Efectos del cáncer en el cuerpo

Cada cáncer resulta de cambios anormales en los genes de una célula normal. Los errores genéticos son comunes, pero la célula suele reconocerlos y repararlos. Aquellos que escapan a este reconocimiento puede multiplicarse y hacer que crezcan otros, aumentando las mutaciones genéticas extrañas. Cada cáncer es el producto acumulativo de mutaciones y comportamientos. Aunque cada tumor es individual, todos los cánceres comparten algunos efectos característicos en el cuerpo.

Crecimiento local

Las células normales son inhibidas en su tasa de crecimiento por contacto entre sí. Esto tiene el efecto beneficioso de un patrón ordenado de reproducción y del reemplazo de células. Todos los tumores, cancerosos y no cancerosos, carecen de esa inhibición y crecen de forma exuberante, acumulandose una célula sobre otra y produciendo una masa hinchada o tumor. Los tumores pueden comprimir las estructuras normales, como los vasos sanguíneos y los nervios, y producir dolor o causar mal funcionamiento. Los tumores cancerosos tienen la capacidad añadida de invadir y destruir las estructuras vecinas, causando una hemorragia, bloqueos, y la pérdida de la producción de productos hormonales y bioquímicos normales.

Multiplicarse a otros lugares

Un tumor canceroso es un lugar caótico, donde se producen mutaciones genéticas en múltiples pasos, produciendo cepas de células que varían en sus capacidades. Algunas mutaciones son letales para la célula, pero otros le confieren características que permiten aún más el mal comportamiento. La capacidad de abandonar el sitio original del tumor y viajar a implantarse en otras partes del cuerpo (metástasis) se adquiere por este mecanismo de mutación. Los tumores metastásicos invaden la nueva planta, causando daños y produciendo nuevas variantes mutacionales. Un ejemplo común es la propagación del cáncer de mama, de pulmón y de próstata a los huesos, donde los cánceres causan fracturas dolorosas e incapacitantes.

Pérdida de peso

La pérdida de peso se produce en hasta el 80 por ciento de las personas con cáncer, según el Dr. Benjamin Tan y sus colegas en un artículo de abril del año 2011 en el "Diario de la genética". La masa perdida es tanto en el músculo como en la grasa, y resulta en pérdida de apetito, y alteraciones en las vías bioquímicas para la producción de proteínas y otros compuestos. Estos cambios son el resultado de los productos de los genes mutantes de cáncer dentro de la interacción con los órganos y tejidos normales.

Disminución de la resistencia a infecciones

El sistema inmune normalmente reconoce y destruye las células mutantes. Algunas mutaciones dan a la célula de cáncer la capacidad de paralizar la respuesta inmune y escapar a su control. El deterioro del sistema inmune también está limitado en su capacidad para identificar organismos extraños, tales como virus y bacterias. Las infecciones pueden ocurrir en todo el cuerpo, particularmente en la piel y los pulmones. La neumonía es la complicación final en muchas personas con cáncer.

Más galerías de fotos



Escrito por dr. c. richard patterson | Traducido por susana lópez millot