¿Búscas estar en forma y perder peso? ¡Prueba nuestra calculadora de índice de masa corporal y pérdida de peso!

¿Qué es un neurólogo?

Escrito por Matias Cohen | Fecha actualizada August 13, 2018

El sistema nervioso se divide en dos partes esenciales: sistema nervioso central y sistema nervioso periférico. El primero está formado por el cerebro y la médula espinal, mientras que el segundo lo conforman fibras nerviosas que se ramifican de la médula espinal y se extienden a todas las partes del cuerpo, incluidos el cuello, brazos, torso, piernas, músculos esqueléticos y órganos internos.

El sistema nervioso funciona como un ente que organiza, controla y coordina las funciones corporales, de manera que esta especie de red de cableado comunica todas las partes de la anatomía corporal.

El médico neurólogo es aquel que se especializa en este complejo rompecabezas del cuerpo humano y que se ocupa de la prevención, diagnóstico, tratamiento, rehabilitación e investigación de las enfermedades neurológicas.

Te puede interesar: Ejercicios de brazos y manos para víctimas de derrame cerebral

¿Qué papel juega el sistema nervioso en la salud?

El sistema nervioso, tanto el central como el periférico, tiene directa injerencia en prácticamente todos los aspectos de la salud, ya sea desde las actividades cotidianas, como puede ser despertarse por la mañana, actividades reflejas, como respirar y pestañear, o procesos más complejos como pensar, leer, recordar y sentir emociones.

El Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano de los Estados Unidos describe las funciones reguladas por el sistema nervioso:

  • Crecimiento y desarrollo del cerebro.
  • Sensaciones (como el tacto o la audición) y percepción (el proceso mental de interpretar la información sensorial).
  • Pensamientos y emociones.
  • Aprendizaje y memoria.
  • Movimiento, equilibro y coordinación.
  • Sueño.
  • Sanación y rehabilitación.
  • Estrés y respuesta del cuerpo al estrés.
  • Envejecimiento.
  • Respiración y latidos cardíacos.
  • Temperatura corporal.
  • Apetito, sed, digestión.
  • Pubertad, salud reproductiva y fertilidad.

Por lo tanto, la tarea de los neurólogos es estudiar y comprender el sistema nervioso y su implicancia en todas las áreas de la salud y el bienestar.

Te puede interesar: Cómo recuperar el habla después de una apoplejía

¿Cuáles son las enfermedades neurológicas?

Como se ha descrito, son aquellas que afectan al sistema nervioso central y periférico, y se dividen en diferentes categorías:

  • Enfermedades generadas por fallas en los genes, tales como la enfermedad de Huntington y la distrofia muscular.
  • Problemas con el desarrollo del sistema nervioso, tales como la espina bífida.
  • Enfermedades degenerativas, en las cuales las células nerviosas están dañadas o mueren, como pueden ser las enfermedades de Parkinson y el mal de Alzheimer.
  • Enfermedades de los vasos sanguíneos que abastecen el cerebro, donde los más comunes son los derrames cerebrales.
  • Lesiones en la médula espinal y el cerebro.
  • Trastornos convulsivos, como la epilepsia.
  • Tumores cerebrales.
  • Infecciones, como la meningitis.

Algunos síntomas de los trastornos neurológicos funcionales, en especial, si no se tratan, pueden generar una discapacidad importante y promover una mala calidad de vida. En algunas enfermedades, incluso, la falta de tratamiento pueden desencadenar en la muerte.

Para detectar este tipo de patologías, muchas veces se requieren pruebas de laboratorio más complejas que un simple chequeo de rutina. En estas enfermedades, que muchas veces son de difícil diagnóstico por la inexactitud de los síntomas, las pruebas y procedimientos de diagnóstico son herramientas vitales que ayudan a los médicos a confirmar o descartar la presencia de una patología neurológica.

Hasta no hace más de 100 años, muchos trastornos neurológicos sólo era posible detectarlos tras el fallecimiento de los pacientes, al realizar la autopsia. La ciencia tuvo acceso a muchos avances que permiten, en la actualidad, poder explorar con técnicas no invasivas dentro del cerebro humano y monitorizar la actividad del sistema nervioso en tiempo real. Esto le ha dado a los médicos herramientas precisas y poderosas para diagnosticar enfermedades, así como para la evaluación de tratamientos y terapias.

A pesar de este avance en los métodos diagnósticos, aún la ciencia no ha dado en la tecla sobre la causa de los trastornos neurológicos funcionales. Si bien existen algunas teorías sobre las acciones que se desencadenan en el cerebro para que se produzcan, los síntomas son complejos y abarcan varios mecanismos, los cuales pueden diferir en función del tipo de trastorno neurológico funcional.

Por ejemplo, los síntomas de los trastornos neurológicos pueden hacerse presentes de manera repentina luego de una situación estresante o a raíz de traumatismos físicos. Aunque también las alteraciones en el modo en que funciona el cerebro a nivel estructural, celular o metabólico puede ser el detonante.

Te puede interesar: Tener el colesterol alto puede causar mareos y dolores de cabeza

Neurología infantil

Los niños no están exentos de sufrir patologías neurológicas, por lo que existen neurólogos pediatras especializados en su tratamiento y cuidado. Para esto, han realizado una carrera de cuatro años de estudios de medicina, al menos 1 a 2 años de residencia pediátrica y tres años o más de capacitación de residencia en neurología infantil y de adultos.

Las enfermedades neurológicas más comunes en los niños, según estadísticas de la Fundación Favaloro de la Argentina, son epilepsia, discapacidad intelectual (anteriormente llamado retraso mental o madurativo), trastornos del lenguaje, trastornos del aprendizaje y conducta (como el trastorno por déficit de atención e hiperactividad -TDAH-, fracaso escolar, autismo y problemas del sueño), tics y síndrome de Tourette, trastornos del sueño, parálisis cerebral, cefaleas, movimientos anormales, enfermedades neuromusculares, enfermedades neurometabólicas, enfermedades neurodegenerativas, otras enfermedades con compromiso del sistema nervioso central.

Precisamente, el TDAH es una de las enfermedades neurológicas pediátricas que ha cobrado mucha relevancia en los últimos años. Esta enfermedad, de reconocimiento relativamente nuevo, se define como un grupo de comportamientos que se caracterizan por la presencia de tres síntomas principales: distracción, impulsividad e hiperactividad.

Te puede interesar: Actividades de terapia del lenguaje para adultos

¿Cuándo se debe consultar a un neurólogo?

Por lo general, la visita al neurólogo se realiza luego de que el médico generalista realiza la derivación por la clase de síntomas que revela el paciente, que lo hace sospechar de la presencia se algún trastorno neurológico.

En estos casos, antes de la visita al especialista, es fundamental tomar nota de cada uno de los síntomas, cuándo aparecieron, cada cuánto se presentan, con qué intensidad, cómo afectan las actividades cotidianas.

La precisión en la información que reciba el neurólogo será de gran valor para poder llegar a un diagnóstico certero, lo que permitirá la indicación de un tratamiento temprano y, por consiguiente, un mejor resultado en pos de una óptima calidad de vida.

ADVERTENCIA: Este artículo no debe considerarse como un equivalente de una consulta médica profesional. Consulte a su médico de confianza ante cualquier duda sobre este u otro tema relacionado con su salud.