¿Tomar una copa de vino durante la lactancia daña al bebé?

Escrito por Lily Medina
Una copa de vino debe contener sólo 4 o 5 onzas (100 o 150 ml).
Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

Tomar cualquier tipo de alcohol durante el embarazo puede dañar seriamente a tu bebé, pero tomar sólo una copa de vino durante la lactancia es probablemente seguro, de acuerdo con La Leche League International. Para proteger a tu bebé, al mismo tiempo que disfrutas de una copa de un delicioso merlot, tienes que entender la manera en que el alcohol afecta a tu leche, tu cuerpo y tu bebé.

El alcohol y la leche materna

Cuando tomas vino, una parte del alcohol llega a tu leche materna; cuando alimentas a tu bebé, él tomará un poco de ese alcohol. Aunque tu leche contenga un nivel relativamente pequeño de alcohol, tienes que considerar que tu bebé también es pequeño, entonces el alcohol puede afectar su cuerpo y su comportamiento.

Metabolismo y el momento

Afortunadamente, el alcohol no se mantiene en tu leche hasta que el bebé vacía el pecho; a medida que tu cuerpo procesa el vino, metaboliza y elimina el contenido de alcohol de tu sangre y de tu leche. Cuando tu cuerpo ya no contenga alcohol, tampoco lo tendrá tu leche. En promedio, en una mujer, el cuerpo demora dos o tres horas para procesar completamente una copa de vino. Para evitar pasar alcohol a tu bebé, aliméntalo inmediatamente antes de tomar el vino y haz que se alimente mucho. Después de tomar el vino, no lo alimentes por dos o tres horas o hasta que no sientas más los efectos del alcohol. Recuerda que si todavía tienes alcohol en tu cuerpo, tu leche también lo tiene.

Efectos en el bebé

Si el bebé consume alcohol por la leche materna, puede hacer que se sienta con sueño y débil, puede dormirse muy profundamente o por mucho tiempo, o puede dormirse inquieta y livianamente, sin poder lograr el sueño profundo que su cuerpo necesita. Puede llorar más que lo común, inquietarse más fácilmente o sentirse más triste. Para evitar estos efectos, no lo alimentes mientras que tomas o en la hora siguiente, ya que el contenido de alcohol en la leche es más alto en la media hora u hora después de consumirlo. Con el tiempo, consumir alcohol durante la lactancia puede afectar el crecimiento, el peso y el desarrollo mental de tu bebé. Una copa de vino ocasional, sin embargo, no causará estos serios problemas. Especialmente si esperas dos o tres horas para alimentarlo luego de consumirla.

Efectos en tu producción de leche

Un mito erróneo que existe hace mucho tiempo dice que tomar vino puede ayudarte a lograr la bajada de la leche e incluso elevar la cantidad de leche que produces. Tomar cerveza sí ayuda a la bajada de la leche. El vino, sin embargo, no tiene el mismo efecto porque es la cebada de la cerveza la que lo logra, no el alcohol. En verdad, tomar vino disminuye la producción de leche en un 20 por ciento y por muchas horas, de acuerdo con el Instituto Nacional de Abuso de Alcohol y Alcoholismo. Después de tomar una copa de vino, vigila cuidadosamente a tu bebé para ver si hay señales de que tiene hambre en el día; si es necesario, aliméntalo más de lo común y complementa con fórmula.