Yoga para una próstata agrandada

Escrito por Sarka-Jonae Miller | Traducido por Ricardo Frot
El yoga ayuda a mejorar la salud de la próstata.
Jupiterimages/Brand X Pictures/Getty Images

Tener la próstata agrandada puede ser algo alarmante, pues te hace pensar en cáncer. Pero este padecimiento puede resultar benigno. Hacer yoga y mantener una dieta saludable puede ayudarte a prevenir este tipo de cáncer, sobre todo cuando combinas los ejercicios Kegel con posiciones de yoga para la zona pélvica. A través de la relajación y el fortalecimiento de los músculos del piso pélvico, los hombres con la próstata agrandada obtienen beneficios al hacer yoga.

Rodilla al pecho

La pose de rodilla al pecho relaja la espalda baja y libera la tensión en la pelvis. Deshacerte de la presión, aumentar la flexibilidad y mejorar la circulación sanguínea son factores importantes para la salud de la próstata. Este ejercicio de estiramiento logra esto con mínimo esfuerzo de tu parte. Simplemente recuéstate sobre tu espalda en el piso o en un tapete para yoga y lentamente sube una rodilla hacia tu pecho. Llega hasta la parte posterior del muslo y toma tus manos. Con cuidado, jala la rodilla un poco más. Mantén la pose por 10 a 15 segundo y cambia de pierna. Termina abrazando ambas rodillas sobre el pecho simultáneamente.

Héroe

La posición del héroe es otro ejercicio que libera la tensión de la pelvis alrededor de la próstata. También fortalece los músculos del piso pélvico y el esfínter urinario cuando realizas los ejercicios de Kegel de forma simultánea. Para hacer esta pose, siéntate entre tus pies sobre el piso con las rodillas flexionadas debajo de ti para que la parte inferior de las piernas descansen en la parte externa de tus glúteos. Descansa las manos sobre tus muslos y siéntate derecho. Cierra los ojos y mantén la posición de 30 a 60 segundos.

Rana

La pose de la rana abre las caderas, estira la ingle y fortalece los músculos que detienen la pelvis. También estira los muslos, el pecho, los hombros y las muñecas. La pose de la rana fortalece los brazos y la espalda, también. Para hacer esta posición, también conocida como bhekasana, recuéstate sobre tu estómago con las piernas abiertas a la altura de la cadera. Dobla las rodillas y estírate para sujetar los tobillos, levantando el pecho del piso. Con cuidado presiona los tobillos hacia el piso en la parte externa de tus caderas. Esta es otra pose que funciona muy bien para próstatas agrandadas cuando se combinan con ejercicios Kegels.

Ejercicios Kegels

Los ejercicios Kegel para hombre aumentan la fortaleza de los músculos del piso pélvico para mejorar el control de la vejiga y la salud de la próstata. Las mujeres también se benefician de estos ejercicios, sobre todo cuando se están preparando para dar a luz. Para hacerlos, aprieta los músculos alrededor del ano y la uretra. Imagina que estás jalando estas áreas hacia arriba. Mantén la contracción de uno a 10 segundos, pero no aguantes la respiración. Una vez que pueda sostener las contracciones fácilmente, intenta hacer contracciones rápidas y después mantén las posiciones de yoga por un buen tiempo.