Cómo quitar los depósitos de los lentes de contacto

Escrito por Jeff Herman | Traducido por Gonzalo Cerda
Extraer proteínas evita la irritación de los ojos.
contact lens image by vladislav susoy from Fotolia.com

Más de 32 millones de estadounidenses usan lentes de contacto, y en algún momento cada uno de ellos ha tenido que aprender a limpiarlos. Aunque las soluciones "sin frotar" pretenden limpiar tus lentes durante la noche sin ningún roce, algunas bacterias pueden formar biopelículas que son semi-resistentes a este tipo de soluciones y pueden causar infección en los ojos.

Con sólo un par de minutos de atención diaria, sin embargo, puedes quitar los depósitos de tus lentes de contacto.

Junta todos tus suministros de lentes de contacto.
Digital Vision./Photodisc/Getty Images

Junta todos tus suministros de lentes de contacto. Esto incluirá tu solución multi-propósito y la caja de lente de contacto. Algunas soluciones ya incluyen ingredientes para eliminar la acumulación de la proteína. Revisa la etiqueta de tu solución para los propósitos de ingredientes. También hay productos que se pueden añadir a la solución hecha específicamente para la eliminación de proteínas.

Lávate las manos.
Thinkstock/Stockbyte/Getty Images

Lávate las manos. Manejar los contactos con los dedos sucios puede ser malo por muchas razones. Para quitar las lentes, tienes que tocar tu ojo. La suciedad y los gérmenes en los dedos abren la puerta a una irritación o infección. Si tienes pedazos de suciedad en tus dedos y manejas lentes, también podrías rayarlos.

Rellena ambos lados de tu estuche de lentes con la solución, añadiendo unas gotas de removedor de proteína especial si es necesario.
Digital Vision./Photodisc/Getty Images

Rellena ambos lados de tu estuche de lentes con la solución, añadiendo unas gotas de removedor de proteína especial si es necesario. Las tazas de lentes se deben llenar dos tercios de su capacidad, suficiente para cubrir las lentes enteras y evitar que sus bordes se sequen.

Retira una lente de contacto de tu ojo suavemente.
Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

Retira una lente de contacto de tu ojo suavemente. Si aprietas fuertemente, podrías irritar tu ojo y posiblemente causar un desgarro en los lentes. Levemente tira el párpado inferior con tu dedo medio y luego con tus dedos pulgar e índice, agarra el lente.

Limpia el lente. Diferentes objetivos requieren diferentes métodos de limpieza.
Steve Mason/Digital Vision/Getty Images

Limpia el lente. Diferentes objetivos requieren diferentes métodos de limpieza. Durante la mayoría de las pruebas para obtener tus lentes de contacto estas instrucciones serán explicadas por tu optometrista. Si no estás seguro de cómo limpiar adecuadamente tus lentes, contacta al oftalmólogo que te los recetó. El método de limpieza estándar es exprimir un poco de solución en tu palma de la mano y deslizar suavemente el lente en forma redonda en la solución con tu otra mano. Haz esto a ambos lados de cada lente.

Guardar los lentes de contacto apropiadamente puede ayudar a prevenir la infección de los ojos
Jupiterimages/liquidlibrary/Getty Images

Coloca la lente limpia en el lado correspondiente de tu estuche de contacto. Si tomaste la lente izquierda, asegúrate de poner en el lado de la caja etiquetada con izquierda, y lo mismo para el lado derecho. Al tener la misma receta en ambos ojos, ten un lado específico para cada corte hacia abajo en la difusión de la infección de un ojo al otro por la contaminación cruzada.

Cierra la tapa fuertemente.
Image Source/Stockbyte/Getty Images

Cierra la tapa fuertemente. Un sello apretado asegura que nada se interpone en el estuche de contacto, como los gérmenes y la suciedad. También evitará que el líquido se derrame en caso de que el estuche se golpee o vuelque, lo que resultará en una lente reseca.

Repite los pasos de extracción, limpieza y almacenamiento para el segundo ojo.
Jupiterimages/Goodshoot/Getty Images

Repite los pasos de extracción, limpieza y almacenamiento para el segundo ojo. Según Bausch and Lomb -un importante productor de lentes de contacto- debes dejarlos en remojo durante al menos cuatro horas. Esto te asegura que tu limpiador tiene el tiempo necesario para surtir efecto.