Valores diarios: Comidas recomendadas para una buena alimentación

Escrito por María Lorena Peralta
Chris Clinton/Photodisc/Getty Images

Llevar una alimentación adecuada para que el cuerpo pueda recibir todos los nutrientes necesarios para mantenerse sano y renovar las energías a diario puede ser una tarea sencilla si se adquieren algunos buenos hábitos. Remplazar algunos alimentos que son perjudiciales por otros más sanos, incorporar algunos tipos de cereales al desayuno y dejar de consumir comidas fritas pueden ser el comienzo de una vida más saludable, equilibrada y que te permitirá estar en mejor forma física.

Cereales

Christopher Robbins/Digital Vision/Getty Images

Para arrancar el día de una manera sana y asegurarse de tener energías hasta el final de la jornada, no hay nada mejor que ingerir una porción de cereales o avena. En lo posible siempre debes elegir aquellos cereales que no son azucarados. Si quieres darle más sabor, puedes acompañarlos con frutas secas, frescas o leche.

Alimentos integrales

Jupiterimages/liquidlibrary/Getty Images

Si eres una persona que suele hacer ejercicio a diario, sabes que tu cuerpo necesita estar bien nutrido para reponer energía. Después de realizar tu rutina de trabajos físicos procura consumir alimentos como pan y pastas, por lo menos una vez al día. Nunca está de más aclarar que este tipo de harinas deben ser, preferentemente, de origen integral.

Las proteínas

Goodshoot/Goodshoot/Getty Images

Para que tus músculos reciban todo lo necesario para estar saludable, no puede faltar en tu menú diario aquellos alimentos que son ricos en proteínas. Si bien es recomendable consumir una cantidad reducida de ellos y, deben ser completamente magros, puedes optar por elegir una porción de carne blanca o roja en el almuerzo o la cena.

Vegetales y hortalizas

Ablestock.com/AbleStock.com/Getty Images

Dos veces al día tienes que consumir un plato de vegetales. Estos pueden ser crudos o también pueden estar cocidos. Puedes comerlos solos o como un complemento para acompañar la carne. Si no te gustan los vegetales, puedes probar haciendo distintos tipos de ensaladas con vegetales y verduras de varios colores para que te resulten más atractivos.

Frutas frescas

Creatas Images/Creatas/Getty Images

Los dulces, las galletas y los pasteles pueden ser suplidos por alimentos más sanos y nutritivos como las frutas. Por ejemplo puedes consumir un jugo de naranjas recién exprimido por la mañana, en el desayuno. También puedes hacer ensalada de frutas o comer una manzana o una taza de frutillas como postres.

Frutos secos

Thomas Northcut/Photodisc/Getty Images

Aunque no son demasiadas las personas que consumen frutos secos por temor a la gran cantidad de calorías que aportan, es bueno aclarar que comiendo un pequeño puñado por día de almendras, nueces o avellanas puedes ayudar a tu metabolismo a funcionar adecuadamente. Otra ventaja de ingerir frutas secas es que ayuda a mantener regulado el colesterol en sangre.

Los lácteos

Digital Vision./Photodisc/Getty Images

Es muy importante consumir productos lácteos como la leche, el queso y los yogures. Puedes optar por los enteros o los que son bajos en grasas. Si bien estos alimentos son necesarios para personas de todas las edades, quienes más los necesitan son los niños ya que se encuentran en edad de desarrollo y los adultos para agregar calcio a los huesos y prevenir el desgaste de los mismos.

Utiliza aceite de maíz o girasol

Stockbyte/Stockbyte/Getty Images

Utiliza aceite de girasol o de maíz para condimentar las ensaladas. Una cucharada será más que suficiente para que las verduras y hortalizas adquieran un mejor sabor. Si lo deseas puedes usar jugo de limón en lugar de aceite para condimentar los alimentos de una manera más sana y natural.

Hornea los alimentos

Image Source/Photodisc/Getty Images

Evita cocinar e ingerir los alimentos fritos. La carne, las verduras, los vegetales y los huevos que consumes pueden ser alimentos mucho más sanos y con menos calorías si los preparas de una manera alternativa. Prepara carne al horno, a la plancha o a la parrilla. Opta por hacer ensaladas con vegetales frescos y consume hasta dos huevos por semana. Estos últimos pueden ser duros o pasados por agua.

Consume líquidos para hidratar el cuerpo

Jupiterimages/Creatas/Getty Images

Hidrata bien tu cuerpo bebiendo por lo menos dos litros de agua por día. Consume jugos realizados con frutas frescas. Pueden utilizar jugos artificiales para diluir y también optar por algunas bebidas gaseosas de bajas calorías pero siempre trata de elegir los alimentos naturales para que tu dieta sea lo más sana posible.