Receta para hacer un jabón de menta refrescante

Escrito por April Fox
Jupiterimages/Pixland/Getty Images

Ya te encanta la menta por su esencia brillante y reveladora pero ¿sabes que utilizarla en la ducha podría ser realmente bueno para tu piel? El mentol de esta hierba refresca tu piel, lo cual le hace ser un gran jabón para después de tomar el sol. Además ayuda a mejorar la piel grasa y hace que la piel apagada parezca más brillante. Se ha creído durante mucho tiempo que los aceites esenciales mejoran también tu salud mental y comenzar tu día con un fregado vivo de jabón de menta podría ayudarte a sentirte más feliz y más alerta. ¿La cosa más fantástica del jabón de menta? Puedes hacerlo en casa con unos pocos ingredientes de la tienda de manualidades.

Si vas a utilizar harina de avena, utiliza el molinillo de café para triturarla en trozos muy pequeños. No todos los molinillos funcionan de la misma manera así que sigue las instrucciones que vienen con el que estés usando. Aparta a un lado la harina para utilizarla más tarde.

Coloca la base del jabón en la taza medidora y cúbrela muy apretada con la envoltura de plástico. Cocínala al microondas a fuego fuerte durante un minuto.

Quita la envoltura de plástico y revuelve la base del jabón. Vuelve a cubrir la taza medidora con la envoltura de plástico y cocínala al microondas a fuego fuerte durante otro minuto. Continúa revolviendo y cocina en incrementos de un minuto hasta que el jabón esté completamente derretido. Podría llevar unos pocos minutos pero no intentes darte prisa y cocinarlo durante más de un minuto a la vez o el jabón podría derretirse y derramarse, incluso con la envoltura de plástico puesta. ¡No querrás que tu cocina huela a jabón quemado dentro del microondas!

Mezcla el aceite de menta.

Añade al jabón la harina de avena o cáscaras de nuez molidas y revuélvelo bien. Si la harina de avena o las cáscaras se hunden hasta el fondo del recipiente cúbrelo con una envoltura de plástico, espera unos pocos minutos y revuélvelo de nuevo para que queden suspendidas en el jabón.

Vierte con cuidado el jabón líquido dentro de los moldes.

Rocía la parte superior del jabón con alcohol para reducir el burbujeo.

Deja que se asiente el jabón durante varias horas o durante toda la noche. Para sacar el jabón de los moldes debes doblarlos como harías con una bandeja para cubitos de hielo. Enrolla tus jabones nuevos de menta en una envoltura de plástico para guardarlos y disfruta.

Consejo

La harina de avena o cáscaras de nuez sirven como exfoliantes y puedes apartarlas si quieres. Experimenta con diferentes esencias para moldes y épocas distintas. Todas las cosas que necesitas para hacer el jabón de menta refrescante excepto la harina de avena y el molinillo de café deben estar disponibles en tiendas grandes de manualidades.

Advertencias

Ten cuidado cuando manejes el jabón derretido ya que estará muy caliente.