¿Búscas estar en forma y perder peso? ¡Prueba nuestra calculadora de índice de masa corporal y pérdida de peso!

Tratamiento para ampollas por quemaduras

Escrito por Macarena Fernandes Diaz | Fecha actualizada May 21, 2018

La exposición de la piel a cualquier fuente intensa de calor, sea cual sea, puede hacer que se formen ampollas llenas de líquido.

En este caso se trata de las denominadas quemaduras de segundo grado, que requieren un mayor cuidado y atención que una quemadura de primer grado, la cual generalmente solo se limita a algo de ardor y enrojecimiento en el área expuesta a la fuente calórica.

Debido a los procesos involucrados en la formación de las ampollas y la curación de los tejidos ubicados debajo de estas, las ampollas por quemaduras de segundo grado deben tratarse cuidadosamente para prevenir cualquier infección.

Lee también: Cómo tratar una quemadura de aceite de cocinar

En general, la curación de ampollas por quemaduras de este nivel tarda entre dos a tres semanas, dependiendo de la ubicación de la lesión y la cantidad de piel afectada.

¿Cómo tratar una ampolla de quemadura?

Una ampolla de segundo grado puede formarse después de la exposición excesiva al sol, a productos químicos, aceite caliente, agua caliente o cualquier otro número de sustancias calientes o cáusticas.

Lo primero que hay que hacer tras sufrir la exposición al agente externo, es enjuagar la zona quemada con agua fría, pero no a temperatura helada. De esta forma se removerá cualquier sustancia cáustica o producto que haya causado la quemadura, así como la mayor cantidad de sucio presente sobre la piel.

En un principio se presenta un fuerte ardor y enrojecimiento del área afectada, y tras unas pocas horas comienza a formarse una ampolla rellena de líquido en la zona.

Es importante que no hagas explotar las ampollas, pero si estas llegan a romperse o perder líquido, debes secarlas de inmediato.

Las ampollas por quemaduras que se hayan reventado por alguna causa pueden tratarse con ungüentos antibióticos como neosporina o algún gel a base de aloe vera, para desinfectarlas.

Si la zona quemada es pequeña, mas o menos de un tamaño menor a la palma de tu mano, puedes tratar la herida en tu casa.

Sin embargo, cualquier quemadura de segundo grado en un área más extensa, rostro o zona genital debe ser vista de inmediato por un médico.

Procedimiento inmediato para atender las ampollas

Para una ampolla de quemadura de segundo grado que se mantiene intacta, el procedimiento es protege la zona quitando cualquier objeto como ropa o joyas a su alrededor.

Lava la zona quemada con agua fría por alrededor de 10 a 15 minutos para ayudar a bajar la temperatura de la piel así como para quitar las sustancias tales como químicos o fluidos de la piel.

Evita sumergir o exponer la piel ampollada a agua helada, ya que esto podría aumentar la posibilidad de que aparezcan infecciones en la piel.

No apliques aceites como manteca o aceite para cocinar a la zona quemada, ya que esto cierra los poros y no permite que salga el calor, que es el objetivo.

Levanta o ligeramente eleva la extremidad para ayudar a reducir la inflamación.

Para aplicar cuidados de primeros auxilios inmediatos a alguien que tiene una quemadura o ampollas de segundo grado por una sustancia cáustica o química, quita la ropa inmediatamente y coloca la zona afectada bajo agua corriente fría por entre 15 a 30 minutos.

Toma una medicación para el dolor de venta libre como ibuprofeno cada cuatro a seis horas. Coloca hielo envuelto en una toalla sobre la gasa, pero nunca directamente sobre la piel.

La frescura del hielo contrarrestará la sensación de quemazón que puede persistir varios días.

Puedes comprar cremas antibacterianas que además alivian el dolor, si este se hace insoportable para ti.

Tema relacionado: ¿Qué crema puedes ponerte en una quemadura para ayudarla a sanar?

Cuando la quemadura sane un poco más y la ampolla se reviente de manera espontánea, debes quita la piel lavándola suavemente con jabón antibacterial y tirando despacio con pinzas estériles. Aplica un ungüento antibacterial directamente sobre la herida o sobre la gasa estéril que deberás usar para cubrir la piel expuesta durante el resto del proceso curativo, es decir, hasta que se forme una nueva capa de piel sana.

Un ungüento antibacterial a base de Mycitracin puede ayudar en la curación, así como también se recomienda usar vendas no adherentes para evitar que estas arranquen la piel de la quemadura accidentalmente.

ADVERTENCIA: Este artículo no debe considerarse como un equivalente de una consulta médica profesional. Consulte a su médico de confianza ante cualquier duda sobre este u otro tema relacionado con su salud.