Cómo tonificar el pecho y el abdomen

Escrito por J.M. Andrews | Traducido por Ana María Guevara
Combina ejercicio aeróbico con entrenamiento de fuerza para definir tu pecho y abdomen.
Comstock Images/Comstock/Getty Images

Es inevitable: para tonificar tu pecho y abdomen, necesitas perder peso. Afortunadamente, el tipo de grasa que se acumula en tu sección media, a la que se le llama grasa visceral, usualmente es eliminada más rápidamente que la grasa en otras partes de tu cuerpo, como la cadera y los muslos. El ejercicio representa un mejor enfoque para quemar grasa visceral que hacer dieta, aunque idealmente, deberías hacer dos para eliminar la flacidez en tu pecho y abdomen.

Haz alguna forma de ejercicio aeróbico durante por lo menos 30 minutos cada día.
Jupiterimages/Brand X Pictures/Getty Images

Comienza a hacer ejercicio. Si haces alguna forma de ejercicio aeróbico durante por lo menos 30 minutos cada día, comenzarás a quemar grasa en tu pecho y abdomen, según Harvard Medical School. Si puedes hacer más ejercicio aeróbico, perderás la grasa en tu pecho y abdomen más rápido. Tu rutina de ejercicio debe incluir actividades de intensidad moderada, como correr, montar bicicleta rápido o incluso caminar a ritmo rápido. Debes intentar realizar una actividad que haga que respires con esfuerzo y que sudes.

Intenta añadir 30 minutos de ejercicio anaeróbico dos o tres veces cada semana.
Jupiterimages/Goodshoot/Getty Images

Levanta pesas o haz algún otro tipo de entrenamiento de fuerza, como ejercicios con bandas de resistencia. Aunque no tienes que levantar pesas tan a menudo como trotas o montas bicicleta, debes intentar añadir 30 minutos de ejercicio anaeróbico por lo menos dos o tres veces a la semana en días no consecutivos. Esto te ayudará a desarrollar tus músculos, lo que te ayudará a quemar el exceso de grasa en el pecho y el abdomen. Elige una rutina de levantamiento de pesas que ejercite todos tus músculos.

Reduce tu consumo de calorías por 500 a 600 al día.
Digital Vision./Digital Vision/Getty Images

Reduce tu consumo de calorías por 500 a 600 calorías al día. Puedes lograrlo con unos cuantos cambios sencillos, como eliminando los bocadillos procesados y las sodas. Enfoca tu dieta en las verduras y frutas frescas y en los granos enteros sin azúcar, con algo de proteína magra, como el pescado, pollo o tofu. Si necesitas añadir aceite, usa aceite de oliva u otra grasa mono insaturada, ya que este tipo de grasa ha sido relacionada a un riesgo más bajo de desarrollar enfermedades del corazón.

Comienza a hacer ejercicios que tonifiquen los músculos de tu pecho y abdomen.
Stockbyte/Stockbyte/Getty Images

Comienza a hacer ejercicios que tonifiquen tu pecho y abdomen. Desafortunadamente, los ejercicios enfocados en ejercitar estas áreas no se deshacen de los depósitos de grasa en ellas, pero pueden hacer que el pecho y el abdomen luzcan más tonificados y mejor definidos una vez que piernas el exceso de peso. Para tu abdomen, haz de tres a cuatro series de 25 abdominales (crunches). Para tu pecho, puedes hacer flexiones de pecho (pushups). Intenta hacer dos o tres series de 15 flexiones de pecho con 30 segundos de descanso entre series.

Consejo

Discute tus planes de ejercicio y dieta con tu médico, el que puede añadir consejos adicionales para ayudarte a tonificar tu pecho y estómago.

Advertencias

Consulta a un proveedor de salud antes de comenzar un programa de ejercicio por la primera vez, si te alejaste del ejercicio por un tiempo o si tienes algún problema crónico de salud.