Cómo tratar ampollas por quemaduras

Escrito por Megan Smith
George Doyle/Stockbyte/Getty Images

Si te llegases a quemar, lo primero que debes hacer es determinar cuán severa es la quemadura. Si se presentan ampollas después de acontecido dicho accidente, lo cual ocurre generalmente varios minutos después del mismo, probablemente hayas sufrido una quemadura de segundo grado, la cual se considera de carácter leve. Puedes tratar una lesión de estas en casa, pero visita a un doctor si tienes problemas para respirar, o si ves secciones calcinadas de color negro o blanco en tu cuerpo debido a la lesión.

Aplícales frío a las ampollas. La lesión se puede refrescar dejando correr agua fría sobre el área afectada durante cinco minutos aproximadamente. Continúa vertiendo agua sobre la misma hasta que el dolor disminuya.

Ubica una compresa fría sobre las ampollas. Si experimentas dolor debido a la herida o no tienes agua fría a disposición, pon una toalla de papel en la zona, y luego sitúa una compresa fría sobre ésta. No trates la afección directamente con hielo, ya que puede lastimar aún más la piel en este estado tan sensible.

Envuelve el área afectada con un vendaje de gasa estéril. Dicha venda evitará que la quemadura se infecte, y mantendrá la suciedad apartada del sitio. Cubre suavemente la zona con la gasa estéril y fíjala en su lugar con cinta quirúrgica.

Toma ibuprofeno. Es muy probable que sientas algo de dolor y presión debido a las ampollas, así que ingiere el medicamento según lo recomendado hasta que el dolor ceda.

Visita a un doctor. Si aún sientes dolor debido a quemaduras de segundo grado después de dos semanas, consulta a un médico para que te recomiende un tratamiento adicional, incluyendo bálsamos y cremas medicados para aliviar el lugar afectado.

Consejo

Trata las ampollas tan pronto como haya ocurrido el accidente.

Advertencias

No uses mantequilla o helado sobre una quemadura. No estalles las ampollas.