Tratar la esofagitis erosiva

Escrito por Katie Leigh
Hemera Technologies/PhotoObjects.net/Getty Images

La esofagitis erosiva es una condición en la cual el esófago está inflamado, irritado o hinchado. Los síntomas incluyen una sensación de ardor, dificultad para tragar y reflujo ácido. El tratamiento de la esofagitis erosiva requiere de un médico con experiencia, ya que un tratamiento ineficaz puede ocasionar un daño permanente.

Ve al médico. El médico necesita llevar a cabo pruebas para determinar si la esofagitis erosiva es realmente el problema. Las pruebas para esta condición incluyen una endoscopia, un cultivo del esófago, una biopsia del tejido inflamado y una radiografía con bario. Estas pruebas permiten al médico evaluar cómo está funcionando el esófago y descartar otras condiciones médicas.

Sigue el tratamiento prescrito por el médico. El tratamiento puede incluir medicamentos para el dolor, esteroides para reducir la inflamación, antibióticos para tratar cualquier infección relacionada con la esofagitis erosiva o medicamentos para reducir la producción ácida si el reflujo ácido es la causa.

Evita los factores desencadenantes e irritantes. El alcohol, el tabaco, los alimentos picantes, los alimentos duros y todos los alimentos ácidos pueden irritar el esófago, por lo tanto, es mejor ingerir comidas livianas. Consume bebidas mediante pajillas y alimentos blandos como pudín y sopa hasta que la condición sane.

Compra una almohada con cuña y utilízala para dormir. Las almohadas con cuña mantienen la parte superior del cuerpo elevado durante la noche, y reducen el reflujo de ácido que puede irritar aún más el esófago

Advertencias

Mantén siempre informado al médico si los síntomas de la esofagitis erosiva no mejoran dentro de pocas semanas de iniciado el tratamiento, ya que esto puede indicar un problema más grave.