Ventajas y desventajas del ejercicio

Escrito por Kimberly Caines | Traducido por Marco Jiménez
El ejercicio puede ayudarte a mantener un peso saludable.
Jupiterimages/Pixland/Getty Images

Si tienes sobrepeso y estas tratando de perder peso o mejorar tu estado físico, bienestar y calidad de vida, el ejercicio puede ser parte de la ecuación. Construir gradualmente una rutina de ejercicio regular tiene muchos beneficios, pero a veces es fácil caer en algunas de las desventajas asociadas con el ejercicio. Obtener la aprobación de tu médico previamente y crear un sólido plan de juego, puede asegurarte de que disfrutarás de las ventajas del ejercicio.

Disfruta una mejor salud

El ejercicio puede ayudarte a vivir una vida más larga y saludable.
Liquidlibrary/liquidlibrary/Getty Images

El ejercicio puede ayudarte a vivir una vida más larga y saludable, de acuerdo al U.S. Department of Health and Human Services. Afirman que el ejercicio regular reduce el riesgo de muchas enfermedades, incluyendo la diabetes tipo 2, ciertos cánceres, enfermedades cardíacas y presión arterial alta. Además, si haces ejercicio de manera regular, puedes mantener tus huesos, las articulaciones y los músculos fuertes y disfrutar de dormir mejor por la noche. También es menos probable que sufras de depresión y deterioro cognitivo.

Cambios físicos agradables

El ejercicio regular puede hacerte sentir mejor.
Siri Stafford/Digital Vision/Getty Images

El ejercicio regular puede hacerte lucir mejor. Si quieres perder peso, mejorar el tono muscular, aumentar la masa muscular o simplemente mantener tu físico actual, el ejercicio, a menudo acompañado de una dieta saludable, equilibrada, puede hacer el truco. Al mantener tu cuerpo bien acondicionado, eres menos propenso a tener limitaciones físicas. Las actividades cotidianas, como cargar bolsas de víveres, subir escaleras y cortar el césped, se realizan con facilidad, y también puedes mejorar tu rendimiento atlético.

Demasiado de algo bueno

El exceso de ejercicio puede traer varios problemas.
Michael Blann/Digital Vision/Getty Images

Comenzar a hacer ejercicio impulsivamente, exagerar y descuidar el descaso pueden exponerte a los efectos adversos del ejercicio. Además de ser más propenso a sufrir lesiones, ejercitarte demasiado puede hacerte sentir débil, cansado y deshidratado. Según la Washington and Lee University, el exceso de ejercicio también puede desencadenar problemas cardíacos, osteoporosis y artritis, así como problemas de concebir y pérdida del ciclo menstrual en las mujeres. En general, se recomienda hacer al menos 150 minutos de cardio moderado por semana e incluir entrenamiento de fuerza en dos días.

Lidiando con dilemas dietéticos

Si no ajustas tu dieta, podrías terminar comiendo más calorías de las que quemas.
Stockbyte/Stockbyte/Getty Images

Si estás tratando de perder peso, a menudo se recomienda el ejercicio regular. Sin embargo, el ejercicio quema calorías, y después de terminar tu sesión de ejercicio, tu cuerpo quiere asegurarse de reemplazar la energía quemada. Aquí es donde puedes volverte víctima de los antojos y el hambre provocado por las hormonas estimulantes del hambre. Si no ajustas tu dieta, podrías terminar comiendo más calorías de las quemas durante tu ejercicio, resultando en el aumento de peso. Según Fitness magazine, este deseo de comer después de quemar calorías, es más frecuente en las mujeres que hombres.

Tiempo y dinero

Puedes ejercitarte en casa o fuera.
Stewart Cohen/Digital Vision/Getty Images

Si descuidas el ejercicio porque no tienes tiempo o no tienes el dinero para pagar una membresía de gimnasio, deja de poner excusas. Aunque el no tener tiempo y dinero puede considerarse una desventaja, no tiene que ser así. Si estás apretado de tiempo, puedes dividirte en dos o tres sesiones de entrenamiento durante el día para adaptarte mejor a tu horario, o puedes hacer ejercicio en una intensidad vigorosa y cortar tu entrenamiento a la mitad. En cuanto al dinero, puedes ejercitarte en casa o fuera. Da una caminata por el centro comercial o el parque o sube y baja una escalera. los pequeños cambios al estilo de vida pueden tener un gran impacto.