Cómo tratar la miliaria en un bebé

Escrito por Wallis Bishop | Traducido por Silvina Ramos
La miliaria puede hacer que el niño se sienta incómodo e irritable.
baby outdoors image by Anatoly Tiplyashin from Fotolia.com

La miliaria, o fiebre miliaria, es una condición común de la piel en infantes y niños pequeños y se presenta cuando los poros de las glándulas sudoríparas están bloqueados. Se observa con más frecuencia en infantes ya que sus poros son mucho más pequeños que los de los adultos. Usualmente, los síntomas son pequeñas protuberancias rosas o rojas en el cuello y hombros, y pliegues de piel en las piernas o brazos. Si bien la miliaria desaparece sola en unos días, existen formas simples de tratarla y evitar que regrese.

Aleja al niño del calor. Llévalo a un lugar con sombra o al interior cerca del ventilador u aire acondicionado.

Retira la ropa pesada para que la miliaria quede expuesta al aire.

Palpa el sarpullido con una toalla empapada con agua fría. Si bien esto no es completamente necesario, reducirá la picazón e irritación que puede causar la miliaria.

Deja airear la zona. Asegúrate de que, si el sarpullido se encuentra en un doblez de piel, como la axila o detrás de la rodilla, la piel esté separada para permitir que se seque apropiadamente.

Aplica crema de hidrocortisona solo si su uso ha sido aprobado por el pediatra. La crema puede ayudar a reducir la hinchazón y picazón mientras se cura la miliaria.

Consejo

Viste al infante con ropa apropiada para el clima. Durante el clima cálido, intenta vestir al niño con telas transpirable y absorbente, como algodón. Mantén las uñas cortas del infante cuando tiene miliaria. Esto evitará que el niño se rasque y se irrite más el área.

Advertencias

La miliaria indica que tu niño tiene demasiado calor. El calor excesivo es peligroso, particularmente para los infantes, por lo que cuida siempre la temperatura del bebé. Evita utilizar muchas cremas y polvos tópicos en el niño, ya que estas pueden obstruir los poros y dificultar la curación. Si notas pus o piel agrietada en el área del sarpullido, o si el niño tiene fiebre, contacta al pediatra. Si el sarpullido no desaparece en los 5 días, consulta al pediatra.