Cómo suavizar talones ásperos con un remedio casero

Escrito por Kat Long | Traducido por Yolanda Adriana Paulín Vázquez
La exfoliación natural puede ayudar a los talones ásperos.
vacation image by Aleksander from Fotolia.com

Casi el 40 por ciento de los estadounidenses han experimentado dolor en los talones, de acuerdo con la American Podiatric Medical Association, y los talones ásperos y con callosidades es una de las quejas más comunes. Afortunadamente, la piel áspera de tus pies raramente requiere de atención médica y puede ser remediada con una rutina casera de exfoliación, humectación y protección. Un régimen nocturno con ingredientes comunes y baratos te dará talones saludables.

Lava tus pies con agua tibia y jabón de Castilla líquido, un limpiador con base de aceite, puro y vegetal. Enjuaga con agua limpia y da palmadas para secar con la toalla de algodón.

Llena la tina de plástico con agua tibia y añade las sales Epsom en la dosis recomendada en el envase. Sumerge tus pies por 10 o 15 minutos, o hasta que la piel áspera de tus talones se haya suavizado. Enjuaga y seca tus pies.

Talla un talón gentilmente con una piedra pómez de grano fino. No talles muy fuerte; sólo trata de quitar la capa exterior de piel suavizada. Si experimentas enrojecimiento o dolor, estás haciéndolo muy agresivamente. Repite el proceso en el otro talón hasta que los dos estén suaves y lisos.

Prueba este truco si la piel áspera es realmente dura. Muele cinco tabletas de aspirinas y mézclalas para hacer una pasta con media cucharadita de jugo de limón. Esparce sobre los dos talones, luego envuelve tus pies con plástico y una toalla caliente. Después de 10 minutos, desenvuélvelos y enjuágalos. Frótalos con la piedra pómez; la piel debe caerse más fácilmente.

Aplica una capa delgada de vaselina en los dos talones. Deja que la piel absorba el ungüento, y aplica otra capa si la piel todavía parece áspera o seca. Si tu piel se siente pulida después de unos minutos, haz aplicado demasiada.

Ponte un par de calcetines de algodón y poliéster limpios. Esta mezcla de materiales permite que la piel transpire, y ayuda a mantener la humedad alrededor de los puntos secos, especialmente en tus talones.

Consejo

Los talones ásperos son usualmente causados por zapatos que no te quedan bien que rozan tu talón o planta del pie. Siempre viste zapatos apropiados y calcetines que acojinen tus pies.

Advertencias

Si tienes diabetes o mala circulación en tus piernas y pies, consulta a tu médico antes de empezar cualquier régimen del cuidado de tus pies.