Remedios caseros para la pérdida de voz

Escrito por Eva Bonastre
Quedarse sin voz puede afectar las relaciones personales y también las laborales.
Jupiterimages/Comstock/Getty Images

Puedes perder la voz debido a un mal uso, muy común entre aquellos profesionales que trabajan con ella como los profesores o los cantantes, por malos hábitos como el fumar, o por una enfermedad, por ejemplo. Aquí vas a encontrar algunos remedios caseros para mejorar la afonía y disfrutar de nuevo de tu voz. Eso sí, consulta a tu médico si no ves una mejoría en pocos días.

Infusión y sopa de tomillo

El tomillo o Thymus vulgaris, además de ser un sabroso condimento culinario, es una planta antiséptica, digestiva e insecticida.
Zedcor Wholly Owned/PhotoObjects.net/Getty Images

La Thymus vulgaris, más conocida como tomillo, es una plata arbustiva que se emplea como rico condimento gastronómico y que posee diversas propiedades medicinales. Es bien conocida como remedio herbal antiséptico y para aliviar el dolor de garganta. Para ello, puedes tomarla a lo largo del día en infusión o como sopa de tomillo.

Limón y miel

La limonada con miel es un remedio que aporta energía y aclara la voz.
Jupiterimages/Comstock/Getty Images

Una limonada casera con miel ayuda a limpiar la garganta, suavizarla y luchar contra infecciones respiratorias. El limón es un cítrico que es conocido por su alto contenido en vitamina C y por ser una fruta antioxidante. La miel lo es por sus cualidades bactericidas y emolientes. Combinando en un vaso el zumo de un limón con un par de cucharadas de miel obtendrás una bebida tónica que te calmará y ayudará a recuperar la voz.

Infusión de pulmonaria, rosal y violeta

Una infusión de escaramujo aporta vitamina A y, por sus cualidades medicinales, ayuda a proteger la garganta.
NA/Photos.com/Getty Images

Tres plantas que presentan cualidades antiinflamatorias, astringentes, antisépticas y emolientes y que ayudan a recuperar la voz son: la pulmonaria (Pulmonaria sp.), el rosal silvestre (Rosa canina) y la violeta (Viola odorata). La pulmonaria es astringente, antiinflamatoria y expectorante. Del rosal silvestre se usa su fruto, el escaramujo, por sus propiedades astringentes, antiinflamatorias y antisépticas. Y la violeta es emoliente, así que te ayudará a suavizar la garganta y a calmar la tos. Con las tres plantas se hace una infusión que puedes tomar o usarla para hacer gárgaras.

Ajo y cebolla

El ajo, o Allium sativum, es uno de los condimentos básicos de la cocina mediterránea con efectos medicinales sobre el organismo.
Burke/Triolo Productions/Brand X Pictures/Getty Images

El ajo y la cebolla son dos alimentos que seguramente tienes en casa, por su amplio uso gastronómico, y que han demostrado ser eficaces en la eliminación de los gérmenes que causan la infección y la irritación de la garganta. Ambas hortalizas tienen propiedades antisépticas, antibacterianas y mucolíticas. Se pueden tomar en crudo, en caldo o como jarabe casero.

Come regaliz

En la imagen se pueden ver algunas plantas medicinales, entre las que se encuentra la regaliz.
Ryan McVay/Photodisc/Getty Images

Mascar la raíz de la planta Glycyrrhiza glabra, cuyo nombre vulgar es regaliz, puede ayudar a proteger y suavizar la garganta. Algunas de sus propiedades son emolientes, antivíricas, antiinflamatorias y bactericidas, con lo que resulta adecuada para tratar afecciones respiratorias que pueden estar relacionadas con la pérdida de la voz. Lo ideal es realizar una decocción con una cucharadita de raíz seca por vaso de agua y tomarla, como mucho, tres veces al día.

Vahos con salvia, eucalipto y lavanda

Notarás alivio tras inhalar los vahos medicinales de la salvia, el eucalipto y la lavanda.
Comstock/Comstock/Getty Images

Calienta una olla en la que pondrás salvia (Salvia officinalis), eucalipto (Eucaliptus globulus) y lavanda (Lavandula officinalis), o sus aceites esenciales, y déjala cocer unos 10 minutos. Después la retiras y respiras sus vapores, harás vahos, con una toalla en la cabeza para retenerlos. Inhalar los vapores de estas plantas ayuda a calmar, expectorar y bajar la inflamación de las vías respiratorias altas.

Agua tibia con sal

Las gárgaras de agua tibia con sal son un remedio contra la afonía simple y económico.
George Marks/Retrofile/Getty Images

Otra manera de reducir la inflamación de la garganta y ayudar a expectorar mucosidades es hacer gárgaras con agua tibia y sal. Para ello, prepara un vaso de agua templada con una pizca de sal. También puedes empapar una toalla con esta solución, envolvértela al cuello y mantenerla así entre 10 y 15 minutos.

Clara de huevo y jugo de limón

Las cualidades naturales del huevo y del limón forman una fórmula bien conocida por los artistas escénicos, como cantantes, presentadores y actores.
Burke/Triolo Productions/Brand X Pictures/Getty Images

Este es un remedio que los cantantes usan para proteger y aclarar la voz. La receta es bastante fácil de realizar, como todas las anteriores aquí, y para ello has de poner en un vaso una clara de huevo, el zumo de un limón y un poco de azúcar. Después, lo mezclas bien. Ahora ya tendrás, lista para tomar, una estimulante bebida que conserva las cualidades de la clara, alta en proteínas y vitaminas, y del limón.

“Prevenir antes que curar”

Hay que prevenir antes que curar.
Creatas Images/Creatas/Getty Images

Con los remedios anteriores lograrás recuperar la voz gracias a remedios caseros y naturales, pero “prevenir antes que curar”, dice este refrán popular español. Así que, si quieres evitar la afonía, es conveniente tener en cuenta una serie de consejos y cambiar algunos hábitos, en especial si para trabajar necesitas la voz, como es el caso de oradores, educadores o vendedores, entre muchos otros. Por tanto, a continuación encontrarás algunos consejos.

Consejos para evitar la afonía

Comer frutas y verduras frescas crudas ayuda a prevenir enfermedades. Algunas de estas, como los cítricos, el ajo y la cebolla, pueden aliviar y combatir el dolor de garganta.
Jupiterimages/Comstock/Getty Images

Descansar las cuerdas vocales (si evitas forzarlas, te recuperarás antes), protegerse del frío y de los cambios bruscos de temperatura (el frío y las bebidas frías agravan el problema), evitar fumar (el humo empeora la laringitis), beber más agua y líquidos (así hidratas las cuerdas vocales), comer frutas y verduras crudas, respirar a través de la nariz (con esto evitas resecar la garganta) y practicar técnicas de relajación de la voz o ejercicios vocales, como los que realizan los cantantes, los presentadores y los actores, son algunos consejos básicos que te prevendrán de la pérdida de voz.