¿Búscas estar en forma y perder peso? ¡Prueba nuestra calculadora de índice de masa corporal y pérdida de peso!

¿Qué es la ribosa?

Escrito por Estefanía Mac | Fecha actualizada December 11, 2018

La ribosa es básicamente un hidrato de carbono simple que fabrica el cuerpo humano, y en el ámbito deportivo, es un suplemento mejor conocido con el nombre de D-ribosa.

Tanto la ribosa como la D-ribosa cumplen la misma función dentro del organismo, que es participar en la regulación de la síntesis de energía. Sin esta sustancia, sería imposible para el cuerpo mantenerse, pues se requiere de energía para los procesos metabólicos celulares y para llevar a cabo cualquier actividad o movimiento, como el ejercicio.

Ribosa dentro del organismo

La gran mayoría de los tejidos del cuerpo son incapaces de producir ribosa con la rapidez suficiente como para restaurar los niveles de energía una vez que éstos han sido utilizados, de hecho, el hígado, la corteza adrenal, el tejido mamario y adiposo son los únicos con la capacidad de fabricar la ribosa que necesitan, pero no pueden transportarla hacia los demás órganos del cuerpo.

La ribosa es uno de los principales componentes de la adenosina trifosfato, comúnmente llamado ATP, que es la sustancia encargada de suministrar energía al resto de los tejidos.

Cuando se somete al cuerpo a esfuerzo físico, como ejercicios de alta intensidad y poca duración, se utiliza el ATP como principal fuente de energía, pero éste se agota rápidamente debido a que sus depósitos dentro del cuerpo no son muy elevados, por lo tanto debe sintetizarse y renovarse constantemente.

De igual manera, la ribosa forma parte del ARN y su base nitrogenada es: adenina, guanina, citosina y uracilo. Está presente tanto en las células procariotas, que pertenecen a las bacterias, como en las eucariotas que forman los tejidos animales y vegetales.

Lee también: Cuánta creatina es conveniente consumir por día

Ribosa en los alimentos

La ribosa está presente en todos los alimentos de origen animal o vegetal, y aunque no estén en las mismas cantidades y proporciones, en una dieta balanceada no hay lugar para deficiencias, en cambio, cuando se realiza ejercicio de alta intensidad algunas veces es necesario utilizar un suplemento de D-ribosa.

El ATP se agota rápidamente ante el esfuerzo y como sus reservas en el cuerpo son muy limitadas se utiliza la D-ribosa para reponer la energía de manera más rápida. Cuando se pretende mejorar el rendimiento deportivo se suministra inmediatamente antes o después de entrenar, de esta manera, la persona no experimentará fatiga y puede continuar con la actividad.

Un suplemento de D-ribosa puede ser utilizado por:

  •       Deportistas y atletas que entrenan con intensidad
  •       Personas que sufren fatiga crónica
  •       Pacientes con problemas cardíacos o del sistema circulatorio
  •       Personas adultas que trabajan bajo estrés

La D-ribosa también puede ser tomada por pacientes diabéticos, ya que disminuye el nivel de glucosa en sangre, así que su ingesta es segura.

Artículo relacionado: ¿Cómo absorbe el cuerpo los carbohidratos, las grasas y las proteínas?

Efecto de la ribosa como suplemento

El consumo de un suplemento de D-ribosa es bastante seguro para las personas saludables en general, pues esta sustancia es asimilada por el organismo de manera muy natural, de hecho, en algunas personas con ciertos problemas de salud resulta beneficiosa su ingesta.

Los médicos utilizan la D-ribosa en personas con enfermedades cardiovasculares, ya que mejora el rendimiento de las células fatigadas del corazón. Los suplementos de ribosa ayudan a mantener los niveles celulares estables de los nucleótidos de adenina, lo que preserva la concentración de ADP y ATP.

En atletas de alto rendimiento cumple la función de restaurar las reservas óptimas para el funcionamiento celular, lo que es importante en órganos como el corazón. Después de una sesión intensa de entrenamiento físico, el ATP puede llegar a necesitar hasta 72 horas para regenerarse completamente.

Sin la presencia de suficiente ribosa, la reposición de la energía ocurre lentamente y el deportista no puede tener el mismo rendimiento inicial, por lo que será necesario un periodo más largo de recuperación o bien un entrenamiento que no requiera tanta intensidad.

Es común pensar que la ribosa es un nutriente esencial, lo que quiere decir que no puede ser sintetizado por el organismo, como ocurre con algunas vitaminas, minerales y lípidos, pero en realidad el organismo produce una parte de esta sustancia, mientras que la otra se adquiere por medio de la alimentación y en el caso de ser necesario, mediante el uso de suplementos.

ADVERTENCIA: Este artículo no debe considerarse como un equivalente de una consulta médica profesional. Consulte a su médico de confianza ante cualquier duda sobre este u otro tema relacionado con su salud.