Tratamiento para los terrores nocturnos

Escrito por Holly Mccoy
Jupiterimages/Polka Dot/Getty Images

Los terrores nocturnos es un desorden que puede ocurrir en niños de edades entre tres y ocho años, así como algunos adultos. Los terrores nocturnos ocurren el el sueño de movimientos de ojo no rápidos, (NREM por sus siglas en inglés), y puede ser aterrador para aquellos que lo experimenten, aunque también para los padres o encargados de los niños que les toque el episodio.

¿Qué son los terrores nocturnos?

Thomas Northcut/Lifesize/Getty Images

Los terrores nocturnos suceden durante el ciclo de sueño más profundo. Episodios repetidos de despertares abruptos acompañados de gritos, confusión, agitación y amnesia conforme suceden los episodios. Aquellos que tienen terrores nocturnos tendrán despertares rápidos y repentinos, con sus corazón golpeteando. No tendrán respuesta para los que los están confortando, y puede que no se hayan dado cuenta de sus alrededores. Algunos niños caminarán dormidos. En casi todos los casos, la persona no recordará el episodio al despertar completamente, aunque algunas personas pueden tener imágenes vagas de algo de terror que les ocurrió.

Tratamiento

Estos episodios generalmente desaparecen por si solos en la adolescencia, de manera que generalmente no se necesita atención médica. Algunos doctores sugerirán que se alteren los patrones de sueño de los afectados para añadir algo de descanso. También el estrés debe erradicarse de la vida del niño tanto como sea posible. Los padres también llevarán la cuenta de cuándo ocurren los terrores, y entonces, despertar al niño completamente 10 o 15 minutos antes de esa hora, por unos cinco minutos. Muchas veces, los terrores nocturnos pararán después de una semana con este tratamiento.

El mejor tratamiento para un niño que se despierta con terrores nocturnos es muy simple abraza y contén al niño gentilmente hasta que esté calmado. Un niño nunca deberá ser sacudido o gritarle, porque esto sólo lo confundirá más. Aunque los terrores nocturnos pueden ser aterradores y de mucho estrés, no son físicamente perjudiciales.

Tratamientos médicos

En los casos más severos de terrores nocturnos, un doctor puede dar al paciente una prescripción de antidepresivos o benzodiazepinas para aliviar el estrés y la tensión. Los terrores nocturnos pueden ocurrir en adultos, aunque raro, también pueden ser tratados con estos medicamentos, aunque las dosis necesitarán ser más fuertes. Los doctores pueden recomendar terapia o consejería, porque los terrores nocturnos pueden ser relativos al estrés.