¿Cómo puede evitar un hombre la piel seca y con picazón después de afeitar su cara?

Quizá tu profesión requiera una apariencia sin barba o a tu pareja no le guste lidiar con un vello áspero por un beso. Incluso, si simplemente prefieres el estilo afeitado a la alternativa con barba, nadie disfruta la piel seca y con picazón que a menudo aparece con una cara afeitada. Debes tomar algunos pasos antes, durante y después de afeitarte para asegurar una piel suave y cómoda.

Causas de la piel seca con picazón

Afeitarte con mucha frecuencia aumenta la probabilidad de los sarpullidos por afeitadora, cortes, irritación de la piel y espinillas por el vello encarnado. Dale tiempo a la piel para recuperarse, al utilizar una tijera para barba entre afeitadas una vez que el vello haya vuelto a crecer. No importa tu tipo de piel, si la afeitada te deja con piel seca y con sensación de picazón, necesitarás descontinuar el uso de jabones que contengan alcohol o detergente. Estos ingredientes no son adecuados para la piel, ya que quitan los aceites naturales de la piel, se llevan la hidratación en lugar de agregarla. Esto crea una superficie seca sobre la cara en lugar de una superficie con óptimo pulido y la afeitadora se queda atrapada en la piel.

Deshazte de la afeitadora barata

Las afeitadoras baratas y los jabones genéricos aunque son económicos, son duros sobre la cara y conducen a una sensación incómoda después de la afeitada. Sin embargo, no necesitas comprar los productos más costosos. Busca cremas de afeitar y gels con propiedades de lubricación e hidratación junto con agentes antisépticos y neutralizantes. Las preferencias dictarán el estilo de la afeitadota que escojas, ya sea una navaja de afeitar, una máquina de afeitar o una afeitadora con repuestos. Mantén las hojas afiladas para crear cortes rápidos en lugar de arrastrarla como lo hacen las hojas sin filo. Una vez las hojas de afeitar estén sin filo, deséchalas.

Las condiciones correctas

Aféitate después de bañarte o de una limpieza facial larga con expoliación, cuando la piel esté caliente, relajada y limpia de piel muerta y la suciedad. Deja la cara tan mojada como sea posible y mantén tus manos limpias para prevenir más suciedad o aceite en tu cara. Lo más importante es no apresurarte en el proceso.

Afeitarse

A menos que tengas una piel excesivamente grasosa, frota aceite de afeitar sobre tu barba de la cara y del cuello para levantar los vellos y proveer lubricación. Sigue con crema de afeitar en las mismas áreas. Aféitate con movimientos cortos con la dirección del crecimiento del vello y no en contra del grano, lavando regularmente la hoja. Empieza con las áreas más fáciles como las mejillas, antes de pasar al labio superior, barbilla y cuello. Para el vello obstinado vuelve a aplicar aceite y crema de afeitar en esa área en específico antes de volverte a afeitar. Después lava la afeitadora por última vez y sécala por completo para evitar que se oxide, lo cual disminuye la vida de la hoja.

Después de afeitarte

Una vez hayas terminado, salpica tu cara y cuello con agua fría y sécala con toques ligeros utilizando una toalla suave para remover el exceso de producto. Aplica generosamente una crema para después de afeitar que contenga aloe vera para hidratar y sanar la piel, aplicando más cantidad sobre las áreas más sensibles. Aprende el hábito de humectarte a diario con un hidratante ligero para la piel grasosa o un hidratante espeso y duradero para la piel seca y aplícate protector solar antes de aventurarte al exteiror.

Más galerías de fotos



Escrito por pam goldberg smith | Traducido por alejandra rojas