¿Una mala alimentación puede causar moretones con facilidad?

Escrito por Rob Callahan
Una dieta especializada puede ayudar a prevenir moretones a medida que tu cuerpo y piel envejecen.
Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

Muchos factores pueden contribuir a la fácil aparición de moretones. Si a ti te pasa, o si tus moretones parecen durar más de lo normal, la dieta es una de las áreas de tu vida que merece ser examinada. También debes tener en cuenta la edad, ya que los moretones tienden a ser más comunes en adultos mayores que en niños, adolescente y adultos jóvenes. Sin embargo, la dieta y la edad pueden no ser los únicos factores causantes de que tengas moretones con facilidad, por lo que si tienes alguna razón para creer que puede haber otros factores en juego consulta tu médico para una examinación profunda de la causa.

La anatomía de un moretón

Los vasos sanguíneos no saludables son más suceptibles a romperse ante el impacto causando moretones.
Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

Las personas tienen moretones de diferentes gravedades y por varias razones diversas, pero la causa normalmente es un golpe o impacto sobre la piel. El moretón se forma cuando los vasos sanguíneos debajo de la piel están dañados, lo que lleva a la acumulación de sangre debajo de la superficie. Si tu piel está saludable, ponerte hielo o agua fría inmediatamente después del impacto va a disminuir el grado de contusión, y va a desaparecer al cabo de unos pocos días. La piel o los vasos sanguíneos que no son saludables pueden generar marcas negras y azules, las cuales pueden durar por semanas, incluso cuando con el más mínimo golpe.

Vitamina C y vasos sanguíneos fuertes

Las frutas cítricas como las naranjas, limones, lima y el pomelo contienen vitamina C.
Ablestock.com/AbleStock.com/Getty Images

Si tu dieta carece algunos o todos de los nutrientes necesarios para una piel y venas saludables, puede que experimentes moretones de fácil aparición y por períodos extensos. Por ejemplo, la vitamina C desempeña un papel muy importante en mantener tus vasos sanguíneos fuertes. Según la University of Massachusetts Amherst, la vitamina C actúa como cemento entre las células. Si tus células carecen de éste "cemento", muy probablemente se presente un sangrado fácil además de la aparición de moretones, al igual que sangrado de encías. La vitamina C está presente en una variedad de frutas cítricas frescas y vegetales, y no se almacenan en el cuerpo, por lo que necesitas consumir fuentes dietarias o un suplemento regular de vitamina C para garantizar que tu cuerpo reciba toda la vitamina C que necesita.

La vitamina K y la coagulación

El hígado ofrece tanto la vitamina K como la grasa que necesitas para absorberla.
Eising/Photodisc/Getty Images

Tu sangre necesita vitamina K para poder coagular. La vitamina K se encuentra en algunos de los mismos vegetales que los de la vitamina C, como verduras de hoja verde. También puedes obtenerla del coliflor y el hígado. Para que tu cuerpo absorba vitamina K, debes comerla con grasa. Si no estas incorporando suficiente vitamina K, esto puede ser debido a la falta de una fuente dietaria o falta de grasa en tu dieta. Sin embargo, la falta de absorción de vitamina K puede deberse también a condiciones que previenen a tu cuerpo de absorber grasa, como la enfermedad de la vesícula biliar, la enfermedad de los celíacos o colitis ulcerosa. Si te aparecen moretones facilmente y tu doctor puede determinar que la deficiencia de la vitamina K desempeña un rol en la cuestión, pide ser examinado por éstas condiciones médicas. Es posible que un suplemento de vitamina K pueda ayudarte, pero solo puedes tomarlo bajo supervisión de un doctor.

Los bioflavonoides

En jugo de naranja con pulpa provee de bioflavonoides y vitamina C.
Hemera Technologies/PhotoObjects.net/Getty Images

Los bioflavonoides ayudan a prevenir la fácil aparición de moretones por medio de dos maneras. Primero, asisten a tu cuerpo en la asimilación de la vitamina C. Segundo, ayudan a fortalecer las paredes de los vasos de los capilares. Un bioflavonoides común es la quercetina, que es derivada de algas de mar. Otra fuente de bioflavonoides es la pulpa blanca de las frutas cítricas. Una forma eficiente de aumentar tus bioflavonoides y la vitamina C es consumir jugo de naranja u otros jugos cítricos que no se les haya removido la pulpa.