¿Búscas estar en forma y perder peso? ¡Prueba nuestra calculadora de índice de masa corporal y pérdida de peso!

¿Qué es la influenza B?

Escrito por Matias Cohen | Fecha actualizada August 23, 2018

Los virus de la gripe estacional, también llamados influenza, se expanden por todo el mundo. Si bien existen vacunas que año a año se actualizan para eliminar todas las mutaciones que los virus desarrollan, aún existe una alta tasa de mortalidad por gripe.

El Center of Desease Control and Prevention de los Estados Unidos define cuatro tipos de virus de la influenza: A, B, C y D. Precisamente, la influenza B puede dividirse en líneas y cepas, las cuales varían año tras año debido a las mutaciones de estos tipos de influenza.

¿Cuál es la influenza tipo B?

La influenza B es un virus que afecta exclusivamente a los humanos. Es menos común y con una mutación más lenta que la influenza A, razón por la cual también es menos letal y, si bien es contagiosa, no produce epidemias. De hecho, es muy poco común que se produzcan muertes por gripes generadas por este tipo de influenza.

El virus de influenza B tiene, no obstante, un importante impacto en la salud. Afecta principalmente las vías respiratorias y, además de la gripe, es causante de enfermedades como otitis, sinusitis, bronquitis y, menos frecuentemente, neumonía viral.

Te puede interesar: ¿Cuánto dura la varicela?

En muchos casos, las gripes provocadas por la influenza B tienen una progresión sin complicaciones y la recuperación no requiere mayores preocupaciones. Cuando la severidad es mayor, el médico deberá indicar el mejor tratamiento disponible, según el grado, la edad y otros factores que afectan a la salud de cada uno.

Este tipo de virus parece tener especial predilección por los más pequeños, ya que la gran mayoría de los infectados con influenza B son niños. Esta tendencia se da de igual manera en todo el mundo.

¿Cuáles son los síntomas de la gripe por influenza B?

Por lo general, el primer indicador de la presencia de gripe por influenza B es un inicio brusco de fiebre, que puede acompañarse de escalofríos, dolor de cabeza, malestar general, dolores musculares y tos irritativa.

Se trata de un virus que se contagia con mucha facilidad, pero se trata de una gripe común que prácticamente en muy pocos casos es fatal. Se transmite por vía aérea de persona a persona a través de las secreciones respiratorias (al toser, estornudar o hablar).

Con la progresión del virus, la infección respiratoria se puede extender y generar cuadros de congestión nasal, faringitis, rinitis, tos y, en ocasiones, provocar conjuntivitis viral. También es probable que en las etapas más avanzadas de la gripe aparezcan dolores abdominales, náuseas, vómitos y diarrea.

¿Cuánto tiempo duran los síntomas de la gripe? En un curso normal de la enfermedad, los síntomas se extenderán durante no más de 5 o 6 días. En tanto, los primeros síntomas suelen aparecer de manera rápida, entre 1 y 4 días desde que se contrajo el virus, ya que su período de incubación es muy breve. Su propagación también es casi inmediata y se puede extender por una semana luego de aparecidos los síntomas.

Te puede interesar: Síntomas comunes de la gripe

Tratamiento para la gripe

Muchas publicidades ofrecen soluciones mágicas para la gripe: recuperación en un día, eliminación total de los síntomas de manera casi automática, volver a la actividad normal en cuestión de horas. Nada más falso.

No existen medicamentos mágicos, por lo que el curso de la gripe debe ser abordado con seriedad y responsabilidad, como cualquier enfermedad, y respetar los tiempos de recuperación y de "eliminación" del virus del organismo.

Por lo general, el tratamiento de la enfermedad en su curso normal, sin complicaciones, incluye descanso, una adecuada ingesta de líquidos y reposo hasta, al menos, 24 horas después de que la fiebre desaparezca por completo, con el fin de evitar propagar el virus.

El médico también podrá recomendar algún antipirético para ayudar a bajar la fiebre y disminuir el impacto de los síntomas.

El mejor pronóstico de recuperación se puede lograr si la visita al médico es prácticamente inmediata al contagio y el tratamiento se inicia en las primeras etapas de la gripe. Así y todo, los medicamentos antivirales pueden aliviar los síntomas y reducir el tiempo de la enfermedad en nada más que un día. Es decir, si un curso normal de la gripe lleva 7 días de recuperación, un tratamiento temprano podrá lograrlo en 6.

Te puede interesar: Pautas para la vacuna contra la gripe

¿Me tengo que vacunar contra la gripe?

¡Excelente pregunta! Lo primordial es entender que para prevenir la gripe y sus complicaciones la única solución y, por ende, la más efectiva, es la vacunación antigripal.

Ahora, para saber si es indispensable vacunarse, primero hay que preguntarse: ¿formo parte de los grupos de riesgo?

Los grupos de riesgo son aquellas poblaciones que tienen un mayor riesgo de sufrir complicaciones relacionadas a la gripe, con un alto peligro para su vida. Dentro de este grupo se encuentran:

  • Personas mayores de 65 años.
  • Niños de 6 meses a 18 años.
  • Personas que padecen enfermedades crónicas crónicas de pulmones, corazón, riñón, hígado, sanguíneas o metabólicas (incluyendo la diabetes).
  • Personas con problemas inmunológicos (aquellas que recibieron quimioterapia o en infecciones como VIH).
  • Embarazadas.
  • Trabajadores de la salud, cumplan el rol que cumplan.
  • Empleados de residencias e instituciones de cuidado a largo plazo (residencias para ancianos, por ejemplo).

Quienes no están de estos grupos también pueden recibir la vacuna contra la influenza, pero, como ya se ha descrito, su riesgo es mucho menor.

Te puede interesar: Prevención del resfrío y la gripe en adultos mayores

¿Qué protección ofrece la vacuna?

Las vacunas contra la influenza se renuevan año a año, ya que los virus se comportan de igual manera. Por eso, es necesario contar con un método preventivo eficaz.

Estas vacunas ofrecen una protección contra los virus de influenza que serán los más comunes la próxima temporada. Existen dos tipos de vacunas: las trivalentes, que protegen contra los tres virus de la influenza: influenza A (H1N1), influenza A (H3N2) y el virus de la influenza B; y las tetravalentes, en las que a los tres virus anteriores, se agrega la protección contra otro tipo de influenza B.

La vacuna comienza a proteger a partir de los 7 días de aplicada y alcanza su protección máxima a partir de los 30 días. Es por esta razón que se recomienda que la vacunación se realice en las semanas anteriores al comienzo de la temporada invernal.

El efecto de protección se extiende por aproximadamente 12 meses. Es decir, que cada año las personas incluidas en los grupos de riesgo deben volver a vacunarse. En cada país, los calendarios de vacunación suelen variar de acuerdo a recomendaciones de los Ministerios de Salud locales.

ADVERTENCIA: Este artículo no debe considerarse como un equivalente de una consulta médica profesional. Consulte a su médico de confianza ante cualquier duda sobre este u otro tema relacionado con su salud.