¿Búscas estar en forma y perder peso? ¡Prueba nuestra calculadora de índice de masa corporal y pérdida de peso!

Túnel carpiano: síntomas y tratamiento

Escrito por Luis Malavé | Fecha actualizada March 12, 2018

El túnel carpiano es una estructura en forma de pasadizo, estrecho y rígido, que pasa por el ligamento y huesos de la base de la mano a la altura de la muñeca.

Por este espacio pasan los cuatro tendones del músculo flexor común superficial de los dedos de la mano, los cuatro tendones del músculo flexor común profundo de los dedos de la mano y el tendón del músculo flexor largo del pulgar.

Además pasa por allí el nervio mediano, responsable de transmitir los impulsos eléctricos al lado de la mano donde se ubica el dedo pulgar, área de la palma, dedos: índice y medio, así como la zona lateral del dedo anular más próximo al pulgar.

Cualquier proceso que provoque la inflamación de estas estructuras puede presionar el nervio mediano y generar el denominado síndrome del túnel carpiano.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera al síndrome del túnel carpiano como una de las neuropatías por compresión más comunes que afectan a los nervios periféricos del cuerpo

Como referencia para entender el problema, la presión interna dentro del túnel carpiano en una persona sana es de 7 a 8 milímetros de mercurio (mm HG), pero al inflamarse esta estructura o llenarse de líquido puede llegar hasta los 30 milímetros de mercurio, afectando los nervios y funcionabilidad de la mano.

¿Cuáles son los síntomas del síndrome de túnel carpiano?

Los síntomas de este síndrome son de tipo neurológica, por originarse en la compresión del nervio mediano.

En su primera etapa, los síntomas suelen aparecer hormigueos en horas de la noche, sobre todo tras dormir con las muñecas en posición doblada. A veces la persona se despierta con la urgencia de sacudir la mano para quitarse esta molesta sensación.

En las siguientes etapas, el síndrome se manifiesta durante el horario diurno, con problemas para apretar el puño, tomar objetos pequeños o realizar actividades manuales finas.

Allí se hace más frecuente el entumecimiento u hormigueo en los dedos pulgar, índice, medio y anular de una o ambas manos, acompañado de una menor capacidad para los movimientos finos.

La fuerza de agarre de la mano disminuye y hay problemas de coordinación al tomar objetos de uso cotidiano.

Dependiendo del nivel de compresión que sufra el nervio mediano, muchos afectados pueden sentir un dolor que se extiende desde la mano hasta la articulación del codo.

Algunos pacientes manifiestan sentir hinchazón en sus dedos e incapacidad para moverlos, incluso aunque no haya inflamación visible.

En casos avanzados donde el síndrome se hizo crónico por falta de tratamiento, se puede perder la capacidad de pinza entre el pulgar y el índice y ver afectada la capacidad para diferenciar el frío o calor a través del tacto.

¿Que causa la aparición del síndrome de túnel carpiano?

Hay muchos factores externos que pueden influir en la inflamación del túnel carpiano y sus consecuencias.

En términos generales se considera que este problema no se relaciona con el nervio mediano como tal, sino en un cambio de las condiciones del túnel donde este se aloja en su entrada a la mano.

Muchas personas nacen con un túnel carpiano estrecho o pequeño y cualquier condición externa o enfermedad adquirida en su vida puede aumentar la presión dentro de esta estructura.

En las últimas décadas se ha relacionado este problema con una enfermedad ocupacional, pues una gran parte de los casos ocurren en personas que realizan actividades profesionales muy repetitivas y bruscas que pueden inflamar los tendones de la mano, estrechando el túnel carpiano y aumentando la presión sobre el nervio mediano.

Entre estos destacan secretarias y estudiantes que pasan largas horas al teclado de computadoras, deportistas y obreros de la construcción que utilizan martillos neumáticos y manuales por mucho tiempo.

En algunos países ha sido bautizado popularmente como la enfermedad del guitarrista, en referencia al movimiento constante del brazo y mano que pudiera tener incidencia en la inflamación de las estructuras internas de la muñeca

Se presenta con mayor frecuencia en hombres y mujeres entre los 30 y 60 años, siendo el género femenino el más afectado por este síndrome

Enfermedades como la artritis reumatoidea, que inflama las articulaciones de miembros superiores e inferiores, también son factor causal para este síndrome.

Otras veces aparece tras episodios traumáticos como fracturas de los huesos de la mano o muñeca.

La acumulación de líquidos en el cuerpo durante la gestación o menopausia también ha sido relacionada con este problema.

Hay un conjunto de enfermedades agrupadas bajo el término amiloidosis que provocan la acumulación excesiva de proteína en el organismo, denominado material amiloide. Esta acumulación puede afectar los espacios del túnel carpiano y provocar presión excesiva en las estructuras presentes.

