Remedio para la pinguécula

Escrito por Keith Allen
Liquidlibrary/liquidlibrary/Getty Images

La pinguécula se define como una mancha amarillenta en la parte blanca del ojo. A menudo se localiza en la parte del ojo más cercana a la nariz. Esta mancha no es un tumor sino un depósito de grasa y proteínas. No involucra la córnea ni la parte clara del ojo; es un crecimiento que se desarrolla lentamente y rara vez produce problemas significativos en la visión.

Tratamientos para la pinguécula

El tratamiento para la pinguécula normalmente es un tratamiento de los síntomas. Esta mancha o crecimiento normalmente no produce dolor y es motivo de consulta al oftalmólogo por pensar que se trata de un cuerpo extraño o un tumor canceroso.

Si la pinguécula produce sequedad ocular o picazón, puede ser aconsejable utilizar lágrimas artificiales para aliviar los síntomas. En raras ocasiones, puede inflamarse, en cuyo caso se puede recetar un antiiflamatorio.

El único tratamiento para la pinguécula en sí misma es la extirpación quirúrgica. Esta cirugía se justifica cuando está afectada la visión. Una pinguécula que crece sobre la córnea es llamada pterigión; en este caso y cuando la pinguécula afecta la curvatura del ojo y produce astigmatismo, puede estar justificada una cirugía para mejorar la visión.

Otros casos que justifican una cirugía son que el pterigión y la pinguécula sean lo suficientemente grandes y resulten inaceptables desde el punto de vista cosmético o que la sensación de ojo seco producida por la pinguécula no pueda solucionarse satisfactoriamente con las lágrimas artificiales.

La extirpación quirúrgica de la pinguécula para aliviar los síntomas de ojo seco puede mejorar estas molestias, pero es posible que algunos síntomas persistan.

Esta cirugía se realiza en forma ambulatoria bajo anestesia local. Se utilizan gotas oculares tópicas para aliviar las molestias durante el período de recuperación que es de dos a tres semanas.

Si bien no se conocen las causas de la pinguécula, algunos estudios sugieren que puede ser el resultado del exceso de exposición a la luz solar directa. Como precaución, se recomienda usar anteojos de sol con protección ultravioleta.