Un remedio rápido para la tos espasmódica

Escrito por Joshua Bailey
Existen tratamientos para la tos espasmódica.

Una tos espasmódica o convulsiva puede volverse un problema muy doloroso y molesto. Puede evitar que llegues al máximo de tu producción y que tú y tus seres queridos puedan dormir bien de noche. Sin embargo, hay tratamientos disponibles para suprimir la tos.

Vinagre

jarabe para la tos
cough syrup image by timur1970 from Fotolia.com

El vinagre de sidra de manzana es una muy buena forma de deshacerte de una tos. Las enzimas curativas que se encuentran en el vinagre calman y sanan tu garganta irritada e inflamada que, a su vez, se ocupará de tu tos. La mejor manera de aplicar este tipo de tratamiento es mezclar algunas cucharadas de vinagre de sidra de manzana con un vaso de agua. Deja la mezcla al costado de tu lado de la cama o en el refrigerador y toma un sorbo cada vez que sientas la necesidad de toser.

Jengibre

El jengibre es otra manera de frenar una tos espasmódica.

El jengibre es otra excelente manera de frenar una tos espasmódica. Viene en muchas formas diferentes como la raíz entera de jengibre, el jengibre en rodajas o en polvo. Para este tipo de aplicación, lo más recomendable es la raíz entera de jengibre o las rodajas. Toma una rebanada y póntela en la boca. Mastícala hasta que se te vaya la tos. Puedes usar este tratamiento cada vez que sientas la necesidad de toser. Otra forma de usar las capacidades curativas del jengibre es mezclar un poco de jengibre en polvo en un vaso de agua. Bebe la mezcla despacio cuando te vengan las ganas de toser.

Ajo

El ajo y la miel son buenos para la tos.
Garlic. A head of garlic isolated on a white background image by Sergey Galushko from Fotolia.com

El jarabe de ajo para la tos puede no sonar como el mejor tipo de remedio, pero es muy efectivo para curar una tos fea. Sabe mejor de lo que te imaginas. Para prepararlo correctamente, debes picar un puñado de dientes de ajo y colocarlos en un frasco de vidrio para conservas. Cubre el ajo por completo con un poco de miel y cierra bien la tapa del frasco. Colócalo en el refrigerador durante 24 horas por lo menos. Toma una cucharada cada vez que sientas que estás por toser y no toserás.