¿Búscas estar en forma y perder peso? ¡Prueba nuestra calculadora de índice de masa corporal y pérdida de peso!

Sistemas del cuerpo humano y sus funciones

Escrito por Luis Malavé | Fecha actualizada May 28, 2018

El cuerpo humano se compone de sistemas organizados que trabajan de manera coordinada para cumplir todas las funciones necesarias para la vida del organismo.

Cada sistema agrupa un conjunto de órganos y tejidos específicos del cuerpo, pero cada uno depende de los demás para garantizar que el cuerpo sea capaz de realizar acciones como moverse, pensar y respirar.

Lee también: Las funciones de los órganos humanos

Aunque cada sistema interactúa con el otro, poseen distintas funciones que los hacen específicos. Vamos a revisar cuáles funciones son estas y porque son importantes para la vida del ser humano.

El sistema digestivo

El sistema digestivo está formado por la boca, faringe, esófago, el estómago, el intestino delgado y el intestino grueso.

También incluye la vesícula biliar el páncreas, glándulas que liberan enzimas necesarias para la descomposición de grasas y azúcares en los alimentos.

La función del sistema digestivo es digerir los alimentos y extraer de ellos los nutrientes, minerales, proteínas, vitaminas y demás elementos necesarios para la formación y regeneración de las células musculares, de los huesos, el funcionamiento del cerebro y todas las funciones metabólicas y energéticas de las células del cuerpo.

Cualquier problema en el sistema digestivo afectará la nutrición general del organismo y por lo tanto causará un impacto negativo en el funcionamiento de los demás sistemas.

El sistema respiratorio

El sistema respiratorio está conformado por los pulmones y las vías respiratorias, o bronquios, que los comunican con la nariz y la boca, puntos de entrada y salida de los gases atmosféricos al cuerpo.

El sistema respiratorio trabaja directamente con el sistema circulatorio, pues es el responsable del intercambio de oxígeno entre el organismo y el aire.

Este proceso se realiza cuando la sangre cargada de glóbulos rojos que han absorbido el dióxido de carbono producto del metabolismo celular llega a los pulmones.

Allí se produce un intercambio de dióxido de carbono por oxígeno que ingresó a través del aire aspirado por los pulmones, que es llevado de vuelta a los tejidos de todo el cuerpo por los glóbulos rojos.

El transporte de la sangre, y por consiguiente de los glóbulos rojos, es realizado por las venas y arterias del sistema circulatorio, por lo que ambos sistemas están estrechamente vinculados entre sí.

Es de destacar que el sistema respiratorio también se relaciona estrechamente con el sistema muscular, pues la acción de aspirar y expulsar aire solo es posible gracias a los movimientos realizados por los músculos del diafragma y músculos intercostales.

El sistema circulatorio

El sistema circulatorio está formado por el corazón y los vasos sanguíneos, los cuales llevan oxígeno y nutrientes a los tejidos del cuerpo.

El corazón es el principal caballo de batalla del sistema circulatorio, pues con sus pulsaciones mantiene un bombeo constante de sangre a través de las venas y arterias a todos los rincones del cuerpo.

Además, el sistema circulatorio mantiene la presión sanguínea en los capilares para que los tejidos reciban suficiente oxígeno para mantener a las células con vida.

El sistema muscular y esquelético

El sistema esquelético, o simplemente esqueleto, está formado de huesos que le dan estructura y soporte al cuerpo.

Dentro de los huesos se encuentra la médula ósea, tejido blando y de consistencia grasosa que tiene una importante función en la formación de glóbulos rojos, que llevarán oxígeno al organismo desde los pulmones, así como de los glóbulos blancos, responsables de atacar y erradicar bacterias y patógenos presentes en la sangre.

Artículo relacionado: Los músculos más grandes del cuerpo humano

Por su parte el sistema muscular está conformado por los músculos, estructuras de fibras capaces de estirarse y contraerse, algunas de manera voluntaria y otras no, que están unidas a los huesos y le dan al cuerpo la capacidad de movimiento.

Estos movimientos son coordinados desde el cerebro, en el caso de los músculos de movimiento voluntario como los presentes en brazos y cuellos, mientras que otros se controlan a través del sistema nervioso autónomo, como los músculos que dan movimiento a estómago e intestinos, retina del ojo y otros.

El sistema nervioso

El sistema nervioso está conformado por el cerebro, cerebelo y una amplísima red de nervios que los enlazan con todos los músculos y tejidos del cuerpo, con la piel y con los órganos responsables de la visión, audición, tacto y gusto.

El cerebro es el componente central que envía impulsos eléctricos a cada parte del cuerpo. Cada sensación, movimiento y pensamiento proviene y es originado y controlado por el sistema nervioso.

ADVERTENCIA: Este artículo no debe considerarse como un equivalente de una consulta médica profesional. Consulte a su médico de confianza ante cualquier duda sobre este u otro tema relacionado con su salud.