¿Búscas estar en forma y perder peso? ¡Prueba nuestra calculadora de índice de masa corporal y pérdida de peso!
x

Síntomas de la rinitis crónica

Escrito por Matias Cohen | Fecha actualizada August 24, 2018

Pasar la mayor parte del día con la nariz tapada o "goteando" no es normal. Se trata de un trastorno que se conoce como rinitis y puede tener muchas causas, por lo que existen también varios tipos de rinitis.

Tener rinorrea, estornudar frecuentemente y tener congestión nasal evidencia la presencia de una rinitis, que puede evolucionar de forma aguda o crónica. En el primero de los casos, la rinitis será intermitente, osea que aparece sólo por momentos, mientras que en el segundo, su acción será persistente, es decir, que puede durar todo el año.

De eso se trata la rinitis crónica: convivir prácticamente todo el año con síntomas molestos que muchas veces interfieren en las actividades cotidianas. Este tipo de rinitis, a su vez, puede dividirse en dos tipos: no alérgica y alérgica, dependiendo de su origen, es decir, los factores que la causan.

Te puede interesar: Las 4 etapas de las alergias

Cómo detectar una rinitis alérgica

Como su nombre lo indica, una rinitis alérgica se desencadena cuando se aspira alguna sustancia a la que el cuerpo es alérgica, principalmente los ácaros, presentes en prácticamente todas las superficies, en especial en alfombras, almohadas, muñecos de peluche, etc. Es decir, si una persona es propensa a las alergias, es muy probable que estos ácaros provoquen rinitis.

Tener mascotas es también un detonante, ya que sus pelos pueden ser el peor enemigo de las alergias latentes y desatar este tipo de rinitis, así como los pólenes, razón por la cual a comienzos de la primavera es el peor momento para las personas alérgicas.

La Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica asegura que las rinitis alérgicas tienen una prevalencia de alrededor de un 21% de la población general.

Para detectar el alergeno causante de la rinitis alérgica, el principal método de diagnóstico es la prueba cutánea, que se puede realizar mediante tres procedimientos: utilizar el antebrazo como "área de prueba" para testear entre los distintos alergenos cuál es el que provoca la alergia. La segunda opción es la prueba intradérmica, que consiste en el mismo procedimiento que el anterior, pero de manera más profunda en la piel. La tercera alternativa es la colocación de un parche con la sustancia a la que se sospecha es alérgico el paciente durante 48 horas.

Los síntomas de una rinitis alérgica alternan entre nariz congestionada, sensación de resfriado, estornudos, ojos llorosos, fatiga e irritabilidad, cansancio, mucosidad en la garganta, goteo nasal y tos, los cuales pueden ser constantes o presentarse ocasionalmente.

Te puede interesar: Lista de medicamentos para alergias

Causas de la rinitis no alérgica

Los síntomas de la rinitis no alérgica son idénticos a los de las rinitis alérgicas, por lo que para diagnosticarla primero es necesario descartar todas las causas alergenas. En estos casos, el origenaún resulta una incógnita para la ciencia.

Lo que sí se puede confirmar es el mecanismo por el que se desata. Cuando los vasos sanguíneos de la nariz se dilatan, por motivos que aún se intentan determinar, llenan la nariz de sangre y líquido, provocando este tipo de rinitis.

Algunos factores pueden estar relacionados con la aparición de la rinitis no alérgica, como la permanencia en lugares con mucho polvo u olores fuertes (como perfumerías, tiendas de productos de limpieza, lugares con olor a amoníaco, etc), cambios constantes de clima, infecciones virales, alimentación con mucho condimento (picantes), exceso de consumo de bebidas alcohólicas o algunos medicamentos.

La Mayo Clinic de los Estados Unidos señala a los cambios hormonales como uno de los posibles desencadenantes, lo que explica que sean las mujeres más propensas a padecerla.

Un factor detonante de rinitis no alérgicas es, el uso excesivo de descongestivos nasales, paradójicamente utilizados en las rinitis para destapar las vías aéreas. Esto ocurre porque el uso prolongado de estos descongestivos producen un acostumbramiento y dependencia del cuerpo.

Te puede interesar: ¿Qué es la influenza B?

¿Cómo tratar las rinitis?

Las rinitis crónicas pueden ser tratadas con el objetivo de paliar los síntomas, dependiendo del origen de cada una.

En las rinitis alérgicas la principal indicación del médico será evitar los alergenos causantes. Si bien eso muchas veces puede ser prácticamente imposible, se pueden tomar medidas para reducir la exposición:

  • Reducir los los ácaros y el polvo en el hogar.
  • No utilizar aspiradoras, ya que suelen levantar el polvo.
  • Evitar salir en momentos donde hay más viento. O bien cubrirse la boca y la nariz para reducir el ingreso de pólenes.
  • No utilizar alfombras.
  • Utilizar un deshumidificador para secar el aire de la casa.
  • Mantener las zonas donde están las mascotas lo más limpias posibles. 

Además de estas medidas, el médico podrá recomendar el uso de medicamentos antihistamínicos, que suelen ser efectivos contra los síntomas. Otra opción farmacológica son los corticoesteroides nasales en aerosol o descongestivos nasales (por un máximo de 3 días). Cuando esto no resulta, se podrá considerar algún tratamiento inmunoterapéutico.

Las rinitis no alérgicas, por su parte, no tienen un tratamiento específico. Se suelen indicar aerosoles nasales salinos, los cuales son de venta libre y no necesitan prescripción. Su acción es el de limpiar las fosas nasales de agentes irritantes, eliminar la mucosidad y suavizar las membranas de la nariz.

Te puede interesar: Síntomas de las alergias de verano

Si esto no fuera suficiente para paliar los síntomas, se pueden utilizar algunos medicamentos para la rinitis alérgica, como los antihistamínicos o corticoesteroides. Sin embargo, su efectividad en este tipo de rinitis no suele ser tan efectiva.

Algunas veces, incluso, se deberá recurrir a la cirugía, si se detecta que la causa es una desviación del tabique nasal o la presencia de pólipos en la nariz.

ADVERTENCIA: Este artículo no debe considerarse como un equivalente de una consulta médica profesional. Consulte a su médico de confianza ante cualquier duda sobre este u otro tema relacionado con su salud.