¿Eres vegano?

Escrito por August McLaughlin | Traducido por Mayra Nava
Vegetarian Times asegura que menos del 1% de la población estadounidense es vegana.

Si tu corazón se rompió durante la niñez cuando te enteraste de que con los cerdos como Wilbur, de la famosa película "Charlotte's Web", hacen el tocino para tu desayuno, no eres el único. Aunque "Vegetarian Times" (Tiempos Vegetarianos) reporta que menos del uno porciento de los estadounidenses son veganos, un reporte del 2010 del Animal Welfare Institute (Instituto para el Bienestar Animal) indica que la mayoría de los estadounidences tienen en alta estima el trato positivo hacia los animales de granja. Si estás entre ellos, puedes consumir alimentos derivados de animales, mantener tu salud física y demostrar tu preocupación por el bienestar de los animales, todo al mismo tiempo. ¿Cómo? Incluyendo más verduras en tu dieta y esforzándote por asegurarte que los animales cuya carne, huevos y leche consumes, fueron tratados con humanidad. En otras palabras, convirtiéndote en vegano no estricto.

Al mirar una bolsa de muslos de pollo pelados y sin hueso, pierdes parte del aprecio y el respeto por la procedencia de la comida.

Caroline Johnson, instructora de cocina

Alabanza a las plantas

El primer paso para desarrollar una dieta respetuosa hacia los animales parece obvio: come más plantas. En su libro, "In Defense of Food" (En Defensa de la Comida), el periodista de renombre Michael Pollan hace una afirmación simple: "Consume alimentos. No demasiados. En su mayoría plantas."

Si eres nuevo en esto del veganismo, acércate a la meta gradualmente. Incorpora fruta fresca en tu desayuno, y planea tu almuerzo y cena basada en derivados de plantas. Pregúntate a ti mismo qué se te antoja para acompañar tu arroz integral y espinacas esta noche en vez de pensar con qué puedes acompañar tu bistec. Entre comidas, come fruta fresca o seca como refrigerio.

Antes de ir a la tienda de abarrotes, haz una lista de tus alimentos favoritos basados en plantas. Elige más de esos y menos alimentos procesados. Como dice Pollan, evita los alimentos que tu abuelita no conozca y aquellas con largas listas de ingredientes o con nombres difíciles de pronunciar. Esto incluye muchos artículos comunes de la dieta vegetariana, como panes enriquecidos, cereales y pasta, papas fritas, pretzels, galletas integrales, y galletas, pastelillos, tartas y pasteles preparados de manera comercial.

Elegir la carne sabiamente

¿Cuándo fue la última vez que compraste un pollo sin hueso o incluso uno completo crudo? Si eres como muchos estadounidenses, no lo recuerdas.

Respetar a los animales requiere hacer compras conscientes. "Al mirar una bolsa de muslos de pollo pelados y sin hueso, pierdes parte del aprecio y el respeto por la procedencia de la comida", dijo Caroline Johnson, una instructora de cocina y directora de educación adulta para la NE Minneapolis Farmers Market (el Mercado de Agricultores del Noroeste de Minneapolis). Comprar carnes, queso y huevos de granjeros locales y en las cooperativas de alimentos pueden permitirte interactuar con los granjeros y aprender sobre sus técnicas de crianza.

Si no tienes acceso a alimentos recién salidos de la granja, Johnson recomienda revisar las etiquetas en la tienda para ver si hay pollos enteros de granja, leche orgánica y huevos de gallinas alimentadas con pasto. Para obtener la certificación de libre pastoreo, los granjeros deben comprobar ante el USDA (el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, según sus siglas en inglés)) que sus animales pueden deambular libremente al aire libre. La etiqueta "natural" indica que la carne fue mínimamente procesada, no tiene colorantes artificiales ni aditivos. La carne con la etiqueta "sin antibióticos" o "libre de antibióticos" indica que a los animales no se les trató ni se les inyectó con antibióticos.

Las etiquetas "libre de hormonas" no son necesarias, ya que la USDA no permite el uso de hormonas en aves de corral o en animales usados para hacer carnes procesadas, como los perros calientes. Una etiqueta de "orgánico" significa que el 95% del contenido del alimento cumple con las normas para granjas ecológicas, lo que incluye a los animales y las técnicas amigables para el ambiente, como el uso de fertilizante natural en lugar de químicos. La etiqueta "100% orgánico se refiere a todo el alimento como resultado de las granjas ecológicas.

La USDA prohibe el uso de hormonas en animales usados para hacer carnes procesadas.
Brand X Pictures/Brand X Pictures/Getty Images

Conociendo tus nutrientes

Bolsillos de repollo condimentados

Si la frase, "dieta a base de plantas" te trae a la mente imágenes de las hierbas de tu patio trasero y verduras sin sabor que prefieres escupir, no temas. "Mucha gente aún no ha aprendido a preparar platillos sabrosos con verduras. En realidad no es difícil", comentó la instructora de cocina Caroline Johnson. Agrega a las verduras ralladura y jugo de limón, ajo y otros condimentos naturales. Mezcla las verduras de hoja verde con vinagreta natural. La receta de Johnson, bolsillos de repollo condimentados, ha transformado a los que detestaban el repollo en amantes de él.

Ingredientes: 1 cebolla pequeña picada 1 repollo (cabbage) pequeño rayado 3 cucharadas de aceite de oliva extra virgen 1 cucharadita de cúrcuma (turmeric) 2 cucharaditas de comino (cumin) 1/8 cucharadita de sal 1/2 taza de agua 4 bolsas pita integrales 1 lata de garbanzos*

Instrucciones: Calienta aceite en una sartén grande a fuego medio. Agrega la cebolla y saltéala durante dos o tres minutos o hasta que se vea ligeramente dorada. Añade el repollo, los garbanzos y las especias. Revuelve bien los ingredientes. Vierte el agua y tapa la sartén. Cocínalo a fuego medio por ocho a diez minutos, mezclando ocasionalmente. Llena las bolsas pita con la mezcla de repollo.

*Variación para los veganos no estrictos: Añade o sustituye por 1/4 de libra de pavo de corral cocinado.