¿Búscas estar en forma y perder peso? ¡Prueba nuestra calculadora de índice de masa corporal y pérdida de peso!

¿Qué es la klebsiella?

Escrito por Luis Malavé | Fecha actualizada May 04, 2018

La Klebsiella es un tipo de bacteria que provoca infecciones de tipo infección nosocomial en su mayor parte, es decir, adquiridas en un hospital.

Si aparece una infección 48 horas o más después de la admisión hospitalaria o dentro de los 30 días después del alta, se considera nosocomial.

Tema relacionado: ¿Cómo tratar las infecciones por klebsiella?

De hecho, su variedad más conocida, la Klebsiella pneumoniae puede causar infecciones graves que a menudo tienen desenlaces fatales.

Es resistente a los fármacos para la neumonía y puede provocar infecciones crónicas nasales, infecciones de las vías urinarias, bronquitis e incluso gangrena.

Las infecciones pueden propagarse rápidamente y más a menudo se adquieren en el hospital durante el tratamiento de otras enfermedades o procedimientos quirúrgicos.

Se calcula que 2 de cada 3 casos de infecciones debidas a Klebsiella son de origen hospitalario y es causa del 3% de todos los casos de neumonía bacteriana aguda.

Los pacientes más vulnerables a un posible contagio son aquellos que se encuentran en unidades de cuidados intensivos o de recién nacidos, quienes son sometidos a procedimientos invasivos como la inserción de catéteres, incisiones o drenajes, condiciones que pueden favorecer el ingreso de la bacteria al organismo.

También se considera que otra de las principales fuentes de infecciones por Klebsiella son las manos del personal del hospital y el tracto gastrointestinal de los pacientes.

Un lavado cuidadoso de las manos del personal médico antes y después de tratar a cada paciente es una forma efectiva para evitar las infecciones de este tipo.

Características de la Klebsiella

Nombrada en honor al microbiólogo alemán Edwin Klebs (1834-1913), es una bacteria en forma de bastón que vive en el tracto gastrointestinal, boca y piel de los seres humanos y los animales.

Es un miembro de la familia de las bacterias llamadas Enterobacteriaceae. Estas bacterias son una parte normal de nuestro tracto digestivo y no causan ningún daño cuando están confinadas al sistema gastrointestinal.

Sin embargo, cuando las bacterias Klebsiella terminan en los pulmones u otros tejidos, la infección puede resultar grave. Los niños y las personas con sistemas inmunes debilitados son particularmente vulnerables.

Algunas variedades de esta bacteria también se reproducen de forma natural en el suelo y se consideran beneficiosas porque llevan a cabo la fijación de nitrógeno, un proceso crítico para la finalización del ciclo de nitrógeno.

La mayoría de las infecciones humanas son causadas por Klebsiella pneumoniae y Klebsiella oxytoca.

Una bacteria altamente peligrosa

La infección por Klebsiella más común es la neumonía y tiene una tasa de mortalidad del 50 por ciento, incluso con tratamiento antimicrobiano.

Los síntomas de la neumonía por Klebsiella son de tipo gripal, fiebre, escalofríos y tos con moco espeso teñido de sangre. La bacteria Klebsiella ataca el tejido pulmonar y puede causar pus que rodea el pulmón causando que se formen cicatrices. Esto es muy grave y puede requerir cirugía para repararlo.

La Klebsiella también infecta el tracto urinario y es una de las causas principales de infecciones urinarias en pacientes de edad avanzada, sólo superada por la Escherichia coli.

Factores de riesgo

El contacto con la materia fecal es una importante fuente de infección. Los pacientes hospitalizados con dispositivos invasivos, tales como tubos de alimentación, catéteres, catéteres venosos centrales y que están generalmente en mal estado de salud, corren un riesgo especial de contraer una infección por Klebsiella.

Lee también: ¿Cuáles son los tratamientos de la klebsiella pneumoniae en caso de infección urinaria?

Las personas con alcoholismo, enfermedad pulmonar y la diabetes también están en riesgo.

Tratamientos usados contra la Klebsiella

El tratamiento de una infección por Klebsiella depende de si afectó pulmones, tracto urinario u otros órganos.

A menudo requiere el uso de dos potentes antibióticos combinados, pues estas bacterias son resistentes a la penicilina y muchos otros medicamentos, tras desarrollar resistencia debido a un uso excesivo de antibióticos de amplio espectro en los hospitales.

Para la kliebsella pneumoniae se suelen usar hoy en día los aminoglucósidos, los carbapenémicos, las cefalosporinas y las quinolonas.

También se recurre a la ampicilina, sulbactam, ceftazidima, cefepima, ertapenem, gaitfloxacin, levofloxacina, meropenem, moxifloxacina, norfloxacina, la piperacilina y el ácido clavulánico.

Las quinolonas también son eficaces para los pacientes alérgicos a los carbapenémicos.

En la neumonía causada por esta bacteria se suele recetar cefalosporinas de tercera generación o quinolonas.

ADVERTENCIA: Este artículo no debe considerarse como un equivalente de una consulta médica profesional. Consulte a su médico de confianza ante cualquier duda sobre este u otro tema relacionado con su salud.