¿Qué significa el ejercicio cardiovascular?

Escrito por Patrick Dale | Traducido por Ariadna Delgado
Correr requiere un buen nivel de estado físico cardiovascular.
Yagi Studio/Photodisc/Getty Images

El Colegio Americano de Medicina del Deporte describe la aptitud cardiovascular, a veces conocida como una capacidad aeróbica, por la capacidad de tu cuerpo para absorber, transportar y utilizar el oxígeno durante el ejercicio. La aptitud cardiovascular es el resultado de tu corazón, los pulmones, los músculos y la sangre trabajando juntos en concierto mientras haces ejercicio. A veces llamado CV fitness, el ejercicio cardiovascular está íntimamente ligado con la salud.

Medición de la aptitud cardiovascular

Medición de la aptitud cardiovascular.
Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

La aptitud cardiovascular se expresa como el VO2 max —el volumen máximo de oxígeno que se puede tomar a través de los pulmones, de la bomba alrededor de tu cuerpo usando el corazón y los vasos sanguíneos y luego hacer uso de tus músculos—. La aptitud cardiovascular puede evaluarse utilizando una serie de pruebas, incluyendo pruebas de esfuerzo, pruebas de Step-Up, ciclismo y las pruebas de remo. Las pruebas de aptitud rudimentarias suelen usar cableados en máquinas comunes de ejercicios de cardio para poder evaluar tu estado físico CV sin tener que ir a un laboratorio de ciencias del deporte.

Factores de aptitud cardiovascular

A medida que estás en forma tu cuerpo produce numerosas adaptaciones que se traducen en una mejora de la salud cardiovascular.
Mike Powell/Digital Vision/Getty Images

A medida que estás en forma —por ejemplo después de un largo período de realización de ejercicio aeróbico regular— tu cuerpo produce numerosas adaptaciones que se traducen en una mejora de la salud cardiovascular. Los músculos involucrados en la respiración —los intercostales y el diafragma— se hacen más fuertes y más eficientes. Los capilares en los alvéolos —los pequeños vasos sanguíneos que irrigan los sacos de aire de profundidad en los pulmones—- aumentan en número. En pocas palabras, adquieres mejores condiciones para tomar oxígeno y exhalas dióxido de carbono. Tu corazón se vuelve más fuerte y más eficiente a medida que te pones en forma. Un corazón fuerte y en forma puede bombear más sangre por latido que un corazón más pequeño, menos apto. Tus músculos también se ponen más en forma y más fuertes como resultado del ejercicio. El número y tamaño de los capilares que entregan oxígeno a tomar y dióxido de carbono a los músculos, aumenta. El número y tamaño de las mitocondrias —las células productoras de energía— también aumenta.

Beneficios de la aptitud cardiovascular

Beneficios de la aptitud cardiovascular.
Zedcor Wholly Owned/PhotoObjects.net/Getty Images

De acuerdo con la National Strength and Conditioning Association, la aptitud cardiovascular está relacionada con una reducción de la presión arterial, reduce el riesgo de desarrollar enfermedad coronaria, disminuye la incidencia de la diabetes, el riesgo de accidentes cerebrovasculares y ataques cardíacos, la grasa inferior, aumenta la masa ósea, mejora los niveles de energía y brinda mayor resistencia a las enfermedades y a la fatiga. Estos beneficios se atribuyen al ejercicio cardiovascular tanto como lo son la salud cardiovascular. Los beneficios disminuyen si el ejercicio no es regular y consistente.

Desarrollo de la aptitud cardiovascular

Para obtener el máximo de tus entrenamientos cardiovasculares, el ACSM sugiere que hagas ejercicio de tres a cinco veces por semana, de 60 a 90 por ciento de tu ritmo cardíaco máximo.
Thomas Northcut/Digital Vision/Getty Images

Para obtener el máximo de tus entrenamientos cardiovasculares, el ACSM (por sus siglas en inglés) sugiere que hagas ejercicio de tres a cinco veces por semana, de 60 a 90 por ciento de tu ritmo cardíaco máximo. Las sesiones deben durar entre 20 y 30 minutos, y debes elegir ejercicios que utilicen grandes grupos musculares de forma rítmica, como el ciclismo, correr, nadar o remar.

Precauciones

Consulta a un médico antes de comenzar cualquier tipo de nueva rutina de ejercicios.
Creatas Images/Creatas/Getty Images

El ejercicio cardiovascular es beneficioso y saludable, pero no está exento de riesgos. Si has sido sedentario durante mucho tiempo, y estás significativamente con sobrepeso, sufres de alguna forma de enfermedad cardiovascular o metabólica o tienes problemas en las articulaciones, consulta a un médico antes de comenzar cualquier tipo de nueva rutina de ejercicios.