Tumor benigno del riñón

Escrito por LaDonna Dennis
Hemera Technologies/AbleStock.com/Getty Images

Hay cinco tipos comunes de tumores renales benignos, o no cancerosos, todos los cuales son asintomáticos. En muchos casos, los tumores benignos renales no son potencialmente mortales, sin embargo, aún pueden causar problemas si llegan a ser demasiado grandes.

Adenoma renal

Según la Sociedad Americana del Cáncer, se trata de tumores pequeños y de crecimiento lento.
Raw beef kidney image by Elzbieta Sekowska from Fotolia.com

El tipo más común de tumor benigno del riñón es el adenoma renal. Según la Sociedad Americana del Cáncer, se trata de tumores pequeños y de crecimiento lento. Ellos son difíciles de distinguir entre los carcinomas de células renales y son típicamente tratados como si fueran cáncer de células renales.

Oncocitoma

Los oncocitomas se ven típicamente más en hombres que en mujeres.
men at work image by morsted from Fotolia.com

Los oncocitomas crecen bastante grandes en tamaño. Los tumores renales oncocitomas a veces se pueden confundir con adenomas renales, y suelen ser tratados como tales. Además, los tumores oncocitomas se ven típicamente más en hombres que en mujeres.

El angiomiolipoma

El angiomiolipoma es una forma genéticamente heredada de los tumores renales.
a beautiful baby playing with a baby-brush image by Andrii Oleksiienko from Fotolia.com

El angiomiolipoma es una forma genéticamente heredada de los tumores renales. La mayoría de las personas que son diagnosticadas con angiomiolipoma también son diagnosticadas con una enfermedad rara hereditaria llamada esclerosis tuberosa. La esclerosis tuberosa puede causar tumores en todo el cuerpo, no sólo en el riñón.

Fibroma

Los fibromas son más comunes en las mujeres que en los hombres.
women image by Brett Bouwer from Fotolia.com

Los fibromas son tumores del tejido. Son más comunes en las mujeres que en los hombres.

Lipoma

Los lipomas son más comunes en las mujeres que en los hombres.
women image by Andrii IURLOV from Fotolia.com

Los lipomas crecen dentro de las células grasas y el tejido circundante. Suelen crecer grandes y debido a su tamaño se vuelven dolorosos. Son más comunes en las mujeres que en los hombres.