Sangrado vaginal después de hacer ejercicio

Escrito por Eshe Asale
Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

La duración de un ciclo menstrual generalmente oscila entre 21 y 35 días en una mujer adulta y entre 21 y 45 días en chicas adolescentes; el National Women´s Health Information Center explicó que varias mujeres experimentan un sangrado anormal en alguna etapa de su vida. El sangrado entre ciclos, periodos demasiado frecuentes o escasos y la pérdida abundante de sangre son los ejemplos de sangrado anormal. El estrés, las enfermedades, los desórdenes alimentarios y un desequilibrio hormonal pueden desencadenarlo, tanto como ejercicios largos, intensos y excesivos.

Sangrado vaginal anormal

Comstock Images/Comstock/Getty Images

Un ciclo menstrual normal se calcula desde el primer día del período al primer día del siguiente, aunque los ciclos menstruales difieren según la persona. El sangrado o manchado entre los ciclos menstruales, después de la menopausia, después de una relación sexual o después del ejercicio es considerado anormal. Los cambios en el ciclo menstrual pueden ocurrir como resultado de fluctuaciones hormonales, estrés emocional y físico, cambios en la dieta o estilo de vida, embarazo o enfermedades crónicas. Los sangrados anormales y períodos inusualmente abundantes, conocidos como menorragia, pueden estar relacionados a trastornos como miomas uterinos, endometriosis, pólipos cervicales, enfermedades de transmisión sexual o cáncer cervical, de modo que es vital que consultes con tu ginecóloga o médico clínico si estás experimentando sangrados anormales después de hacer ejercicio o en cualquier otro momento durante tu ciclo menstrual.

Ejercicio intensivo y estrés

Chris Clinton/Digital Vision/Getty Images

Hacer ejercicio de manera regular puede beneficiar tu salud y tu bienestar general, y entrenar durante la menstruación en realidad ayudar a aliviar malestares y calambres dolorosos. Por otro lado, ejercicios extremadamente demandantes pueden irrumpir en el equilibrio hormonal, como someter al cuerpo a un ejercicio físico excesivo eleva los niveles de estrés, lo cual puede causar el sangrado después de ejercitarse. El Journal of Endocrinological Investigation publicó en el 2008 un estudio en donde los efectos del ejercicio sobre los niveles de estrés fueron investigados. Según este estudio, entrenamientos de baja intensidad reducen cierta cantidad de hormonas de estrés cortisol, mientras que ejercicios extenuantes mostraron niveles elevados.

Estrés y fluctuaciones hormonales

Thinkstock Images/Comstock/Getty Images

Tu cuerpo responde cuando te enfrentas con estrés emocional o físico mediante la liberación de cortisol. Esta hormona primaria de estrés desencadena la respuesta de lucha o huida, ayudando a tu cuerpo a combatir con situaciones peligrosas o riesgosas para la vida. Sin embargo, el síndrome de estrés crónico se ha convertido en un trastorno común en la sociedad de hoy, y los niveles elevados de estrés continuamente son un aspecto fundamental de la vida moderna, combinados también con descanso y relajación insuficientes. La clínica de bienestar de la mujer, Women to Women, explicó que constantes estados de estrés alteran el balance de los niveles de progesterona y estrógenos, haciéndote susceptible a períodos irregulares y sangrados anormales. Shape Fit recomienda mantener cortos entrenamientos intensivos para evitar niveles de estrés elevados y agregó que el cortisol aumenta cuando los entrenamientos son intensivos y duran más de 45 o 60 minutos.

La adaptación de las rutinas de ejercicio

Los cambios fisiológicos y psicológicos se producen en diferentes fases durante tu ciclo menstrual, explicó la revista en línea Fitness Avenues. La temperatura corporal se incrementa durante la ovulación, mientras que los niveles de progesterona y estrógenos lo hacen en la fase lútea. Tu cuerpo está orientado a soportar ejercicios más largos e intensos durante la fase lútea, según Fitnnes Avenues, lo cual ocurre como resultado del incremento de estrógeno. La adaptación de ejercicios y rutinas alterando altas y bajas intensidades a través de tu ciclo hormonal puede acomodar los cambios hormonales, lo que te permite evitar el estrés de tu cuerpo y reducir el riesgo de sangrados anormales.