¿Búscas estar en forma y perder peso? ¡Prueba nuestra calculadora de índice de masa corporal y pérdida de peso!

¿Se puede beber alcohol después de hacerse un tatuaje?

Escrito por Luis Malavé | Fecha actualizada June 28, 2018

Como tatuaje se denomina, a manera simple, la práctica de realizar dibujos permanentes con tinta inyectada en la epidermis humana con intención de reflejar ideas o creaciones pictóricas de tipo religioso, amoroso, reflejar vivencias personales o de identificación tribal, entre muchas otras razones.

El hombre se tatúa la piel desde la Edad de Piedra y los pueblos neolíticos euroasiáticos ya lo practicaban.

En 1991 fue encontrada la momia congelada de un cazador de la era neolítica en los alpes austro-italianos, que tenía tatuajes de la cabeza a los pies, según informa la revista National Geographic.

Te recomendamos: ¿Cómo asegurar que tu nuevo tatuaje cicatrice de forma bonita?

Con una edad estimada de 5.200 años, estos tatuajes son los más antiguos encontrados hasta la fecha en un cuerpo humano.

Los de la momia de la sacerdotisa egipcia Amunet, encontrada en una tumba en Tebas, Egipto, tenían más de 4.000 años.

Alcohol y tatuajes, mezcla poco recomendada

Hacerse un tatuaje es motivo para celebrar. Sin embargo, el consumo de alcohol puede convertir una pieza de arte permanente en un grave atentado a tu salud.

Los tatuajes crean una herida abierta que requiere un cuidado provisional. Como la mayoría de las heridas, necesitan ser limpiadas regularmente y con cierto cuidado para evitar cicatrices.

Según el tiempo que tu piel tarde en sanar y el cuidado hecho, el tatuaje se verá o no de la forma en que fue diseñado. Cuidarte garantizará que esta obra en tu piel se pueda curar y apreciar en todo su esplendor.

Después de todo, has hecho una inversión de por vida y se debe disfrutar. Es por eso que es importante asegurarse que el tatuaje cicatrice perfectamente y sin complicaciones y eso debe iniciar apenas salgas de la tienda de tatuajes.

Alcohol afecta el sistema inmunológico

El cuerpo humano trata al alcohol como un veneno y al haber grandes concentraciones de esta sustancia en la sangre destina toda la energía posible a descomponerlo y expulsarlo.

Esto puede restar nutrientes y minerales necesarios para la curación de la piel que ha sido tatuada, además de aumentar las posibilidades de infección.

Sin embargo, beber después de hacerse un tatuaje no se sugiere, pero tampoco es una garantía de infección.

Muchas personas lo hacen bajo la falsa premisa de que el alcohol ayudará a reducir el dolor provocado por las agujas usadas por el tatuador, que en algunos casos y zonas del cuerpo puede ser de gran intensidad.

Sin embargo, asegúrate de limitar el consumo de alcohol y mas bien aumenta tu atención sobre la herida del tatuaje.

Alcohol y sangre

El alcohol aumenta el flujo de sangre en la piel, por lo que la zona del tatuaje sangrará más de lo que haría normalmente.

Esto hará más lenta la cicatrización y podría incluso afectar la forma y textura que el tatuaje tendrá al finalizar el proceso de curación.

Marco de tiempo

Es importante tomar en cuenta que al igual que cualquier herida en la piel, los tatuajes tienen un tiempo de curación diferente en cada persona.

Pregúntale al artista del tatuaje que te atendió cuál sería la cantidad de tiempo que calcula que tardarás en sanar, según la cantidad de tinta aplicada a tu piel y la profundidad con la que penetraron las agujas.

De esto depende saber cuándo sería seguro beber alcohol. La mayoría de los tatuajes tardan de dos a tres semanas en sanar.

¿Cómo cuidar un tatuaje recién hecho?

Nuevamente te recordamos que para que un tatuaje cicatrice perfectamente su cuidado debe comenzar desde el primer vendaje aplicado en la tienda del artista tatuador.

Este vendaje debe mantenerse en su sitio por al menos una hora después del procedimiento.

Luego quita la cinta del vendaje tocando el tatuaje lo menos posible. No vuelvas a vendarlo, dejar puesto un vendaje sobre el tatuaje puede resultar en excesos de humedad que no permitirán una cicatrización apropiada.

Lava el tatuaje con un jabón suave, sin perfume y agua dos o tres veces al día durante entre los siguientes 7 a 10 días.

Utiliza tu mano para lavar suavemente y luego seca el tatuaje suavemente con una toalla suave y limpia o una toalla de papel.

Coloca una fina capa de ungüento antibiótico sobre el tatuaje recién lavado, tratando de no aplicar en exceso.

Lee también: ¿Cuáles son los peligros de la tinta de tatuaje en niños?

Espárcelo suavemente con una toalla de papel. Demasiado ungüento puede llenar la zona de humedad, lo que puede conducir a que se pele demasiado rápido y no cicatrice adecuadamente.

Cuando el tatuaje haya cicatrizado por completo, es decir, cuando se haya pelado la capa superficial de la piel, procede a suavizar la piel aplicando dos veces al día alguna loción sin perfume, sin colorantes y sin alcohol.

También puedes usar algún ungüento para la reparación de la piel seca.

ADVERTENCIA: Este artículo no debe considerarse como un equivalente de una consulta médica profesional. Consulte a su médico de confianza ante cualquier duda sobre este u otro tema relacionado con su salud.