¿Búscas estar en forma y perder peso? ¡Prueba nuestra calculadora de índice de masa corporal y pérdida de peso!
x

¿Qué órganos componen el sistema muscular?

Escrito por Luis Malavé | Fecha actualizada May 09, 2018

En la anatomía humana, el sistema muscular es el conjunto de los más de 650 músculos del cuerpo, cuya función primordial es generar movimiento, ya sea voluntario o involuntario.

El sistema muscular está conformado por músculos esqueléticos y viscerales, los primeros de movimiento voluntario y los segundos involuntario, aunque algunos músculos pueden estar conformados de manera mixta.

Es controlado por el sistema nervioso y es uno de los tejidos que mayor peso ocupan dentro del cuerpo humano, con un 40 por ciento del peso corporal total.

Lee también: ¿Cómo funciona el sistema muscular con otros sistemas en el cuerpo?

Esto quiere decir, que por cada 10 kilos de peso, 4 kilogramos corresponden a tejido muscular.

El sistema muscular permite que el esqueleto se mueva, mantenga su estabilidad y la forma del cuerpo.

También permiten que los pulmones respiren y los órganos internos funcionen.

El sistema muscular está formado por una variedad de órganos, así como de tejidos musculares, cada uno con una función específica, los cuales vamos a describir en este artículo.

Tejido muscular liso

El tejido muscular liso está formado por células de forma alargada y que poseen un solo núcleo. Se encuentran organizadas en varias capas.

El tejido muscular liso es controlado por el sistema nervioso vegetativo autónomo, es decir, que no puede ser controlado voluntariamente y sus movimientos de contracción son lentos y espontáneos.

Este tejido es el que recubre los vasos sanguíneos y los órganos internos como el estómago y los intestinos, el aparato respiratorio, la piel, el sistema urinario y genital.

Aunque la mayoría del tejido muscular liso tiene movimientos lentos, también hay algunos músculos lisos capaces de efectuar movimientos rápidos, como los del útero durante las contracciones del parto o del intestino grueso durante una evacuación.

Músculos esqueléticos

El tejido músculo esquelético está formado por haces de células de diversa longitud, algunas de hasta 30 centímetros de largo, de forma cilíndricas y con núcleo múltiple.

Están conformados por fibras estriadas con un diámetro que no excede los 100 micrómetros y tienen una gran capacidad de movimiento y fuerza en relación con su tamaño.

Este tipo de tejido muscular es el que nos da movilidad y capacidad para levantar objetos.

Los músculos están unidos por tendones a numerosos agujeros diminutos ubicados en la superficie de los huesos, así como a las articulaciones, lo que permite realizar movimientos de “palanca” en multitud de direcciones y con distintos grados de fuerza.

Estos músculos son los más conocidos y familiares entre los órganos del sistema muscular, pues son los que podemos dominar de manera voluntaria y desarrollar y moldear con ejercicios.

Desde el glúteo máximo (por cierto, es el músculo más fuerte del cuerpo), ubicado en las nalgas, hasta los músculos flexores microscópicos que se encuentran en un dedo, los músculos esqueléticos permiten hacer movimientos de extensión y contracción en las extremidades, proporcionan fuerza y apoyo para el cuerpo, protegen nuestros órganos internos y nos permiten caminar, saltar, sentarnos, correr y cargar objetos.

Algunos de los músculos más conocidos y más grandes del cuerpo humano son los abdominales, los pectorales, el glúteo máximo y los cuádriceps.

Cada uno de estos grupos de músculos están conectados a los tendones, los ligamentos o los tejidos esqueléticos, por lo que puede decirse que el sistema esquelético forma parte del sistema muscular.

Músculo cardíaco

El corazón es en realidad un músculo, conocido como músculo cardíaco.

El corazón está compuesto exclusivamente por tejido cardíaco, una forma de fibras musculares estriadas y ramificadas que forman una especie de red en las paredes de este órgano, dándole gran fuerza y resistencia.

De hecho, es uno de los órganos más musculares del cuerpo, latiendo en promedio 72 veces por minuto lo que equivale a aproximadamente 3 billones 500 mil millones de veces durante toda la vida.

Artículo de interés: Enfermedades del sistema muscular

Se caracteriza además por funcionar de manera involuntaria y rítmicamente, sin tener estimulación nerviosa, ya que es un músculo miogénico, es decir autoexcitable.

Sin embargo, su ritmo de contracción es controlado por el sistema nervioso autónomo, que lo acelera o desacelera según el nivel de actividad o reposo del cuerpo.

ADVERTENCIA: Este artículo no debe considerarse como un equivalente de una consulta médica profesional. Consulte a su médico de confianza ante cualquier duda sobre este u otro tema relacionado con su salud.