¿Búscas estar en forma y perder peso? ¡Prueba nuestra calculadora de índice de masa corporal y pérdida de peso!

¿Para qué se receta el Adderall?

Escrito por Matias Cohen | Traducido porIrene Cudich | Fecha actualizada September 14, 2018

La combinación de amfetamina y dextroanfetamina es un medicamento que se comercializa como Adderall, indicado para el tratamiento de la narcolepsia y el trastorno de déficit de atención e hiperactividad (TDAH).

No obstante, también tiene otros usos que pueden poner en serio riesgo la vida de las personas, como potenciador cognitivo, afrodisíaco y euforizante, por lo que es necesario conocer de qué se trata este fármaco, sus interacciones y, principalmente, sus efectos adversos.

Los principios activos de Adderall, que se comercializa sólo bajo receta médica (no se puede ni se debe adquirir libremente), son dextroanfetamina y levoanfetamina, ambos estimulantes del sistema nervioso central que afectan a los químicos del cerebro y los nervios que influyen en la hiperactividad.

Te puede interesar: Lista de drogas depresoras

¿Cómo se administra el Adderall?

La combinación de dextroanfetamina y anfetamina se puede indicar para controlar los síntomas del trastorno de déficit de atención con hiperactividad tanto en niños como en adultos (problemas para concentrarse o dificultad para acatar órdenes).

El TDAH es una patología que abarca tres tipos de síntomas:

  • Dificultad para prestar atención o concentrarse en ciertas tareas.
  • Ser hiperactivo.
  • Ser impulsivo.

El Adderall no cura el TDAH (no tiene cura este trastorno), pero sí puede ayudar a paliar los síntomas y, en las dosis indicadas, los niños y adolescentes toleran bien este medicamento, cuya administración oral, y la dosis habitual es de una (por la mañana) o tres tomas diarias.

También se indica para el tratamiento de la narcolepsia, trastorno neurológico crónico que provoca una incapacidad cerebral de regular normalmente los ciclos de sueño y despertar, según define el National Institute of Neurological Disorders and Stroke de los Estados Unidos.

La combinación de dextroanfetamina y anfetamina no debe usarse para tratar el cansancio excesivo que no es ocasionado por la narcolepsia.

Te puede interesar: Lista de barbitúricos

El médico podrá optar por tratamientos con Adderall de corta duración (cuyo efecto es de no más de cuatro horas), o bien fórmulas de acción prolongada, que permanecen en el organismo hasta por 12 horas.

Los efectos secundarios, dentro de la administración indicada por el médico, pueden incluir: nerviosismo, agitación, trastornos del sueño, temblores, dolor de cabeza, trastornos sexuales, calambres menstruales dolorosos, sequedad en la boca, dolor de estómago, estreñimiento o diarrea, náuseas, pérdida de apetito y pérdida de peso.

En casos de arritmia, dolores en el pecho, dificultad para respirar, mareos frecuentes, depresión, convulsiones o sensación de comportamiento extraño, la visita al médico debe ser inminente.

Te puede interesar: ¿Qué es un paro cardiorrespiratorio?

¿Existen riesgos con este tipo de medicamentos?

El Cancer Care of Western New York advierte que la combinación de dextroanfetamina y anfetamina tiene una alta tasa de posibilidades de causar dependencia y adicción, si no se respetan las indicaciones médicas.

Precisamente, las sobredosis se deben a la sensación de falta de efecto de medicamento, es decir, sentir que éste ya no palia los síntomas iniciales de la enfermedad de base, lo que genera un efecto en cadena: cada vez son necesarias mayores dosis porque "el cuerpo las pide".

Es por esta razón que se recomienda seguir al pie de la letra las indicaciones del profesional médico para su toma. Nunca está de más reiterarlo: no se debe tomar este medicamento en dosis más grandes que la indicada ni tampoco por más tiempo que el prescrito por el médico.

La sobredosis de este fármaco tiene graves consecuencias, algunas de éstas potencialmente mortales:

  • Sarpullido.
  • Trastornos del sueño e irritabilidad.
  • Hiperactividad y cambios en la personalidad o comportamiento. 
  • Ansiedad.
  • Falta de apetito.
  • Muerte súbita.
  • Accidente cerebrovascular (ACV).
  • Problemas cardíacos.

En casos de antecedentes de depresión, enfermedad mental, o trastorno bipolar, el Adderall puede hacer reflotar estos trastornos o desencadenar nuevos relacionados.

Cuando existe una adicción al medicamento, uno de los peores errores, que también pone en riesgo la salud, es cortar este medicamento de un día para el otro. El período de desintoxicación y deshabituación debe ser gradual para evitar los síndromes de abstinencia, como depresión grave, sudoración excesiva, trastornos del sueño y fiebre, por lo cual es el médico quien debe imponer una pauta de reducción gradual, hasta cortarlo por completo.

Te puede interesar: ¿Qué es la influenza B?

¿Quién no debe tomar Adderall?

Debido a sus efectos secundarios, interacciones y potenciales riesgos de dependencia, este medicamento no es para todos, razón por la cual el médico deberá conocer el historial clínico del paciente antes de recetar Adderall.

Por ejemplo, este medicamento está contraindicado en personas que:

  • Son alérgicas a cualquier droga estimulante.
  • Tienen hipertensión, antecedente de enfermedades cardiovasculares o enfermedad de las arterias coronarias.
  • Hipertiroidismo.
  • Glaucoma.
  • Trastornos de ansiedad, bipolaridad o depresión.
  • Historial de adicción a drogas o alcoholismo.

Tampoco está indicada con personas que toman medicinas opioides, productos herbarios, antidepresivos, medicamentos contra la enfermedad mental, medicamentos para la migraña, infecciones graves o drogas para el tratamiento de las náuseas, ya que la interacción puede causar el síndrome de la serotonina, que puede desencadenar desde sudoración intensa, rigidez muscular, dolor de cabeza o diarrea, hasta convulsiones, arritmias e inconsciencia.

Este medicamento está totalmente contraindicado en el embarazo y período de lactancia, ya que puede provocar nacimiento prematuro, bajo peso al nacer o síntomas de abstinencia en el bebé recién nacido, así como pasar a la leche materna y causarle daño al lactante.

ADVERTENCIA: Este artículo no debe considerarse como un equivalente de una consulta médica profesional. Consulte a su médico de confianza ante cualquier duda sobre este u otro tema relacionado con su salud.