¿Qué hierbas contienen vitamina K?

Escrito por Joel Le Blanc
Las hierbas proporcionan una rica fuente dietaria de vitamina K.
six kinds of aromatic herbs for cooking image by angelo.gi from Fotolia.com

Si cocinas con hierbas y las consumes con regularidad, lo más probable es que estés recibiendo una buena dosis de vitamina K. El nutriente esencial llamado vitamina K trabaja en el cuerpo para prevenir los coágulos en la sangre, ayuda en la mineralización de los huesos con calcio y reduce el riesgo de osteoporosis y fracturas. Las fuentes más conocidas de este mineral amante de los huesos son las verduras de hoja verde oscuro, como la espinaca, la col rizada y las acelgas. Sin embargo, las hierbas medicinales y culinarias diarias también proporcionan excelentes formas de mantener una ingesta saludable de esta vitamina.

Té verde

Originalmente elaborado para el consumo en países, como China y Japón, como una bebida caliente, muchos occidentales ya consumen grandes cantidades de té verde. El té verde se hace de las hojas de la planta Camelia sinensis y se toma internamente para proteger el corazón, mejorar la salud dental, prevenir el cáncer y estimular la memoria y el aprendizaje. El té verde seco contiene aproximadamente 712 mcg de vitamina K por cada 100 g.

Perejil

El perejil es una excelente fuente de hierro, vitamina C, calcio y vitamina K.
parsley image by Dmitriy Beliy from Fotolia.com

El perejil es una fuente rica de nutrientes, y gran parte de la acción medicinal de esta planta se atribuye a su alto estatus nutricional. Se ha utilizado como tónico renal, limpiador de la sangre, antioxidante y hierba nutritiva. Además de los altos niveles de vitamina C, calcio y hierro, el perejil contiene aproximadamente 540 mcg de vitamina K por 100 g.

Tomillo

El tomillo se originó en África, el Mediterráneo y Europa como una hierba culinaria popular. Además de agregarles sabor y aroma a los platos tradicionales de comida, el tomillo es una planta medicinal que contiene aceites esenciales que combaten las bacterias, los virus, sirven como apoyo para la salud respiratoria y mejoran la digestión. El tomillo seco contiene 50 mcg de vitamina K por 100 g.

Albahaca

La albahaca es una hierba aromática utilizada en la cocina y por su alto contenido nutricional.
basilica herbs image by Tomo Jesenicnik from Fotolia.com

Las muchas variedades de albahaca se pueden utilizar para propósitos culinarios y medicinales, y sin embargo, la variedad más popular que se ve en la cocina es la albahaca dulce. La albahaca dulce ayuda a la digestión y reduce la flatulencia, combate los parásitos y se utiliza tradicionalmente para tratar las mordeduras y picaduras. La albahaca seca contiene 34 mcg de vitamina K por cada 100 g.

Salvia

La salvia es una hierba amarga que se utiliza para tratar la menopausia, infecciones y problemas digestivos.
Lady Bug on Sage image by Vickie Cole from Fotolia.com

La salvia tiene una larga historia de uso culinario, medicinal y ceremonial entre muchas culturas de Europa, África, América del Norte y el Mediterráneo. La salvia seca fue quemada por los indios nativos americanos para purificarse y limpiarse a ellos mismos. La salvia seca contiene 34 mcg de vitamina K por cada 100 g.

Avena

La avena es muy nutritiva, promueve la salud y es una excelente fuente de vitamina K.
oat grains image by Maria Brzostowska from Fotolia.com

La avena te proporciona una rica fuente de nutrición y medicina, y puede ser consumida como alimento o tomada internamente como un extracto de la planta medicinal. Los productos químicos naturales que se encuentran dentro de la avena benefician y tonifican el sistema nervioso, promueven la relajación, reducen la fatiga y combaten a los radicales libres. La avena contiene 20 mcg de vitamina K por cada 100 g.