¿Búscas estar en forma y perder peso? ¡Prueba nuestra calculadora de índice de masa corporal y pérdida de peso!

¿Qué es la dihidrocodeína?

Escrito por Daniel Hendlin | Fecha actualizada August 31, 2018

La dihidrocodeína es un analgésico opiáceo semi-sintético desarrollado en 1920 que se utiliza para tratar el dolor y la tos. La dihidrocodeína es similar en estructura química a la codeína y como la ésta, es una sustancia controlada en los Estados Unidos. Otros opiáceos conocidos son la morfina, la oxicodona, la codeína, heroína, etc. Como figura en Medline Plus, todos tienen alto poder adictivo.

Tal vez te interese: Cómo confrontar a alguien con adicción a las drogas

Usos médicos

La dihidrocodeína alivia el dolor imitando las endorfinas naturales del cuerpo para unirse con los receptores opioides en el sistema nervioso central, y así lograr el bloqueo de la transmisión de señales de dolor al cerebro. En el tratamiento del dolor, la dihidrocodeína se utiliza a menudo en combinación con otros analgésicos, como el ácido acetilsalicílico, el acetaminofeno y el ibuprofeno. Los supresores de la tos y medicamentos respiratorios pueden contener dihidrocodeína junto con ingredientes activos como los antihistamínicos y los descongestionantes. Toma dihidrocodeína según las indicaciones de tu médico y no excedas las dosis recomendadas.

Sigue leyedo: Los analgésicos de venta bajo receta más populares

Otros usos

Uno de los usos mas difundidos, además de la analgesia y el tratamiento de la tos, es el tratamiento de la abstinencia a la heroína, por ser la dihidrocodeína una droga más segura y legal. Hay registros del uso de la dihidrocodeína como tratamiento para combatir la diarrea y el síndrome de intestino irritable aunque no es una elección de primera línea, ya que existen otros fármacos con mayor eficacia y que producen menos efectos secundarios.

Si te interesa puedes seguir leyendo: Efecto del abuso de las drogas sobre los amigos

Efectos secundarios

El uso repetido y prolongado de dihidrocodeína puede causar que el cuerpo desarrolle una tolerancia al medicamento, lo que significa que son necesarias dosis cada vez mayores para alcanzar el mismo efecto farmacológico. Esto puede conducir a una dependencia física y psicológica, causando síntomas de abstinencia tales como inquietud e irritabilidad cuando se interrumpe el medicamento. También puede causar somnolencia y si sucede, es recomendable no conducir ni manejar maquinaria pesada. Otros posibles efectos secundarios incluyen picazón, enrojecimiento, estreñimiento, náuseas y vómitos, pérdida del apetito, reducción de la frecuencia respiratoria, sequedad de boca, reacciones alérgicas, disminución de la libido, sudor, confusión, visión borrosa y alucinaciones. Los efectos secundarios varían en severidad de leves a extremos y pueden variar dependiendo de la persona y la dosis. Es necesario saber que la dihidrocodeína es una droga que potencialmente puede causar intoxicación severa y la muerte.

Uso recreativo

Al igual que otros opioides, la dihidrocodeína en dosis altas puede provocar relajación y efecto eufórico, por lo que es una droga recreativa común. Los efectos buscados varían según la dosis y las características de la persona, pero al ser una droga con efectos secundarios peligrosos, son usuales los casos de intoxicación y se han reportado muertes en múltiples países alrededor del mundo.

Tal vez te interese: Consumo de drogas en adolescentes y problemas psicológicos

Regulación

La dihidrocodeína es una sustancia controlada en los Estados Unidos. Clasificada por la DEA en una sustancia de la Lista II, por lo que posee una regulación federal. La posesión sin receta es ilegal y las leyes estatales varían por posesión y sanciones. Algunos medicamentos que contienen pequeñas cantidades de la droga en bajas concentraciones pueden ser clasificados como Lista III o Lista V, lo que significa que tienen menos regulaciones sobre la posesión. La FDA ha emitido distintos comunicados advirtiendo sobre los riesgos del uso y abuso de esta droga.

ADVERTENCIA: Este artículo no debe considerarse como un equivalente de una consulta médica profesional. Consulte a su médico de confianza ante cualquier duda sobre este u otro tema relacionado con su salud.