¿Búscas estar en forma y perder peso? ¡Prueba nuestra calculadora de índice de masa corporal y pérdida de peso!

Tratamiento para la clamidia con dosis única de azitromicina

Escrito por Maria Luisa Prats | Fecha actualizada September 14, 2018

¿Qué es la infección por Clamidia?

La clamidiasis, o infección por clamidia es una enfermedad de transmisión sexual (ETS), también se la conoce como infección de transmisión sexual. Esto significa que se transmite entre una persona infectada y otra no infectada cuando mantienen relaciones sexuales sin uso de preservativo. Puede infectar tanto a mujeres, como a hombres y es producida por una bacteria que se llama Chlamydia trachomatis.

Una vez que la clamidia infecta a la mujer, la bacteria puede alojarse en el cuello del útero, en el recto y zona anal o en la garganta. En los hombres infectados, la clamidia se encuentra en la uretra, que es el conducto de la orina que se encuentra en el pene, en el recto y zona anal o en la garganta.

Durante las relaciones sexuales las zonas infectadas se unen y por esta razón se produce el contagio. La vía de transmisión es a través de sexo vaginal, oral o anal con una persona infectada y sin uso de preservativo. También, una mujer infectada puede transmitir la bacteria a su hijo durante el parto.

La clamidia es la infección que más frecuentemente afecta a las mujeres, a los jóvenes y a las personas que tienen varias parejas sexuales y no usan preservativo.

¿Cuáles son los síntomas de la infección por clamidia?

Generalmente, la infección por clamidia no produce síntomas ni en el hombre, ni en la mujer. Es por esta razón que su contagio es frecuente. Las personas no saben que están infectadas y de esta manera la infección se propaga con facilidad. Un porcentaje de personas puede presentar síntomas.

Los síntomas no aparecen inmediatamente luego del contagio, sino que pueden manifestarse semanas después.

En las mujeres los síntomas pueden ser:

  • Irritación y dolor en la vulva y la vagina
  • Flujo espeso, con fuerte olor
  • Ardor al orinar
  • Dolor al tener relaciones sexuales
  • Dolor y secreción, a veces con sangre, en el recto

Si la infección sube por el tracto genital femenino puede llegar al útero y trompas de Falopio, produciendo dolor abdominal bajo, nauseas o fiebre.

En los hombres los síntomas pueden ser:

  • Ardor al orinar
  • Secreción en el pene, a través de la uretra
  • Picazón en el pene
  • Dolor en los testículos
  • Dolor y secreción, a veces con sangre, en el recto

Continúa leyendo: ¿Cuáles son los síntomas de ETS en la boca?

¿Cómo se diagnostica la infección por clamidia?

Si bien es muy frecuente en jóvenes menores de 25 años, cualquier persona puede infectarse con clamidia. Los médicos recomiendan una prueba de detección a las mujeres una vez por año.

Es importante que ante la presencia de cualquiera de estos síntomas consultes a tu médico para que te examine. Si no tienes síntomas, la infección permanecerá en tu organismo y serás capaz de contagiar.

Si estás embarazada tu médico te hará una prueba de control, que se realiza a todas las mujeres en el último trimestre para descartar la infección. Si tu médico, luego de realizarte estudios, te diagnostica una infección por clamidia, es importante que informes a tus parejas sexuales para que realicen un tratamiento y tomen los cuidados necesarios.

Si presentas síntomas como secreciones o ardor, tu médico te tomará una muestra del flujo del interior de la vagina, pene o recto. Este es un procedimiento sencillo, un poco molesto y casi no doloroso, la muestra se recoge con un hisopo y se envía al laboratorio. Si presentas secreciones o molestias en el ano, se tomará una muestra de la misma manera, en esa zona. Una vez que tengas los resultados, tu médico te indicará el tratamiento a seguir.

¿Cuáles son las complicaciones por la infección con Clamidia?

Si no realizas tratamiento o no sabes que estás infectada, la bacteria puede ascender hasta tu útero y trompas de Falopio, causando enfermedad pélvica inflamatoria.

Esta afección se caracteriza por dolor crónico en la pelvis y en la zona baja del abdomen. La infección por clamidia genera un tipo de inflamación que puede dañar de manera seria tus órganos reproductores. Además de dolor crónico, puedes sufrir como consecuencia infertilidad o embarazos ectópicos. Éstos últimos, son embarazos fuera del útero, por ejemplo en las trompas, es una condición grave que puede comprometer la vida de la mujer.

En los hombres la infección habitualmente no llega a provocar problemas graves de salud. En los casos en que afecte los conductos que trasladan los espermatozoides pueden presentar fiebre, dolor y en raras ocasiones infertilidad.

Si estas embarazada y tienes infección por clamidia, es imprescindible que recibas tratamiento para evitar que se infecte tu hijo al nacer. Durante el parto, el bebé atraviesa el cuello del útero y la vagina y el contacto con la bacteria puede producir infecciones en sus ojos o neumonía.

¿Cuál es el tratamiento para la infección por clamidia?

El tratamiento de esta infección se realiza con antibióticos. Tu médico puede indicarte antibióticos a ti y a tu pareja. También es conveniente que si tienes múltiples parejas sexuales les informes sobre tu enfermedad para que realicen las consultas correspondientes.

Durante el tratamiento no debes mantener relaciones sexuales sin preservativo porque aún tienes posibilidades de contagiar. Debes esperar 7 días luego de terminar el tratamiento y es conveniente que realices un análisis de control entre 2 y 3 meses posteriores.

También te puede interesar: Tratamiento de la clamidia y la gonorrea

Se pueden utilizar dos antibióticos distintos para el tratamiento. Ambos son muy eficaces para lograr la curación y tu médico decidirá cuál es el adecuado para ti.

La primera opción es el antibiótico doxiciclina de 100mg durante 7 días, dos veces al día. Este antibiótico puede producirte malestar estomacal, por lo que es recomendable tomarlo luego de los alimentos o con un vaso de leche.

La segunda opción es el antibiótico Azitromicina 1 g en una dosis única. La dosis única de un solo día asegura el cumplimiento del tratamiento, ya que no hay riesgo de olvidos. La Azitromicina también puede producirte malestar estomacal. Este antibiótico puede utilizarse en mujeres embarazadas únicamente si el médico lo indica y bajo su control y supervisión.

Si estas embarazada recuerda que no debes tomar ninguna medicación sin consultar previamente a tu médico.

ADVERTENCIA: Este artículo no debe considerarse como un equivalente de una consulta médica profesional. Consulte a su médico de confianza ante cualquier duda sobre este u otro tema relacionado con su salud.