¿Búscas estar en forma y perder peso? ¡Prueba nuestra calculadora de índice de masa corporal y pérdida de peso!

¿Qué es la PAM en la presión sanguínea?

Escrito por Matias Cohen | Fecha actualizada September 24, 2018

El corazón es el músculo más importante del cuerpo. Su función es actuar como una bomba o un motor que envía sangre al organismo a través de las arterias. Aproximadamente, impulsa cinco litros de sangre por minuto.

La presión arterial es la fuerza que la sangre ejerce contra las paredes arteriales. Los resultados de una medición de presión arterial arrojan dos números: presión sistólica (el valor más alto) y presión diastólica (el más bajo). ¿Cómo se mide cada una? Simple: cuando el corazón se contrae, impulsa sangre hacia las arterias, lo que hace que exista una mayor presión y ese valor máximo es el que determina la presión sistólica. Cuando el corazón se relaja, el valor mínimo de presión sanguínea es el que señala la presión diastólica.

Los resultados se expresan en ese orden: la presión arterial sistólica sobre el número de la presión arterial diastólica. Una presión arterial normal en edad adulta se define como una presión sistólica de menos de 120 y una presión diastólica de menos de 80. Esto se indica como 120/80, según define el National Institute of Health de los Estados Unidos.

Te puede interesar: ¿Cuál es la presión sanguínea normal en una mujer?

¿Qué es la presión arterial alta?

Cuando esa fuerza ejercida por la sangre en las arterias aumenta de forma sostenida, la presión arterial se eleva, lo cual puede ser muy riesgoso para la salud. Se considera que existe una presión arterial alta (hipertensión) cuando las mediciones arrojan resultados que superan los valores de 140 mm Hg en la presión sistólica (máxima) y 90 mm Hg en la presión diastólica (mínima). Es decir, la presión es de 140/90 (o más).

La Organización Mundial de la Salud estima que esta enfermedad crónica afecta a más de mil millones de personas en el mundo. Es uno de los principales factores de riesgo clave de las enfermedades cardiovasculares y puede provocar infartos de miocardio y accidentes cerebrovasculares.

La hipertensión arterial generalmente no presenta signos ni síntomas hasta que es demasiado tarde. Es por esa razón que existe un alto número de personas que son hipertensos y no lo saben. Y, además, esto explica que las enfermedades cardiovasculares sigan siendo la principal causa de muerte en todo el mundo.

Te puede interesar: ¿Qué es un paro cardiorrespiratorio?

¿Qué es la Presión Arterial Media?

En el control de la presión arterial, existe una medida que ayuda al médico a verificar si hay suficiente flujo sanguíneo, resistencia y presión para suministrar sangre a todos sus órganos principales. Este valor se calcula por una presión arterial media (PAM).

La presión arterial media es el producto del gasto cardíaco (GC) y de la resistencia periférica total (RPT), sumado a la presión venosa central. Existen dos fórmulas para determinar la PAM:

Para arterias próximas al corazón: PAM = presión diastólica + 1/2 (presión sistólica – presión diastólica).

Para el resto de las arterias (la fórmula más utilizada): PAM = (2 x diástole + sístole)/3.

Sin embargo, no hace falta sacar la calculadora para realizar estas fórmulas, ya que la mayoría de los tensiómetros (digitales), tanto los que se encuentran en hospitales como los caseros, tienen incorporada la función de calcular la presión arterial media automáticamente.

La presión arterial media es más precisa para predecir enfermedades como el síndrome metabólico.

Te puede interesar: ¿Qué tipos de medicamentos pueden causar ataques al corazón?

¿Cuáles son los valores normales de PAM?

Así como existen valores de referencia en la medición de presión arterial, la PAM también los tiene, lo que determinará los riesgos de sufrir algún tipo de complicaciones.

Por lo general, se estima que los valores de referencia para una PAM normal deben oscilar entre 70 y 100 mmHg, lo que significa que hay suficiente presión constante en las arterias para administrar sangre por todo su cuerpo El mínimo suficiente para asegurar suficiente flujo de sangre a los órganos vitales, como el corazón, el cerebro y los riñones, no debe estar por debajo de los 60 mmHg.

Cuando los valores de la presión arterial media arrojan resultados que se encuentran fuera de estos límites la salud, es signo de algún problema de salud que no debe ser pasado por alto.

Si los valores son elevados, se hace presente el riesgo de padecer alguna enfermedad cardiovascular, desarrollar coágulos sanguíneos o padecer un ataque cardíaco o accidente cerebrovascular. En este caso, el médico deberá actuar de inmediato para lograr una dilatación arterial, lo que logrará reducir la presión media arterial hasta valores normales.

En tanto, valores bajos de presión arterial media por debajo de los valores de referencia significa que los órganos no reciben la sangre necesaria para su normal funcionamiento, lo que puede ocasionar situaciones como shock séptico, accidente cerebrovascular o lesiones cerebrales. En estas situaciones, es necesario elevar de forma segura la presión sanguínea rápidamente para evitar daños en los órganos, lo que se puede lograr con transfusiones de sangre para aumentar el flujo sanguíneo o medicamentos vasopresores.

Te puede interesar: ¿Qué tomar para una migraña ocular?

Cuidar la presión arterial

Los mayores problemas relacionados a la presión arterial, como se ha visto, están relacionados a la hipertensión. Por esta razón, es necesario adoptar medidas que prevengan la aparición de este tipo de problemas. ¿Qué se puede hacer?

  • Reducir el consumo de sal. El alto consumo de sodio es uno de los principales factores que hacen que la presión se eleve. 
  • Cuidar el peso corporal. El sobrepeso aumenta el riesgo de tener presión arterial alta. 
  • Adoptar una dieta saludable. Incorporar frutas, verduras, alimentos sin procesar y beber suficiente cantidad de líquido, preferentemente agua.
  • Realizar ejercicio físico. Con tan solo 30 minutos de ejercicio moderado al día se reduce el riesgo de hipertensión arterial. 
  • No fumar. El tabaquismo aumenta notablemente el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares.
  • Moderar la ingesta de alcohol. En exceso, el alcohol puede afectar la presión arterial. 
  • Descansar. Una buena noche de sueño ayuda a bajar la presión arterial.
  • Evitar el estrés. El ritmo de vida acelerado y lleno de tensiones no es un buen aliado para el control de la presión arterial.

ADVERTENCIA: Este artículo no debe considerarse como un equivalente de una consulta médica profesional. Consulte a su médico de confianza ante cualquier duda sobre este u otro tema relacionado con su salud.