¿Cómo se diagnostica el síndrome de túnel carpiano?

Existen un conjunto de pruebas muy efectivas para determinar si se sufre de síndrome de túnel carpiano.

Como primer paso se hará un examen físico para evaluar si existe entumecimiento o debilidad en el agarre de la mano, así como pérdida de fuerza en la palma de la mano, dedo pulgar y los tres dedos más cercanos a este.

Dando pequeños golpes sobre el área de la muñeca, puede verse si surge una sensación dolorosa que se extiende hasta la mano. A esto se le denomina Signo de Tunel.

Otra prueba, consiste en doblar la muñeca totalmente hacia adelante por 1 minuto y ver si ocurre un entumecimiento o sensación de hormigueo, lo que se denomina Signo de Phalen.

Golpeando el ligamento anular de la muñeca con un martillo de reflejos se verifica la aparición de calambres en los dedos índice y medio. Esto se denomina Signo de Tinel.

Otra prueba, denominada Signo del Círculo, evalúa si el paciente puede o no hacer el signo internacional de OK, doblando en forma de pinza el pulgar y el dedo índice.

El evaluador también puede aplicar presión con su pulgar contra la palma de la mano, para ver si aparecen síntomas indicativos de un estrechamiento del canal carpiano. Esta prueba se conoce como Signo de Durkan.

Por otra parte, se puede hacer elevar la mano afectada al paciente y ver si desaparecen los síntomas. En este caso se denomina Signo de Pyse-Phillips.

A nivel clínico pueden realizarse exámenes más profundos como radiografía de la muñeca para descartar deformidades, lesiones ocultas o inflamación que denote una posible artritis de muñeca.

Sin embargo, el método más eficiente y exacto para el diagnóstico de este síndrome es la electromiografía, que revisa la velocidad con que pasan los impulsos eléctricos por el nervio mediano, detectando retrasos que indiquen la presencia de una presión sobre este.

¿Cuál es el tratamiento para el síndrome de túnel carpiano?

El tratamiento incluye técnicas que van desde la fisioterapia y ejercicios hasta el uso de fármacos y la cirugía.

El objetivo principal de los fármacos es reducir la presión dentro del túnel carpiano y aliviar así al nervio mediano.

Las medicinas más usadas son los antiinflamatorios no esteroides (AINE), que incluyen, entre otros, al ibuprofeno y el naproxeno.

También se indican en muchos casos inyecciones de corticosteroides directamente colocadas en la zona del túnel carpiano.

Si se recurre a la cirugía, el procedimiento se denomina liberación del túnel carpiano y consiste en el corte quirúrgico del ligamento que presiona al nervio mediano. Se considera efectiva en la gran mayoría de los casos, pero depende de grado de avance que tenía el síndrome y el tiempo transcurrido desde la aparición de los primeros síntomas.

Hasta un 50 por ciento de los casos son tratados con cirugía actualmente, pero el resto puede mejorar con otros tratamientos. La efectividad de la cirugía es contrarrestada por un mayor tiempo de cicatrización que puede durar varios meses y que retrasan el regreso del paciente a su rutina normal.

La fisioterapia ofrece por su parte varias formas de ayudar mejorar la movilidad de los tejidos blandos de la mano.

Una de estas es la electroterapia, o aplicación de pequeñas dosis de electricidad a muy bajo voltaje y amperaje que ayudan a aliviar el dolor en músculos y tendones de la mano.

También se usa para fortalecer músculos que se han atrofiado a consecuencia de este síndrome.

La aplicación de masajes y estiramientos de tejidos blandos es muy usada en la fisioterapia por su valor para ayudar al nervio mediano a recuperar flexibilidad y liberarse en parte de la presión de las estructuras circundantes.

Como complemento a estos tratamientos hay otras técnicas menores que tienen mayor o menor eficiencia, según el paciente.

Una de las más usadas es la colocación de una férula para mantener la muñeca y mano en una posición neutra durante la noche y día, por un lapso de algunas semanas.

También se usa terapia de frío, colocando hielo en la zona superior de la muñeca para reducir la inflamación.

El cambio de hábitos en el trabajo y el hogar también se recomienda como técnica complementaria a cualquier tratamiento.

Esto incluye el uso de teclados ergonómicos y almohadillas para mejorar el soporte de las muñecas en quienes trabajan con computadoras o equipos de escribir y el uso de ratones diseñados para evitar el estrés sobre muñeca y dedos.

Es muy importante revisar la altura de la silla, pantalla y teclados para asegurarse que no someten al cuerpo a posiciones que estresen las articulaciones. Quienes usan herramientas pesadas o vibratorias deben cesar su uso de manera inmediata.

ADVERTENCIA: Este artículo no debe considerarse como un equivalente de una consulta médica profesional. Consulte a su médico de confianza ante cualquier duda sobre este u otro tema relacionado con su salud.