¿Búscas estar en forma y perder peso? ¡Prueba nuestra calculadora de índice de masa corporal y pérdida de peso!

Respiración rápida en los gatos

Escrito por Luis Malavé | Fecha actualizada June 27, 2018

Los gatos, como todos los mamíferos, presentan respiración pulmonar y respiran de diversas formas dependiendo de su estado de salud y su nivel de actividad.

Normalmente, un gato respira suave y uniformemente sin dificultad.

Pero, si notas que tu mascota comienza a respirar de manera rápida, debes ponerte alerta porque puedes estar ante un problema serio.

Estos pequeños mamíferos tienen 9 modos de respirar, que corresponden a diferentes estados de ánimo o de actividad, dolor o incluso placer.

Te recomendamos: ¿Cómo diagnosticar orina espumosa en un gato?

La respiración rápida no es normal y es señal de que hay un problema con nuestra mascota. Esto puede ser estrés, una condición febril, un golpe de calor o incluso una situación emocional.

Si la respiración rápida se mantiene por varios días debes llevar tu gato al veterinario para que lo revise y descarte si tiene una enfermedad cardíaca, pulmonar o ha sufrido un shock de algún tipo o una condición de enfermedad.

La respiración lenta también es una mala señal en los gatgos y puede responder a un envenenamiento o una encefalitis.

Debes vigilar si el gato come normalmente y su estado de ánimo y cambio de respiración y no dudes en correr al veterinario si se agrava.

La respiración con jadeos es normal en gatos que acaban de hacer una actividad física intensa, pues es parte de su mecanismo de termoregulación o de regulación de la temperatura corporal.

Si tu gato tiene una respiración con ruidos, es señal de una infección de las vías respiratorias o una obstrucción de estas. En este caso debes llevarlo a un veterinario para que la ponga el tratamiento que requiera.

La respiración rasposa se presenta cuando el aire que aspira el gato pasa por un conducto pulmonar que se ha estrechado por alguna razón, como las cuerdas vocales, indicación de que podría haber un objeto extraño obstruyéndolas.

La respiración en hilo se caracteriza por la presencia de un silbido al respirar o expirar. Esta es señal de un estrechamiento de los tubos bronquiales o de la tráquea.

Las causas podrían ser pelos acumulados durante la limpieza rutinaria del gato, parásitos, asma o un problema del corazón.

Una respiración poco profunda implica una limitación en el movimiento del diafragma y las costillas del gato, a causa de una fractura o un astillamiento de las costillas.

Implicaciones de la respiración rápida en un gato

Los veterinarios coinciden en que la respiración rápida en un mamífero, sea cual sea, es señal de que el animal está sufriendo dolor o no está obteniendo suficiente oxígeno.

Buscar lesiones o problemas que puedan estar causando dolor en el animal es el primer paso.

Examina los ojos y palpa suavemente el abdomen para ver si el animal responde de forma adversa. Mueve las patas del gato en forma circular para ver si siente dolor.

Causas frecuentes

Si el dolor no es el problema, el gato puede estar sufriendo otro malestar.

Los gatos con falla cardíaca congestiva tienen dificultad para tomar oxígeno y a menudo no se echan ya que, según explica el veterinario Ralph Barrett, "sentarse derechos los ayuda a respirar un poco mejor, al igual que las personas con problemas respiratorios usan almohadas para mantenerse elevados".

Las infecciones respiratorias y el asma también causan dificultades respiratorias en los gatos.

Las encías de color azul o gris son un signo de falta de oxígeno.

Otras causas

Aparte de las principales causas, existen varias otras posibilidades, por lo cual un gato que está respirando agitadamente debe ser llevado a un veterinario.

Otros disparadores incluyen fiebre, estrés, conmoción, anemia, deshidratación, enfermedades pulmonares, acumulación de toxinas, diabetes y falla renal, aunque no son los únicos.

Determinar la causa precisa es difícil y a menudo se requiere la realización de radiografías y otras pruebas.

Signos de gravedad

La respiración rápida acompañada de cualquiera de los siguientes signos es causa de alarma mayor y debe buscarse ayuda para el animal de inmediato.

Los signos a tener en cuenta incluyen síntomas en relación con la fiebre y las encías, jadeos pesados, cambios en la voz, sibilancias, estornudos, tos, náuseas, ronquidos, jadeos nocturnos, pesadez de estómago, nariz seca, sangrante o con costras y descarga de fluidos por la nariz o por la boca.

Tratamiento para la respiración rápida

Debido a que la respiración rápida puede ser signo de un problema serio, el gato debe ser llevado de inmediato a un veterinario.

Este realizará un examen completo consistente en pruebas como análisis de orina, recuento de células sanguíneas, radiografías de tórax y perfiles bioquímicos.

Lee además: ¿Por qué un gato castrado macho sigue rociando?

La terapia con oxígeno y con fluidos y ciertos medicamentos son útiles para tratar la condición.

Sin embargo, solo un veterinario debería determinar el tratamiento, medicación o terapia a aplicar a tu mascota.

ADVERTENCIA: Este artículo no debe considerarse como un equivalente de una consulta médica profesional. Consulte a su médico de confianza ante cualquier duda sobre este u otro tema relacionado con su salud.