Supinación al correr

Escrito por Shelley Frost | Traducido por Guido Grimann
La falta de supinación se produce cuando el pie no gira lo suficiente hacia adentro.
Jupiterimages/Comstock/Getty Images

La forma en la que tu pie toca el suelo al correr afecta la manera en la que absorbe el impacto. La pronación o supinación se refiere al giro hacia adentro que da tu pie al hacer contacto con el suelo. El arco de tu pie afecta la pronación. Una pronación neutra es ideal, pero muchos corredores, ya sea por tener exceso o falta de supinación, pueden sufrir lesiones o sentir dolor en las articulaciones y los músculos.

Definición

La forma en la que tu pie toca el suelo al correr afecta la manera en la que absorbe el impacto.
Digital Vision./Photodisc/Getty Images

La falta de supinación es el término utilizado para describir un pie que no rueda hacia adentro lo suficiente cuando golpea el suelo. El pie no absorbe el choque que se genera al golpear el suelo, y, asimismo, una menor parte del pie entra en contacto con él.. Las personas con arcos altos tienden a sufrir de esta condición. Este tipo de pronación suele ocurrir con menor frecuencia que el exceso de supinación, pero ambos tipos pueden causar problemas en los corredores.

Identificación

La falta de supinación es el término utilizado para describir un pie que no rueda hacia adentro lo suficiente.
Ezra Shaw/Digital Vision/Getty Images

Un método sencillo para identificar la falta de supinación es dar un paso con normalidad en tu alfombra de baño con los pies mojados, aunque hacerlo sobre un pedazo de cartón o superficie similar también funciona. Si una gran parte de los pies no se aparece en la zona del arco, puede ser que estés sufriendo esta condición. Otro método de identificación el de revisar tus zapatos de correr. Con los dos zapatos en una superficie plana, tal como una mesa, mira a la parte trasera de ellos al nivel del ojo. De sufrir de falta de supinación, los zapatos probablemente se inclinen hacia el exterior. También puedes observar un mayor desgaste en el borde exterior de la planta o un desplazamiento de la parte superior de la zapatilla. Otra opción es la de realizarte análisis de la forma en la que marchas en una tienda de artículos para correr.

Problemas

Un método sencillo para identificar la falta de supinación es dar un paso con normalidad en tu alfombra de baño con los pies mojados.
Photodisc/Digital Vision/Getty Images

La falta del proceso de girar el pie hacia adentro provoca mayores choques para alcanzar la pierna inferior. Esto puede causar problemas en las articulaciones o dar lugar a fracturas por estrés, incluso dar lugar a la aparición de la fascitis plantar. Puede ser también que experimentes dolores en los pies, sobre todo los arcos. La falta de supinación afecta tu modo de andar al correr, posiblemente haciendo que seas menos eficiente en cada paso.

Soluciones

La falta del proceso de girar el pie hacia adentro provoca mayores choques para alcanzar la pierna inferior.
Photodisc/Photodisc/Getty Images

Los zapatos de correr especialmente diseñados para corredores que sufren de esta condición reducen los riesgos de dolores y lesiones. Los zapatos ayudan a absorber el golpe que se genera cuando tus pies golpean el suelo. Busca una mayor amortiguación en el zapato para brindar apoyo a tu pie. Los miembros del personal de las tiendas de artículos de correr normalmente pueden recomendarte determinados zapatos, que serán los que mejor se adapten a tu modo de andar cuando corres. Una minuciosa rutina de calentamiento y también de enfriamiento ayuda a reducir el riesgo de que se produzcan lesiones, mediante la preparación de los músculos y el aumento de su flexibilidad de los músculos. Si tu falta de supinación sigue afectando tu desempeño, visita a tu médico para obtener otras alternativas.