¿Búscas estar en forma y perder peso? ¡Prueba nuestra calculadora de índice de masa corporal y pérdida de peso!

Te duele el pecho cuando tragas comida, tomas o eructas

Escrito por Stephen Christensen | Fecha actualizada February 13, 2018
an X-ray of a chest image by alma_sacra from Fotolia.com

Cuando tragas alimentos o líquidos, pasan por un largo tubo llamado esófago desde la parte trasera de la garganta hacia tu estómago. Si te duele el pecho cuando tragas comidas, bebes o eructas puede ser una condición alarmante o tratarse simplemente de una molestia pasajera.
Cuando eructas, el aire asciende a través del esófago para llegar a la parte trasera de tu garganta. Sin embargo, éste no es sólo un conducto pasivo que permite la transferencia de ida y vuelta de objetos extraños. En realidad es un órgano muscular fisiológicamente activo que se contrae para empujar la materia en la dirección correcta, y que contiene fibras nerviosas que mandan y reciben mensajes desde y hacia tu cerebro.

Movimiento esofágico irregular

La actividad muscular ondular que impulsa la materia a través de tu esófago, generalmente está coordinada de modo que facilite el pasaje de comida y fluidos hacia tu estómago. De hecho, al menos tres ondas de contracción consecutivas suceden después de cada ingesta para asegurarse de que éste quede vacío. Varios desórdenes de actividad muscular, comúnmente llamados desórdenes de motilidad esofágica, pueden interferir con el vaciamiento del esófago. Algunos de estos, tales como una condición llamada "esófago en cascanueces", se caracterizan por espasmos esofágicos dolorosos.

Estrechamiento esofágico

Si una parte de tu esófago se estrecha o inflama, un problema que a veces ocurre tiene que ver con la enfermedad crónica de reflujo gastroesofágico o ERGE, y puedes sentir dolor cada vez que tragas o eructas. También podrías experimentar la sensación de que la comida se queda pegada a tu esófago. Algunos desórdenes inmunológicos, como la esclerodermia, pueden causar la rigidez o constricción de tu esófago, provocando que tragar sea difícil y doloroso.

Lesiones esofágicas

Si recientemente tragaste algo puntiagudo o irritante, pasaste por un ataque de nauseas o se te quedó pegada alguna píldora en tu esófago, puede ser que hayas lastimado su pared interna. Varias de estas lesiones son leves y se resuelven solas, pero por varios días causan dolor al tragar o eructar. La ERGE puede provocar heridas recurrentes o crónicas en la parte inferior de tu esófago. Un estudio del 2012 de "Journal of Gastroenterology and Hepatology” demuestra que hay una conexión entre la ERGE y el dolor torácico, y un examen de “American Family Physician” informa que más del 50% de personas con dolor de pecho, no causado por problemas del corazón, tienen enfermedad crónica de reflujo gastroesofágico.

Precauciones

El dolor de pecho asociado con tragar y eructar es un síntoma inquietante. Condiciones serias como la ERGE, síndromes de desmotilidad, desórdenes inmunológicos e incluso cáncer esofágico se pueden presentar de esta forma. Si recuerdas haber tenido un episodio en donde te podrías haber lastimado tu esófago, como tener una píldora alojada en tu garganta, es razonable esperar varios días para ver si mejoras. Sin embargo, si tu dolor dura más que sólo unos días, si la comida se queda adherida a tu esófago o si tu dolor parece empeorar, consulta a tu médico lo más pronto posible.

ADVERTENCIA: Este artículo no debe considerarse como un equivalente de una consulta médica profesional. Consulte a su médico de confianza ante cualquier duda sobre este u otro tema relacionado con su salud.