dañaría la piel, ni la soples para evitar que infectes el área quemada con bacterias de tu boca.

Si está a tu alcance, aplica el extracto de la hoja de aloe vera, o sábila, sobre la quemadura. La mejor fuente es una planta viva de aloe vera.

Corta una hoja con las tijeras. Rebánala por la mitad y con un cuchillo o cuchara raspa el gel interior húmedo y aplícalo directamente sobre la herida.

Si no tienes una planta disponible, puedes comprar en cualquier tienda o farmacia medicamentos para quemaduras que están hechos de aloe vera.

Guarda el resto del gel de aloe vera en tu refrigerador para mantenerlo fresco y poder usarlo más tarde de nuevo.

Cubre la quemadura con una gasa estéril dejando las ampollas intactas, si estas ya se formaron.

Aunque molestas a la vista y al tacto, las ampollas de las quemaduras de segundo grado son una señal de que la piel inició su proceso de curación y no debes reventarlas ni tratar de removerlas.

Eventualmente reventarán solas cuando no sean necesarias para el proceso curativo.

Manejo del dolor

Toma una medicación para el dolor de venta libre como ibuprofeno cada cuatro a seis horas. Coloca hielo envuelto en una toalla sobre la gasa, pero nunca directamente sobre la piel.

La frescura del hielo contrarrestará la sensación de quemazón que puede persistir varios días.

Limpia la herida cuidadosamente dos veces al día con jabón antibacterial y vuelve a aplicar el aloe vera para el dolor. Siempre vuelve a cubrir con una gasa estéril nueva.

Puedes comprar cremas antibacterianas que además alivian el dolor, si este se hace insoportable para ti.

Prevenir las infecciones

Es importante mantener libre la quemadura de cualquier germen que pudiera infectar la piel una vez que las ampollas revienten.

Frota un ungüento antibacterial sobre la quemadura cuando revienten las ampollas. Quita la piel lavándola suavemente con jabón antibacterial y tirando despacio con pinzas estériles. Aplica el ungüento directamente sobre la herida o sobre la gasa estéril.

Un ungüento antibacterial a base de Mycitracin puede ayudar en la curación, así como también se recomienda usar vendas no adherentes para evitar que estas arranquen la piel de la quemadura accidentalmente.

Continúa lavando y vendando la herida por una semana o dos. Cuando la herida ya no esté húmeda, puedes aplicar cremas con vitamina E para ayudar en el proceso de sanado.

También puedes hacer un agujero en una cápsula de vitamina E y aplicar el contenido directamente sobre la piel.

Protege la herida del sol usando cremas protectoras durante seis meses. La piel nueva es extremadamente delicada y el sol la quemará más rápido que a la piel sana.

Prevención es lo más importante

Las quemaduras por vapor en los hogares son uno de los temas más consultados en los diferentes portales de internet especializados y en las consultas médicas.

La mejor forma de evitarlos es siendo prudente a la hora de manipular ollas calientes o planchas de ropa a alta temperatura.

Desliza primero ligeramente el borde de la tapa de las ollas en dirección hacia el fondo de la estufa o cocina, antes de retirarla por completo.

Lee además: Cómo tratar una quemadura de aceite de cocinar

Si estas usando el microondas para calentar un alimento envuelto en plástico, hazle primero un agujerito a la envoltura para dejar escapar el vapor antes de abrirlo totalmente.

Nunca dudes en recurrir a emergencias si piensas que la quemadura podría ser grave.

El enrojecimiento alrededor de la quemadura, olor, descargas coloreadas, dolor en aumento o franjas rojas cerca de la herida indican una infección y requieren atención médica inmediata.

ADVERTENCIA: Este artículo no debe considerarse como un equivalente de una consulta médica profesional. Consulte a su médico de confianza ante cualquier duda sobre este u otro tema relacionado con su salud.